El bri­llo del Com­pos en­tre los gran­des

Be­lli­do y Na­cho des­ta­can la for­ta­le­za men­tal de un equi­po que pu­do ha­ber ju­ga­do en Eu­ro­pa

La Voz de Galicia (Ourense) - - Deportes - NASO CAL­VO

El Com­pos vi­vió en el Carlos Tar­tie­re de Ovie­do su día más her­mo­so cuan­do al­can­zó el his­tó­ri­co as­cen­so a Pri­me­ra Di­vi­sión. Po­cos años des­pués, su ma­yor in­fierno, el do­ble en­fren­ta­mien­to a vi­da o muer­te con el Vi­lla­rreal, con el con­si­guien­te des­cen­so a la di­vi­sión de pla­ta de los blan­quia­zu­les. Pe­ro en esos cua­tro años, la hin­cha­da de la ca­pi­tal ga­lle­ga dis­fru­tó de mu­chas jor­na­das de má­xi­ma ale­gría.

Po­si­ble­men­te, una de esas gran­des tar­des de glo­ria la vi­vie­ron los com­pos­te­la­nis­tas el 14 de enero de 1996 con la vi­si­ta a San Lá­za­ro del Es­pan­yol. Con go­les de Le­cum­be­rri y Jo­sé Ra­món, el Com­pos se pro­cla­mó sub­cam­peón de in­vierno y se con­vir­tió en el úni­co equi­po que le per­dió el res­pe­to en aque­lla bri­llan­te pri­me­ra vuel­ta al in­tra­ta­ble Atlé­ti­co de Ma­drid del san­tia­gués To­más Re­ño­nes y del ex­com­pos­te­la­nis­ta Lu­bo Pe­nev.

Ju­gó aquel día el Com­pos­te­la con Fa­la­gán; Mau­ro, Na­cho, Vi­lle­na, Be­lli­do; Pas­si, Jo­sé Ra­món, Fa­biano, Le­cum­be­rri (Era­ña, min 88); Ch­ris­ten­sen (To­cor­nal, min 64) y Ohen.

El vas­co Ja­vier Be­lli­do y el ga­lle­go Na­cho, fut­bo­lis­tas con mu­cho pe­so en aquel ves­tua­rio, fue­ron dos de los pro­ta­go­nis­tas de una pri­me­ra vuel­ta de en­sue­ño, en la que el Com­pos se ga­nó la sim­pa­tía y el res­pe­to del fút­bol es­pa­ñol. El cen­tral y el la­te­ral zur­do re­cuer­dan con nos­tal­gia, en el in­ter­me­dio del Com­pos-Bou­zas de ayer, aque­lla proeza de la es­cua­dra en­tre­na­da por Fer­nan­do Váz­quez.

«Los fut­bo­lis­tas nos que­da­mos con otros de­ta­lles de ma­yor im­por­tan­cia, co­mo la gran pri­me­ra vuel­ta que hi­ci­mos, la go­lea­da so­bre el De­por­ti­vo (4-0) o la vic­to­ria an­te el Bar­ce­lo­na (2-1)», ex­pli­ca Be­lli­do. Por su par­te, Na­cho coin­ci­de con su com­pa­ñe­ro al se­ña­lar que lo real­men­te im­por­tan­te hay que cen­trar­lo «no gran­de ren­de­men­to» del equi­po du­ran­te to­da la pri­me­ra vuel­ta: «Foi im­pre­sio­nan­te, pois ga­ña­mos moi­tos par­ti­dos an­te ri­vais en teo­ría máis po­de­ro­sos. E o fi­xe­mos xo­gan­do moi ben. É má­goa que non fo­mos quen de man­ter ese mes­mo ni­vel na se­gun­da vol­ta, por­que lo­go do sub­cam­pio­na­to de in­verno a no­sa me­ta era aca­dar a cla­si­fi­ca­ción pa­ra dispu­tar un­ha com­pe­ti­ción eu­ro­pea», cuen­ta el de Foz.

Be­lli­do des­ta­ca la «gran con­fian­za» del ves­tua­rio y la con­fec­ción de un «blo­que muy só­li­do». Ade­más, sub­ra­ya: «Te­nía­mos una for­ta­le­za men­tal im­pre­sio­nan­te, con la que re­vo­lu­cio­na­mos la li­ga en la pri­me­ra vuel­ta». Na­cho ha­bla del gran ni­vel de la plan­ti­lla, que se­gún el la­te­ral in­clu­so se me­re­cía ju­gar en Eu­ro­pa. Tras el bri­llan­te se­gun­do pues­to al tér­mino de la pri­me­ra vuel­ta, el equi­po aca­bó dé­ci­mo.

MER­CE ARES

Vi­lle­na, Fa­biano y Le­cum­be­rri eran tres pe­sos pe­sa­dos de aquel his­tó­ri­co ves­tua­rio.

EN POR­TA­DA

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.