El re­to ca­ta­lán de la vi­ce­pre­si­den­ta

Jo­sé Luis Mei­lán Gil

La Voz de Galicia (Ourense) - - Opinión -

Ra­joy ha con­fir­ma­do a la vi­ce­pre­si­den­ta la con­duc­ción del meo­llo de la po­lí­ti­ca in­te­rior al ha­cer­la res­pon­sa­ble de Ad­mi­nis­tra­cio­nes Pú­bli­cas. La de­ci­sión tie­ne una es­pe­cial re­le­van­cia, por­que se re­la­cio­na con pro­ble­mas pen­dien­tes que afec­tan a la mis­ma es­truc­tu­ra del Es­ta­do. Con ella tie­ne que ver la de­ri­va ha­cia la se­ce­sión de Ca­ta­lu­ña, se­gún la ho­ja de ru­ta mar­ca­da des­de la Ge­ne­ra­li­tat con res­pal­do par­la­men­ta­rio y fe­cha pa­ra la ce­le­bra­ción de un re­fe­ren­do. Es el pro­ce­so de una ra­di­ca­li­za­ción cu­yo cul­men se ha pro­du­ci­do du­ran­te el man­da­to del Par­ti­do Po­pu­lar.

La reac­ción ofi­cial del Go­bierno ha si­do alu­dir al «res­pe­to de la ley». La vi­ce­pre­si­den­ta Sáenz de San­ta­ma­ría, de re­co­no­ci­da com­pe­ten­cia ju­rí­di­ca, im­pul­só esa di­rec­ción den­tro del Go­bierno. Es fá­cil el acuer­do so­bre el res­pe­to a la ley; con ma­yor pre­ci­sión ha­bría de re­fe­rir­se al de­bi­do a la Cons­ti­tu­ción y a to­do el or­de­na­mien­to ju­rí­di­co que de­ri­va de ella. En có­mo se ha apli­ca­do, y so­bre to­do en có­mo no se ha apli­ca­do, es don­de exis­te la dis­cre­pan­cia. Es un he­cho que ese ex­clu­si­vo re­me­dio le­gal no ha ter­mi­na­do con el con­flic­to; pe­ro es com­pro­ba­ble tam­bién que no se uti­li­za­ron los me­dios pre­vis­tos en el de­re­cho pa­ra no au­men­tar­lo.

La pro­vo­ca­do­ra con­sul­ta del 9-N po­dría ha­ber si­do evi­ta­da, con las con­se­cuen­cias pro­ce­sa­les hoy en cur­so, si el Go­bierno hu­bie­se re­que­ri­do la ac­tua­ción del tri­bu­nal pa­ra im­pe­dir una ini­cia­ti­va que iba en contra de una sen­ten­cia su­ya. No ha­cía fal­ta una nue­va ley que con­cre­ta­se esa po­tes­tad. La cues­tión es que no se plan­teó el re­que­ri­mien­to y se ce­le­bró la ama­ña­da con­sul­ta, an­te la cual el Go­bierno no in­ter­vino pa­ra im­pe­dir­la, cons­cien­te de la ne­ga­ti­va ima­gen que pu­die­ra trans­mi­tir­se al ex­te­rior. Pos­te­rior­men­te pro­pi­ció una ley que con­cre­ta las po­tes­ta­des del tri­bu­nal pa­ra ha­cer que se cum­plan sus sen­ten­cias con una ex­hi­bi­ción de con­tun­den­cia tan dis­cu­ti­ble que jus­ti­fi­có que no fue­se apro­ba­da por una­ni­mi­dad.

Aho­ra pa­re­ce que el pa­no­ra­ma ha cam­bia­do. Es una «nue­va épo­ca», en pa­la­bras de la vi­ce­pre­si­den­ta en Guer­ni­ca, pa­ra ma­yor so­lem­ni­dad. Es la era del diá­lo­go, no tan­to co­mo el re­co­no­ci­mien­to de la ne­ce­si­dad de­ri­va­da de la mi­no­ría par­la­men­ta­ria, sino co­mo una cláu­su­la de es­ti­lo, pa­ra no de­no­mi­nar­la con­sig­na, que ha de pre­ce­der a cual­quier in­ter­ven­ción. Tan es así que el pre­si­den­te del Tri­bu­nal Cons­ti­tu­cio­nal, en­te de na­tu­ra­le­za in­de­pen­dien­te, se ha su­ma­do a ur­gir el diá­lo­go so­bre Ca­ta­lu­ña. A él se ha con­ver­ti­do la vi­ce­pre­si­den­ta; la ley no es su­fi­cien­te. La vo­lun­tad de diá­lo­go pre­fe­ren­cial ha em­pe­za­do con el pro­pó­si­to de te­ner un des­pa­cho en Bar­ce­lo­na. A ello contribuirá el nue­vo y dia­lo­gan­te de­le­ga­do del Go­bierno en Ca­ta­lu­ña, que, pa­ra com­ba­tir el in­de­pen­den­tis­mo, ha anun­cia­do la in­tro­duc­ción de me­jo­ras en el sis­te­ma de fi­nan­cia­ción e in­ver­sio­nes en in­fra­es­truc­tu­ras. De­seo éxi­to a la vi­ce­pre­si­den­ta, pe­ro me te­mo que esa ma­ne­ra de en­ten­der el «he­cho di­fe­ren­cial» no re­sol­ve­rá el pro­ble­ma de fon­do y pro­du­ci­rá re­cha­zo en las de­más co­mu­ni­da­des au­tó­no­mas.

SOLEIRA

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.