Se ave­ci­na un cho­que So­ra­ya-Fei­joo

El pre­si­den­te de la Xun­ta no ad­mi­te las ce­sio­nes a Ca­ta­lu­ña y País Vas­co que ne­go­cia la vi­ce­pre­si­den­ta pa­ra ga­nar apo­yos a Ra­joy

La Voz de Galicia (Ourense) - - Galicia - GONZALO BAREÑO MA­DRID / LA VOZ

Cin­co me­ses des­pués de las elec­cio­nes ge­ne­ra­les, si­gue sin es­tar cla­ro con qué ma­yo­ría pre­ten­de go­ber­nar Ma­riano Ra­joy du­ran­te los pró­xi­mos cua­tro años. El lí­der po­pu­lar in­sis­te en su de­seo de al­can­zar acuer­dos am­plios con el PSOE, por­que sa­be que eso da­ría mu­cha más es­ta­bi­li­dad a su Go­bierno que el te­ner que es­tar ha­cien­do equi­li­brios ca­da día, ga­nán­do­se a la vez el apo­yo de un Al­bert Ri­ve­ra obli­ga­do a po­nér­se­lo di­fí­cil pa­ra mar­car dis­tan­cias y el de uno (o dos) de los par­ti­dos na­cio­na­lis­tas, que son los enemi­gos na­tu­ra­les de Ri­ve­ra. Una par­ti­da muy com­pli­ca­da que Ra­joy desea­ría no te­ner que ju­gar en ca­da vo­ta­ción. Pe­ro el tiem­po jue­ga en su contra, por­que ca­da día que pa­sa se acer­ca más el con­gre­so del PSOE y, por tan­to, se ale­ja más la po­si­bi­li­dad de que los so­cia­lis­tas pac­ten na­da con el PP. De mo­do que es­te será un Go­bierno apo­ya­do por los na­cio­na­lis­tas, o no será. Y, en esa co­yun­tu­ra, se cons­ta­ta al­go que ya era evi­den­te des­de que el PP ga­nó las elec­cio­nes que­dán­do­se muy le­jos de la ma­yo­ría ab­so­lu­ta: que se ave­ci­nan tiem­pos con­vul­sos en Gé­no­va.

Ra­joy sa­be que ne­ce­si­ta ga­nar­se al PNV, e in­clu­so que ten­drá que lle­gar a al­gún ti­po de acuer­do con el pre­si­den­te de la Ge­ne­ra­li­tat, Car­les Puig­de­mont, no so­lo pa­ra en­friar el pol­vo­rín ca­ta­lán, sino pa­ra ga­nar­se el apo­yo de la an­ti­gua CDC en to­do lo que afec­te a las re­for­mas eco­nó­mi­cas. Y to­do eso, cla­ro, su­po­ne di­ne­ro. Mu­cho di­ne­ro. Más fi­nan­cia­ción, más in­ver­sio­nes y más trans­fe­ren­cias pa­ra esas dos co­mu­ni­da­des. Ese tra­ba­jo de al­to ries­go po­lí­ti­co es­tá aho­ra en ma­nos de So­ra­ya Sáenz de San­ta­ma­ría, que se pro­di­ga en ges­tos ha­cia Ca­ta­lu­ña y que el pa­sa­do sá­ba­do asis­tió a la to­ma de po­se­sión del len­da­ka­ri Ur­ku­llu pa­ra to­mar­le la tem­pe­ra­tu­ra.

To­do eso va a aca­bar pro­vo­can­do no un cis­ma, pe­ro sí un pul­so en­tre el Go­bierno y las co­mu­ni­da­des go­ber­na­das por el PP, que no es­tán dis­pues­tas a que se pre­mie a Ca­ta­lu­ña y País Vas­co a cos­ta de su fi­nan­cia­ción y sus in- ver­sio­nes. Y ese con­tra­po­der del PP a los pla­nes de Ra­joy va a es­tar en­ca­be­za­do por Alberto Nú­ñez Fei­joo, que es el úni­co ba­rón con po­der su­fi­cien­te co­mo pa­ra tra­tar de plan­tar ca­ra al Go­bierno, y que va a for­zar la má­qui­na pa­ra im­pe­dir que Ga­li­cia aca­be pa­gan­do la ne­ce­si­dad de Ra­joy de su­mar vo­tos en el Con­gre­so.

La si­tua­ción anun­cia por tan­to un cho­que de tre­nes en el PP en­tre Sáenz de San­ta­ma­ría y Fei­joo, dos fi­gu­ras que has­ta aho­ra cir­cu­la­ban por el mis­mo ca­rril, pe­ro que van a aca­bar co­li­sio­nan­do. De mo­men­to, Fei­joo no se ha cor­ta­do a la ho­ra de des­ca­li­fi­car los pla­nes de ese len­da­ka­ri Ur­ku­llu al que cor­te­ja la vi­ce­pre­si­den­ta, acu­sán­do­lo de que­rer po­ner en mar­cha un nue­vo plan Iba­rret­xe con el PSOE de com­par­sa, y tam­po­co es­tá dan­do pre­ci­sa­men­te fa­ci­li­da­des pa­ra que So­ra­ya cul­mi­ne con éxi­to su mi­sión im­po­si­ble en Ca­ta­lu­ña.

A na­die se le es­ca­pa que, al mar­gen de que Fei­joo no es­té dis­pues­to a es­tas al­tu­ras a acep­tar un or­deno y man­do de Ra­joy en el que Ga­li­cia sal­ga per­ju­di­ca­da, en ese cho­que de tre­nes ha­brá tam­bién de fon­do una ba­ta­lla so­te­rra­da en­tre los dos prin­ci­pa­les as­pi­ran­tes a la su­ce­sión en el PP. Qui­zá los úni­cos. El fu­tu­ro del par­ti­do de­pen­de, por tan­to, de quién ga­ne esa pug­na in­ter­na.

ILUS­TRA­CIÓN PI­LAR CANICOBA

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.