Pre­gun­tas que la muer­te de Cas­tro sus­ci­ta

La Voz de Galicia (Ourense) - - Opinión - Xo­sé Carlos Ca­nei­ro

En el 2008, cuan­do go­ber­na­ba el bi­par­ti­to, una ex­pe­di­ción li­te­ra­ria ga­lle­ga acu­dió a La Ha­ba­na. Yo, que es­ta­ba in­vi­ta­do por la Xun­ta de Ga­li­cia, no qui­se ir. Con ese des­co­no­ci­mien­to de la is­la, mi im­pre­sión so­bre la dic­ta­du­ra cu­ba­na re­sul­ta ex­trín­se­ca y li­mi­ta­da úni­ca­men­te a las in­for­ma­cio­nes pu­bli­ca­das. Aún así, me atre­vo a es­cri­bir es­te ar­tícu­lo in­te­rro­ga­to­rio (pa­ra acla­rar mi des­co­no­ci­mien­to).

La co­lum­na es­tá mo­ti­va­da por un par de egre­gios in­te­lec­tua­les ga­lle­gos re­fle­xio­nan­do so­bre Cas­tro y por las de­cla­ra­cio­nes de Ana Pon­tón ex­pre­san­do su opi­nión al res­pec­to. An­tes me ex­pli­co. El diá­lo­go tui­te­ro en­tre in­te­lec­tua­les pa­trios era: «Es im­por­tan­te el ma­tiz. En Hai­tí, des­pués del te­rre­mo­to, en los lu­ga­res aban­do­na­dos de Dios te en­con­tra­bas a un mé­di­co cu­bano»; el otro aña­día: «E na Áfri­ca do ébo­la, ta­mén». Ana Pon­tón, en un ac­to pa­ra re­cla­mar la AP-9 li­bre de pea­jes (a ello me su­mo) sig­ni­fi­có: «Fa­le­ce un re­fe­ren­te da re­vo­lu­ción cu­ba­na, un re­fe­ren­te da loi­ta po­los de­rei­tos dos po­bos, po­los de­rei­tos hu­ma­nos». Y con­ti­nuó: «Vai­se un re­fe­ren­te pa­ra os que cre­mos que é po­si­ble un mun­do máis xus­to e igua­li­ta­rio». Em­pie­zo con las pre­gun­tas, pues.

¿Qué pen­sa­rían los in­te­lec­tua­les ga­lle­gos de un man­da­ta­rio po­lí­ti­co que vis­tie­se de mi­li­tar la ma­yor par­te de los días de su vi­da? ¿Qué pen­sa­rían de aquel que or­de­na eje­cu­tar a tres hom­bres que co­me­tie­ron el de­li­to de se­cues­trar un trans­bor­da­dor pa­ra huir a EE. UU.? (su­ce­dió en el 2003, a los mi­les de eje­cu­cio­nes pre­té­ri­tas no me re­fie­ro, co­mo tam­po­co lo ha­go a los in­nu­me­ra­bles pre­sos po­lí­ti­cos). ¿Si Cuba es un ejem­plo, fun­da­men­tal­men­te pa­ra es­te Es­ta­do go­ber­na­do por la derecha, por qué to­do el mun­do di­ce que se vi­ve me­jor en Es­pa­ña? ¿Pue­de te­ner al­go bueno, des­de el pun­to de vis­ta de un in­te­lec­tual, aquel que prohíbe la li­ber­tad de ex­pre­sión? ¿Có­mo se pue­de de­cir que de­fien­de los de­re­chos hu­ma­nos aquel que le qui­ta la pa­la­bra al ser hu­mano? ¿De qué sir­ve la sa­ni­dad cu­ba­na si, por su ais­la­mien­to in­ter­na­cio­nal, ca­re­cen de me­di­ca­men­tos pa­ra po­der ejer­cer la cien­cia mé­di­ca? ¿Si Cas­tro de­fen­día un mun­do más igua­li­ta­rio, por qué sus fa­mi­lia­res y los adep­tos al Go­bierno vi­ven mu­cho me­jor que el res­to de sus com­pa­trio­tas? ¿Có­mo se pue­de de­fen­der des­de Ga­li­cia, aun­que sea mí­ni­ma­men­te, a aquel que des­he­re­dó a cien­tos de ga­lle­gos, les arre­ba­tó sus pro­pie­da­des y los con­de­nó a la mi­se­ria? ¿Por qué ape­nas se de­nun­cia la ho­mo­fo­bia y el ma­chis­mo cu­bano? ¿Si llo­ra­mos ca­da se­ma­na a los hom­bres y mu­je­res que mue­ren en el Me­di­te­rrá­neo, por qué no recordamos a los mi­les que mu­rie­ron en el océano ca­mino de Flo­ri­da? Y, fi­nal­men­te, ¿por qué Fidel Cas­tro go­za­ba de la com­pli­ci­dad (cuan­do no el aplau­so) y el si­len­cio de la ma­yor par­te de la in­te­lec­tua­li­dad ga­lle­ga? La re­pues­ta la dio Pon­tón: era un re­fe­ren­te en la lu­cha por los de­re­chos hu­ma­nos. Es im­por­tan­te el ma­tiz.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.