Una nue­va ver­sión del atletismo pa­ra se­guir dis­fru­tan­do de Bolt

La Voz de Galicia (Ourense) - - Deportes - Ós­car Fernández es di­rec­tor téc­ni­co de la Fe­de­ra­ción Ga­lle­ga de Atletismo en Vi­go.

La fi­gu­ra de Usain Bolt siempre ge­ne­ra ex­pec­ta­ción. In­de­pen­dien­te­men­te de lo que ha­ga siempre ten­drá re­per­cu­sión me­diá­ti­ca. Su ima­gen pú­bli­ca tras­cien­de más allá de una fi­gu­ra del atletismo mun­dial. Re­cien­te­men­te el mun­di­llo atlé­ti­co se con­vul­sio­nó des­pués de anun­ciar, en un pro­gra­ma de te­le­vi­sión ja­mai­cano, que Lon­dres 2017 será su úl­ti­mo gran cam­peo­na­to. Lo cu­rio­so es que al mes si­guien­te es­ta­ba fir­man­do un con­tra­to en Aus­tra­lia por el que se com­pro­me­tía a com­pe­tir allí unas prue­bas en pis­ta por tres años.

La pre­sen­cia de Bolt tie­ne tru­co, ya que no es una com­pe­ti­ción tra­di­cio­nal de atletismo, más bien pa­re­ce un bo­lo pa­ra ha­cer ca­ja. Se tra­ta de un nue­vo for­ma­to de atletismo por equi­pos (Bolt Team, Chi­na, Aus­tra­lia, Ja­pón, In­gla­te­rra y otro equi­po a de­sig­nar) en el que desa­rro­lla­rá una com­pe­ti­ción con dis­tin­tas prue­bas, al­gu­nas tan exu­be­ran­tes co­mo una ca­rre­ra de 3 mi­nu­tos, o lan­zar ja­ba­li­na a una dia­na don­de lo que se pre­mia es la exac­ti­tud del lan­za­mien­to. La com­pe­ti­ción se ini­cia­rá el pró­xi­mo mes de fe­bre­ro, en pleno verano aus­tral, ba­jo el nom­bre de Ni­tro Ath­le­tics Series y ha­rá que Bolt ini­cie su cam­pa­ña más tem­prano de lo que sue­le ser ha­bi­tual en él. Los aus­tra­lia­nos han ti­ra­do del Rey Mi­das pa­ra pro­mo­cio­nar el atletismo a cos­ta de rom­per con los for­ma­tos ha­bi­tua­les y nor­mas de es­te de­por­te, pe­ro será una bue­na for­ma de se­guir con­tan­do con uno de los gran­des y que tu­vi­mos la suer­te de dis­fru­tar en nues­tra ge­ne­ra­ción.

A pe­sar de lo que pue­da pa­re­cer, la in­fluen­cia de Bolt no es, ex­clu­si­va­men­te, positiva pa­ra el atletismo, ya que tam­bién tie­ne pea­jes. Su ima­gen im­pe­rial, sim­pá­ti­ca y no­ble ha si­do el mas­ca­rón de proa del atletismo mun­dial du­ran­te más de una dé­ca­da, pe­ro su fi­gu­ra tam­bién ha te­ni­do un par de ele­men­tos ne­ga­ti­vos. La pri­me­ra es que en­som­bre­ció los lo­gros de otros atle­tas. Sir­va de ejem­plo su triun­fo en los 200 me­tros de Lon­dres, que co­pó el do­ble de pá­gi­nas que la vic­to­ria de Ru­dis­ha en el me­jor 800 de la his­to­ria, ese mis­mo día.

Otro ele­men­to ne­ga­ti­vo será el va­cío que de­ja­rá con su mar­cha. Nin­gún atle­ta pue­de lle­gar a te­ner la re­per­cu­sión que él tu­vo. A ni­vel de­por­ti­vo, el re­le­vo no pa­re­ce que lle­gue de su is­la. En es­tos mo­men­tos, aun­que de allí sa­len ve­lo­cis­tas ca­da 15 mi­nu­tos, no tie­nen ga­ran­ti­za­do el re­le­vo ge­ne­ra­cio­nal. A ni­vel mun­dial la su­ce­sión pue­de ve­nir de otras par­tes: An­dre De Gras­se, Tray­von Bro­mell, Noah Ly­les, Mi­chael Nor­man, etc.

Ós­car Fernández

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.