El Cel­ta re­cu­pe­ra su esen­cia

La Voz de Galicia (Ourense) - - Deportes -

Ru­bén Blan­co; Ron­ca­glia, Ca­bral, Fon­tás, Jonny; Mar­ce­lo Díaz, Ra­do­ja, Wass (Se­ñé, min. 81); Ia­go As­pas (Pa­pe Cheikh, min. 86), Bon­gon­da y Ros­si (Gui­det­ti, min. 69). El Cel­ta vuel­ve al pun­to de par­ti­da en su ADN fut­bo­lís­ti­co. Be­riz­zo que­ría ba­lón y los su­yos se die­ron un atra­cón al que ade­más le su­ma­ron acier­to. El pri­mer tiem­po evo­có al fút­bol ce­les­te de los me­jo­res tiem­pos, con po­se­sión, to­que y pre­ci­sión. Tam­bién con dos go­les (As­pas y Bon­gon­da) que en­ca­rri­la­ron un par­ti­do que no anun­cia­ba nin­gu­na cur­va has­ta el mi­nu­to 85. Los de Be­riz­zo se de­fen­die­ron to­do el se­gun­do ac­to con ba­lón y crea­ron oca­sio­nes pa­ra au­men­tar el mar­ca­dor, pe­ro un res­ba­lón inopor­tuno de Ca­bral le dio vi­da al Gra­na­da y abrió una pá­gi­na pa­ra el sus­pen­se que na­die con­tem­pla­ba el Ba­laí­dos. La ce­rró Pa­pe con su pri­mer gol en el fút­bol pro­fe­sio­nal.

La ho­ja de ru­ta cél­ti­ca se­ña­la­ba el ba­lón co­mo un te­so­ro que los ce­les­tes te­nían prohi­bi­do com­par­tir, pe­ro en la fa­se ini­cial el Gra­na­da in­cor­dió a ba­se de pre­sión y que­ren­cia por ex­plo­rar más mundos que el del ca­te­nac­cio, pe­ro no pu­do con­te­ner a un ri­val que ha­bía de­tec­ta­do los pro­ble­mas que ge­ne­ra­ron los res­ba­lo­nes de Ei­bar y del Stan­dard y co­no­cía la so­lu­ción. Vol­ver al fút­bol de to­que que le lle­vó a cam­biar de pi­so en la Li­ga.

Pa­ra arro­par la idea, el To­to apos­tó por un sis­te­ma re­ver­si­ble, un 5-2-3 en de­fen­sa que en ata­que se re­con­ver­tía en un 4-24 con Wass de­vo­ran­do ki­ló­me­tros co­mo fal­so la­te­ral de­re­cho y con As­pas, ca­da día más lí­der del equi­po, mo­vién­do­se por to­do el fren­te ofen­si­vo. Fue Ia­go el en­car­ga­do de abrir la la­ta tras re­ci­bir de Wass, ga­nar­se el es­pa­cio den­tro del área y apro­ve­char un re­ga­lo de la de­fen­sa na­za­rí en for­ma de gol.

El 1-0 re­for­zó la idea pri­ma­ria de los vi­gue­ses y su­mer­gió en una pro­fun­da de­pre­sión al Gra­na­da. En­ton­ces el ba­lón se vol­vió ce­les­te, el ám­bi­to de ac­tua­ción se re­du­jo a la mi­tad de ata­que lo­cal y el se­gun­do gol so­lo fue cues­tión de tiem­po. Mar­có quien más lo ne­ce­si­ta­ba, Bon­gon­da, una de las tres no­ve­da­des en el on­ce con res­pec­to al en­cuen­tro con­ti­nen­tal del jue­ves.

El se­gun­do tiem­po fue un ejer­ci­cio de de­fen­sa con ba­lón. Por en­ci­ma de to­do, in­clu­so de crear oca­sio­nes, el Cel­ta trans­mi­tió la idea de que lo más im­por­tan­te era pre­ser­var el es­fé­ri­co co­mo sal­vo­con­duc­to pa­ra el triun­fo. Por eso se har­tó de to­car, con­vir­tien­do las ju­ga­das en un ron­do in­fi­ni­to an­te un Gra­na­da que ha­bía da­do un paso al fren­te pe­ro sin mu­dar su ali­caí­da ac­ti­tud.

Pe­ro par­ti­do per­fec­to en de­fen­sa y Cel­ta no son si­nó­ni­mos. Por eso los vi­gue­ses per­mi­tie­ron un cin­co pa­ra tres del Gra­na­da en una contra que Kra­vets en­vió fue­ra por po­co y un re­ma­te de Pon­ce. Fue­ron los úni­cos avi­sos an­da­lu­ces an­tes del res­ba­lón de Ca­bral con el que na­die con­ta­ba. A fal­ta de cin­co mi­nu­tos el cen­tral se fue al sue­lo (so­lo) en el bal­cón del área y el de­lan­te­ro ucra­niano me­tió al Gra­na­da en el par­ti­do. En­ton­ces la re­la­ja­ción con la que Ba­laí­dos asis­tía a la fun­ción se con­vir­tió en una his­to­ria que apla­có Pa­pe.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.