Uz­cu­dun, Gaz­ta­ña­ga, vi­das pa­ra­le­las, al­mas ro­tas en el ring

La Voz de Galicia (Ourense) - - Deportes - HÉC­TOR J. POR­TO

Ha­ce unos días mu­rió el mí­ti­co bo­xea­dor ma­ño Pe­ri­co Fernández, a los 64 años, y en la in­di­gen­cia. Dis­pu­tó su pri­mer com­ba­te pro­fe­sio­nal en A Co­ru­ña en 1972, y so­lo dos años des­pués, en Ro­ma, se pro­cla­mó cam­peón del mun­do de pe­so su­per­li­ge­ro; en 1975 re­tu­vo el tí­tu­lo. Aun­que su im­pac­to me­diá­ti­co tu­vo en su día el ni­vel que dis­fru­ta aho­ra, por ejem­plo, Fer­nan­do Alonso, hoy na­die se acuer­da de él, su nom­bre ape­nas con­ser­va ecos de aque­lla glo­ria. El bo­xeo tie­ne esas co­sas, un ejer­ci­cio que in­clu­so en la fa­ma ya au­gu­ra la caí­da en la lo­na, la des­gra­cia, el fra­ca­so, el ol­vi­do.

Al­go así se des­pren­de tam­bién de la lec­tu­ra de la no­ve­la de Jo­xe­ma­ri Itu­rral­de (To­lo­sa, 1951) Gol­pes de gra­cia, un re­la­to de fic­ción sos­te­ni­do por un ar­duo tra­ba­jo de do­cu­men­ta­ción, es de­cir, un no­ve­la eri­gi­da so­bre he­chos reales. Y así se lee, co­mo una cró­ni­ca de dos vi­das pa­ra­le­las: Paulino Uz­cu­dun (18991985), apo­da­do el le­ña­dor vas­co,e Isid(o)ro Gaz­ta­ña­ga (1906-1944), dos aiz­co­la­ris, cor­ta­do­res de tron­cos con ha­cha en los bos­ques de To­lo­sa, dos ami­gos que rom­pen su re­la­ción por una ton­te­ría, una no­che en que ha­bían be­bi­do de­ma­sia­do y en que los ce­los aflo­ran en la bra­vu­co­na­da y la pro­vo­ca­ción. Am­bos vi­vían en ca­se­ríos (uno de Ré­gil, otro de Iba­rra) se­pa­ra­dos por diez ki­ló­me­tros, y los dos se apo­ya­ron en un gru­po de pai­sa­nos que se reunían en torno a la me­sa del club to­lo­sano GU y que los ayu­da­ron a aban­do­nar el ha­cha e ini­ciar su ca­rre­ra pu­gi­lís­ti­ca en París de la mano del doc­tor Goi­ti. Las 2.000 pe­se­tas por aguan­tar me­dia ho­ra en el ring con­tras­ta­ban con las 1.500 que re­ci­bían por ocho me­ses de tra­ba­jo en el mon­te con jor­na­das de 12 ho­ras.

Uz­cu­dun fue una le­yen­da, tres ve­ces cam­peón de Eu­ro­pa de los pe­sa­dos y pe­leó con fi­gu­ras de la ta­lla de Max Sch­me­ling, Pri­mo Car­ne­ra, Max Baer e in­clu­so Joe Louis (el bombardero de De­troit fue el úni­co que le ga­nó por k.o., en pleno Ma­di­son Squa­re Gar­den). Una es­tre­lla que has­ta le dis­pu­tó en Holly­wood a Gary Coo­per los amo­ríos de Cla­ra Bow y Ti­na de Jar­que. Su pro­ver­bial son­ri­sa — re­for­za­da por las pie­zas de pla­tino con que sus­ti­tu­yó los dien­tes que per­dió en el ring cuan­do Ho­mer Smith le pro­pi­nó un ca­be­za­zo— y su im­pre­sio­nan­te as­pec­to fí­si­co le gran­jea­ban las con­quis­tas fe­me­ni­nas con fa­ci­li­dad. Pe­ro su vehe­men­cia, las mu­je­res y la bue­na vi­da es­tra­ga­ban cual­quier áni­mo de re­gu­lar dis­ci­pli­na. Lo mis­mo le ocu­rría a Gaz­ta­ña­ga —más jo­ven y que que­ría emu­lar sus éxi­tos—, que mos­tra­ba un ta­len­to in­na­to des­lum­bran­te pe­ro que echa­ba a per­der una y otra vez con sus bo­rra­che­ras y su de­bi­li­dad por las ca­ba­re­te­ras. Su be­lle­za era dig­na del más apues­to ga­lán de ci­ne ame­ri­cano, se de­cía en­ton­ces. Uz­cu­dun aca­bó abra­zan­do in­tere­sa­da­men­te el fa­lan­gis­mo en la Gue­rra Ci­vil —has­ta in­te­gró un co­man­do que pla­nea­ba li­be­rar a Pri­mo de Ri­ve­ra, en­car­ce­la­do en Ali­can­te—, pro­ta­go­ni­zan­do os­cu­ros epi­so­dios y trai­cio­nan­do a los su­yos. Isi­do­ro, Izzy, co­mo lo apo­da­ron en EE.UU., mu­rió ti­ro­tea­do por un ma­ri­do des­pe­cha­do en una can­ti­na de La Quia­ca (po­bla­ción ar­gen­ti­na jun­to a la fron­te­ra bo­li­via­na). El com­ba­te tan­tas ve­ces so­ña­do en­tre Uz­cu­dun y Gaz­ta­ña­ga nun­ca lle­gó a ce­le­brar­se.

Jo­xe­ma­ri Itu­rral­de Mal­pa­so Edi­cio­nes 170 pá­gi­nas. 17,50 eu­ros

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.