Rosberg, es­ta vez sí

El ale­mán se pro­cla­ma cam­peón del mun­do tras aguan­tar el se­gun­do pues­to por de­trás de Ha­mil­ton

La Voz de Galicia (Ourense) - - Deportes - TO­NI SIL­VA

To­do lle­ga. Tam­bién a Rosberg. El piloto ale­mán se pro­cla­mó cam­peón del mun­do de fórmula 1 tras aca­bar se­gun­do en Abu Da­bi por de­trás de Ha­mil­ton, quien de­bía co­lo­car al me­nos dos pi­lo­tos en­tre am­bos pa­ra su­mar su cuar­to tí­tu­lo. Atrás que­dan pa­ra Nico dos años de pe­lea in­fruc­tuo­sa con el ta­len­to­so in­glés, con es­pe­cial es­co­zor en el 2014, cuan­do pal­pa­ba la co­ro­na con 17 pun­tos de ven­ta­ja en la rec­ta fi­nal del cam­peo­na­to. Ayer es­pan­tó las mei­gas ha­cien­do lo que me­jor sa­be: no co­me­ter erro­res. El su­yo es el tí­tu­lo del te­són y el apren­di­za­je. Por­que hoy, 24 ho­ras des­pués de su fies­ta de cam­peón, muy po­cos le con­si­de­ran el me­jor piloto del mo­men­to. Ha­mil­ton, Vet­tel o Alonso le su­pe­ran no so­lo en nú­me­ro de tí­tu­los sino en in­ge­nio al vo­lan­te. Rosberg ha lu­cha­do in­clu­so contra el es­ta­blish­ment de la fórmula 1, por el es­ca­so ti­rón co­mer­cial de su per­fil.

Pe­ro na­die dis­cu­te su tí­tu­lo, con­se­gui­do con una vic­to­ria me­nos que Ha­mil­ton pe­ro con ma­yor re­gu­la­ri­dad. El ca­ris­ma no da pun­tos den­tro del cock­pit.Y Rosberg, me­nos ca­ris­má­ti­co, ha sa­ca­do cin­co pun­tos más que el in­glés quien, pa­ra­dó­ji­ca­men­te, in­ten­tó apu­rar sus op­cio­nes le­van­tan­do el pie del ace­le­ra­dor. Con to­do el ho­ri­zon­te des­pe­ja­do des­de la sa­li­da, a Le­wis no le que­dó otra que in­ten­tar com­pri­mir el es­pa­cio de los pri­me­ros pues­tos pa­ra dar op­cio­nes a los Fe­rra­ri o los Red Bull de que ade­lan­ta­ran a Rosberg pa­ra res­tar­le pun­tos.

Otro mo­men­to com­pro­me­ti­do pa­ra el nue­vo cam­peón fue su in­ter­cam­bio de po­si­cio­nes con Max Vers­tap­pen, con ma­nio­bras que en­co­gie­ron el co­ra­zón del en­torno del ale­mán. El ho­lan­dés, por su par­te, ha de­ja­do cla­ro es­ta tem­po­ra­da que den­tro de no mu­cho co­rre­rá la mis­ma suer­te del ale­mán y en­tra­rá en los li­bros de his­to­ria co­mo cam­peón del mun­do. Al tiem­po.

Pe­ro na­da al­te­ró el fi­nal pre­vis­to. Rosberg pa­só se­gun­do la lí­nea de me­ta y au­to­má­ti­ca­men­te re­apa­re­ció, 34 años des­pués, el tí­tu­lo de su pro­ge­ni­tor, Ke­ke Rosberg, un sue­co na­ci­do en Fin­lan­dia con pa­sa­por­te ale­mán y muy uni­do a Ibi­za, lo que per­mi­te a su hi­jo Nico ha­blar per­fec­ta­men­te cin­co idio­mas, en­tre ellos el es­pa­ñol. Ade­más de las más de tres dé­ca­das, hay una di­fe­ren­cia os­ten­si­ble en­tre am­bos tí­tu­los: el de Ke­ke fue ca­si un re­ga­lo del des­tino gra­cias a las múl­ti­ples ca­ram­bo­las que le co­ro­na­ron con una so­la vic­to­ria. Nico, en cam­bio, pla­ni­fi­có la tem­po­ra­da con ahín­co pa­ra re­sar­cir­se de sus frus­tra­cio­nes re­cien­tes. Y es el jus­to cam­peón del 2016, des­pués de for­ta­le­cer­se men­tal­men­te y tra­ba­jar la res­pi­ra­ción y el rit­mo de sue­ño. Tam­bién ha de­rrum­ba­do el mi­to de que un piloto que tie­ne un hi­jo (Nico es pa­dre de una ni­ña lla­ma­da Alaia, nom­bre vas­co que sig­ni­fi­ca «ale­gría») co­rre va­rias dé­ci­mas me­nos por vuel­ta pa­ra no arries­gar por res­pon­sa­bi­li­dad pa­ter­na. De no ha­ber­se de­di­ca­do a los co­ches, su ma­dre Si­na (quien no se acos­tum­bra a ver­le co­rrer) ase­gu­ra que Nico ha­bría es­tu­dia­do tec­no­lo­gía ae­ro­es­pa­cial en el Im­pe­rial Co­lle­ge de Lon­dres.

Los Rosberg se con­vier­ten así en el se­gun­do ape­lli­do que re­pi­te tí­tu­lo en la fórmula 1 en ge­ne­ra­cio­nes dis­tin­tas, des­pués de Graham y Da­mon Hill. Nico ha ne­ce­si­ta­do diez años en la fórmula 1 pa­ra pro­cla­mar­se cam­peón. De­bu­tó con Wi­lliams en el 2006, don­de con­quis­ta­ría su pri­mer po­dio en la pri­me­ra ca­rre­ra del 2008 (aca­bó ter­ce­ro en Aus­tra­lia). Su pri­mer triun­fo hay que bus­car­lo ya con Mercedes en el 2012 en Chi­na (era su ca­rre­ra 111), cuan­do for­ma­ba tán­dem con Mi­chael Schu­ma­cher.

¿Será un gran cam­peón?

Pe­ro Nico Rosberg ya es cam­peón del mun­do. Que­da ver si, co­mo le apun­ta la pren­sa in­gle­sa ca­da vez que aso­ma su ca­be­za ru­bia, «po­drá ser cam­peón, pe­ro no será un gran cam­peón». De­pen­de­rá de si Mercedes pro­lon­ga su he­ge­mo­nía, de si Ha­mil­ton —más ta­len­to­so— vuel­ve a mos­trar­se errá­ti­co en mo­men­tos cla­ve. O de si es­te tí­tu­lo que aca­ba de ga­nar le sa­cia su ham­bre de fórmula 1. No se­ría el pri­mer ca­so. «Ya soy cam­peón del mun­do, pa­ra qué ga­nar más», le es­pe­tó Raik­ko­nen a un pe­rio­dis­ta in­glés me­ses des­pués de con­quis­tar la co­ro­na del 2007.

Nico vi­vió mo­men­tos de ten­sión en los ade­lan­ta­mien­tos con Vers­tap­pen Con­quis­ta el tí­tu­lo 34 años des­pués que su pa­dre, Ke­ke, ga­na­dor en 1982 con so­lo una vic­to­ria Ha­bla cin­co idio­mas y de no ha­ber si­do piloto ha­bría es­tu­dia­do tec­no­lo­gía ae­ro­es­pa­cial

ANDREJ ISAKOVIC AFP

Nico Rosberg ce­le­bró su pri­mer tí­tu­lo de fórmula 1 jun­to a su mu­jer, Vi­vian, an­te el box de Mercedes.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.