La ter­que­dad de Fidel Cas­tro

Carlos G. Rei­go­sa

La Voz de Galicia (Ourense) - - Opinión -

Fidel Cas­tro nun­ca se cre­yó in­mor­tal, pe­ro sí que le gus­ta­ba desafiar los lí­mi­tes de la vi­da y de la pro­pia reali­dad. Así me lo ex­pli­có su ín­ti­mo ami­go el es­cri­tor Ga­briel García Már­quez en el cur­so de una lar­ga con­ver­sa­ción, el úni­co día que pa­sa­mos ca­si en­te­ro jun­tos y que fue el 31 de oc­tu­bre de 1991. Su gran ami­go Fidel Cas­tro, pa­ra el que tan­tas ve­ces él ha­bía ac­tua­do co­mo «em­ba­ja­dor se­cre­to», aca­pa­ró, inevi­ta­ble­men­te, bue­na par­te de la char­la. Eran las me­dia­cio­nes que el es­cri­tor ha­bía he­cho an­te Omar To­rri­jos, Carlos Andrés Pérez, Carlos Sa­li­nas de Gor­ta­ri, Fe­li­pe Gon­zá­lez, et­cé­te­ra, y muy es­pe­cial y de­li­ca­da­men­te an­te Henry Kis­sin­ger (y, más tar­de, an­te Bill Clin­ton).

De re­pen­te, García Már­quez se de­tu­vo en las re­la­cio­nes con los nor­te­ame­ri­ca­nos y, co­mo con­tra­ria­do, sol­tó a mo­do de re­su­men: «Lo que pa­sa es que Es­ta­dos Uni­dos no en­tien­de a Fidel. No se da cuen­ta de que, cuan­to más le aprie­ta, más reac­cio­na co­mo un ga­lle­go, co­mo el ga­lle­go que es. Lo re­fuer­zan en sus po­si­cio­nes. Ese es el pro­ble­ma».

Sor­pren­di­do por la afir­ma­ción del no­bel co­lom­biano, le pre­gun­té qué que­ría de­cir con eso de «ga­lle­go», qué atri­bu­tos le asig­na­ba a es­ta de­no­mi­na­ción de ori­gen. García Már­quez, que ase­gu­ra­ba ser nie­to de abue­la ga­lle­ga, no lo du­dó: «Ter­que­dad. Es un ‘‘en mí no man­da na­die’’. El ga­lle­go es un hom­bre de una ter­que­dad ili­mi­ta­da. Es lo que no en­tien­de Es­ta­dos Uni­dos». Se­gún el au­tor de Cien años de so­le­dad, ahí es­ta­ba la cla­ve que ex­pli­ca­ba la fal­ta de en­ten­di­mien­to. «Por­que Cas­tro es ga­lle­go, des­cen­dien­te de ga­lle­gos, y no se va ple­gar nun­ca —di­jo—. Es­to es­tá des­car­ta­do. Lo co­noz­co bien».

An­tes de triun­far la re­vo­lu­ción cu­ba­na en enero de 1959, Cas­tro ase­gu­ra­ba que no le in­tere­sa­ba el po­der y que, des­pués de la vic­to­ria gue­rri­lle­ra, vol­ve­ría a ejer­cer su an­ti­gua pro­fe­sión de abo­ga­do. La reali­dad ha si­do que se con­vir­tió en el po­lí­ti­co que más tiem­po es­tu­vo en el po­der en­tre los lí­de­res del si­glo XX. Y to­do es­to, se­gún su gran ami­go García Már­quez, por­que nun­ca con­si­guió de EE.UU. el res­pe­to ne­ce­sa­rio pa­ra que él pu­die­se li­be­rar­se sin des­do­ro pa­ra su país. «Soy un es­cla­vo de mi pue­blo», lle­gó a de­cir; lo cual era, tal vez, la ex­pli­ca­ción que el dic­ta­dor ne­ce­si­ta­ba pa­ra ver­se her­mo­so en el es­pe­jo de la vi­da. Por­que, sí, la ter­que­dad le pu­do siempre.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.