«Oja­lá que es­ta muer­te nos trai­ga más de­mo­cra­cia y li­ber­tad a la is­la»

Los dos mil cu­ba­nos re­si­den­tes en Ga­li­cia re­ci­ben el óbi­to di­vi­di­dos so­bre el fu­tu­ro

La Voz de Galicia (Ourense) - - A Fondo - Ro­dri García, J. Fuen­tes, Ta­ma­ra Mon­te­ro y Ma­ría Ce­drón.

Las más de dos mil per­so­nas ori­gi­na­rias de Cuba re­si­den­tes en Ga­li­cia di­gie­ren la no­ti­cia de la muer­te de Fidel Cas­tro con di­vi­sión de opi­nio­nes. Pa­ra al­gu­nos, co­mo Con­chi Ca­rro­de­guas afin­ca­da en A Co­ru­ña, la des­apa­ri­ción del ex­pre­si­den­te de la is­la es un mo­ti­vo de es­pe­ran­za. «Oja­lá que es­ta muer­te nos trai­ga más de­mo­cra­cia y más li­ber­tad a los cu­ba­nos», di­ce Con­chi, que lle­va ca­si me­dio si­glo en Es­pa­ña, pe­ro que se de­cla­ra víc­ti­ma de la dic­ta­du­ra, «por­que los cua­tro hi­jos de mi ma­dre es­ta­mos re­par­ti­dos le­jos de la is­la».

Ya­mi­set Cres­po tie­ne 30 años y vi­ve en Lugo des­de ha­ce seis. «Su­frí el ré­gi­men cas­tris­ta, na­cí con él y por eso me fui de la is­la, por co­mo lle­vó el país. Tu­ve que aban­do­nar Cuba por­que des­pués de ter­mi­nar apa­re­ja­do­res ga­na­ba 12 eu­ros al mes. No te­nía fa­mi­lia pe­ro con eso no po­día vi­vir. Có­mo vas a vi­vir con 12 eu­ros al mes. Vi­ne a Lugo por­que me ca­sé y el es­po­so que tam­bién es cu­bano lle­va­ba aquí más tiem­po».

En el otro ex­tre­mo se si­túa Ja­ma­ri Lla­nes, pre­si­den­ta de la Aso­cia­ción Hay­dée San­ta­ma­ría, afin­ca­da en Vi­la­boa (Pon­te­ve­dra» des­de ha­ce un cuar­to de si­glo. «Es­toy muy do­li­da con su fa­lle­ci­mien­to pues de Fidel apren­dí mu­cho. Sien­to co­mo si se me hu­bie­ra muer­to al­guien de mi fa­mi­lia, lo mis­mo que sien­ten mu­chos cu­ba­nos», cuen­ta.

Fi­gu­ra mun­dial

Ja­ma­ri se mues­tra or­gu­llo­sa «del re­co­no­ci­mien­to que ha ha­bi­do en to­do el mun­do ha­cia la fi­gu­ra de Fidel. Es ló­gi­co que ha­ya gen­te que ten­ga opi­nio­nes a fa­vor y en contra, pe­ro es evi­den­te que ha si­do un per­so­na­je muy im­por­tan­te, no so­lo pa­ra Cuba, sino en to­do el mun­do».

Lla­nes, que tra­ba­jó co­mo em­pre­sa­ria del sec­tor pes­que­ro y aho­ra es­tá ju­bi­la­da, con­fía en que la muer­te del lí­der de la re­vo­lu­ción cu­ba­na «sir­va pa­ra que se aca­be de una vez el blo­queo de los es­ta­dou­ni­den­ses y eso per­mi­ta que la is­la des­pe­gue, por­que así po­dría­mos com­prar los pro­duc­tos al pre­cio que de ver­dad cues­tan».

Re­cuer­do a los bal­se­ros

Mu­cho me­nos op­ti­mis­ta es el ma­tri­mo­nio for­ma­do por Je­sus Par­do y su mu­jer, Ida­nia, que li­de­ran en Ga­li­cia una aso­cia­ción de cu­ba­nos ex­pro­pia­dos que lu­chan por re­cu­pe­rar sus tie­rras. Ellos se de­cla­ran víc­ti­mas del cas­tris­mo y no mues­tran do­lor al­guno por el fa­lle­ci­mien­to del que fue­ra pre­si­den­te del país. «Fidel va a con­ti­nuar sien­do un dic­ta­dor des­pués de muer­to, por­que na­da va a cam­biar. Su her­mano Raúl es igual o peor que él», re­su­me el sen­tir de los emi­gran­tes más crí­ti­cos con la si­tua­ción de su país na­tal.

«Lo que más me due­le, más que to­do lo que he­mos pa­sa­do por­que eso pa­sa­do es­tá, es to­da la gen­te que mu­rió en el mar in­ten­ta­do es­ca­par del ré­gi­men. Un pri­mo que tra­ba­ja­ba en la mis­ma fá­bri­ca que yo, un in­ge­nie­ro me­ta­lúr­gi­co... Per­die­ron la vi­da al in­ten­tar cru­zar el mar ha­cia Mia­mi», afir­ma con el co­ra­zón en­tris­te­ci­do al re­cor­dar a los mi­les de bal­se­ros que el mar se tra­gó mien­tras in­ten­ta­ban huir de la mi­se­ria y la re­pre­sión en la is­la. Ale­jan­dro Var­gas (Hol­guín, 1980) lle­gó a Ga­li­cia en el 2009. Lo hi­zo pa­ra par­ti­ci­par en un pro­yec­to de mú­si­ca ga­lle­ga es­cri­ta por com­po­si­to­res en Cuba y vi­ce­ver­sa, y de­ci­dió que­dar­se. «No vi­vo fue­ra por­que quie­ro que Fidel se mue­ra, vi­vo fue­ra por­que me da la ga­na», ex­pli­ca en un mo­men­to que de­fi­ne co­mo «bas­tan­te po­ten­te» por «el fa­lle­ci­mien­to de un hom­bre que ha ge­ne­ra­do en Cuba to­da una his­to­ria y to­da una van­guar­dia de trans­for­ma­ción». Co­no­ció a Fidel. Lo sa­lu­dó en un con­gre­so con es­tu­dian­tes «que ha­bían te­ni­do un buen año». Y lo ca­li­fi­ca co­mo un hom­bre «muy gran­de, sú­per gran­de, ade­más del ta­ma­ño por el fe­nó­meno so­cial y por to­das las ha­za­ñas que pro­ta­go­ni­zó».

So­bre el fu­tu­ro, se mues­tra tran­qui­lo. «No creo que va­ya a su­ce­der al­go ex­traor­di­na­rio co­mo una in­va­sión o una lo­cu­ra so­cial» por en­te­rrar a una per­so­na «que cons­tru­yó un país des­de una lu­cha en una mon­ta­ña». Aña­de que «la tran­si­ción ha­cia un bien so­cial y co­mún irá des­pa­cio» y no pre­vé un cam­bio de ré­gi­men. «De lo que es­toy se­gu­ro es que ha si­do una muer­te dig­na, no es­toy de acuer­do con que es la muer­te de un dic­ta­dor. El dic­ta­dor so­mos los que pa­re­ce que necesitamos a al­guien que nos man­de».

Con­chi Ca­rro­de­guas no com­par­te esa vi­sión de los sim­pa­ti­zan­tes del cas­tris­mo. «Allí no se re­be­la na­die por mie­do», di­ce mien­tras re­cuer­da co­mo su ma­dre ha­cía la co­la pa­ra ad­qui­rir los ali­men­tos con un li­bro en la mano pa­ra evi­tar par­ti­ci­par en con­ver­sa­cio­nes «que pu­die­ran ser ma­lin­ter­pre­ta­das».

In­for­ma­ción con apor­ta­cio­nes de

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.