«Los bri­tá­ni­cos no se co­men su pes­ca, ¿se la van a ven­der a los chi­nos?»

El «bre­xit» tie­ne mu­cho de opor­tu­ni­dad pa­ra la pes­ca ga­lle­ga, pe­ro ha­brá que sa­ber ne­go­ciar

La Voz de Galicia (Ourense) - - Marítima - E. ABUÍN

El di­rec­tor del Ins­ti­tu­to Uni­ver­si­ta­rio de Es­tu­dios Eu­ro­peos Sal­va­dor de Ma­da­ria­ga no se pa­só agos­to al sol. En julio pa­sa­do, la Con­se­lle­ría do Mar lla­mó a la puer­ta de la ins­ti­tu­ción, úni­ca de es­tu­dios eu­ro­peos en Ga­li­cia, pi­dien­do ayu­da pa­ra in­ter­pre­tar — ju­rí­di­ca­men­te, cla­ro— qué pue­de su­po­ner el bre­xit y, so­bre to­do, el post­bre­xit pa­ra la pes­ca ga­lle­ga. Y así es que al ca­lor del verano se co­ció un in­for­me que au­gu­ra que es­te sec­tor eco­nó­mi­co tie­ne por de­lan­te una «opor­tu­ni­dad muy gran­de». Que se con­cre­te, de­pen­de de unas ne­go­cia­cio­nes que pre­vé lar­gas.

—¿Vol­ve­rá a ser la pes­ca mo­ne­da de cam­bio?

—En la pri­me­ra par­te de las ne­go­cia­cio­nes va a ocu­par un lu­gar se­cun­da­rio, por­que hay as­pec­tos eco­nó­mi­cos más tras­cen­den­ta­les, por vo­lu­men de di­ne­ro, in­fra­es­truc­tu­ras... Léa­se por ejem­plo, el sis­te­ma ban­ca­rio o fi­nan­cie­ro. En una se­gun­da fa­se sí va a co­brar ma­yor pro­ta­go­nis­mo, so­bre to­do en aque­llas re­gio­nes que mues­tran una al­ta de­pen­den­cia de la pes­ca, co­mo es Es­co­cia, don­de ya han avi­sa­do de que el bre­xit o el post­bre­xit les su­po­ne un per­jui­cio y van a exi­gir un nue­vo re­fe­ren­do. Pro­ba­ble­men­te ocu­rra que, en el acuer­do in­ter­na­cio­nal que re­gu­le las re­la­cio­nes en­tre el Reino Uni­do y la UE, las cues­tio­nes pes­que­ras, se abor­den des­de la pers­pec­ti­va de mer­ca­do in­te­rior. Así, el ac­ce­so a los re­cur­sos, los to­ta­les ad­mi­si­bles de cap­tu­ras (TAC) y cuo­tas y otros re­gí­me­nes, qui­zá se apar­quen pa­ra abor­dar un acuer­do pes­que­ro pos­te­rior. En­tre el Reino Uni­do y la Unión Eu­ro­pea po­si­ble­men­te se ha­ga al­go pa­re­ci­do a lo que ya se ha he­cho con No­rue­ga, que ha sus­cri­to un pac­to bi­la­te­ral. Y se­rán va­rios acuer­dos, por­que en aguas cer­ca­nas a ellos es­tán No­rue­ga, Is­lan­dia y las is­las Fe­roe.

—¿Qué mo­de­lo de pac­to le con­vie­ne a Ga­li­cia?

—Qui­zá uno ad hoc. Pe­ro son in­tere­san­tes los que es­tán fir­ma­dos con No­rue­ga e Is­lan­dia, que tie­nen una con­tra­pres­ta­ción de mer­ca­do a cam­bio. Los bri­tá­ni- cos no pue­den co­mer­se to­do su pes­ca­do, ¿dón­de lo van a ven­der?. ¿Le van a ven­der to­do a los chi­nos? Es im­po­si­ble. Si quie­re ope­rar en nues­tro mer­ca­do, el Reino Uni­do ten­drá que dar al­go a cam­bio, y eso será el ac­ce­so a los re­cur­sos. Con Groen­lan­dia, in­clu­so hay una cláu­su­la que es­ti­pu­la que si los Es­ta­dos miem­bros no en­cuen­tran sa­tis­fac­to­rio el ac­ce­so a los re­cur­sos pue­den uti­li­zar me­di­das contra los pro­duc­tos groen­lan­de­ses.

—¿Y con el Reino Uni­do quién to­ma­ría la de­ci­sión?

—Eso es ya la ter­ce­ra fa­se. Se es­ta­ble­ce­ría un con­trol téc­ni­co, co­mo una co­mi­sión mix­ta, y lo más pro­ble­má­ti­co se­ría el con­trol ju­di­cial. Cuan­do a un ar­ma­dor le apre­san el bu­que, le de­co­mi­san la car­ga o tie­ne un in­ci­den­te, aho­ra pue­de ini­ciar un pro­ce­di­mien­to en el Tri­bu­nal de Jus­ti­cia de la UE (TJUE). Tras el bre­xit, es­te de­ja­rá de ser com­pe­ten­te en in­ci­den­tes con el Reino Uni­do.

—¿Có­mo se re­suel­ven con otros paí­ses ex­tra­co­mu­ni­ta­rios?

—En ge­ne­ral, son pro­ce­di­mien­tos que se di­ri­men en la cor­te in­ter­na­cio­nal. El De­re­cho del Mar es­tá pen­sa­do más pa­ra Es­ta­dos que pa­ra par­ti­cu­la­res y un par­ti­cu­lar no pue­de per­mi­tir­se es­pe­rar me­ses y años.

—Su in­for­me plan­tea so­lu­cio­nar­lo con la in­cor­po­ra­ción de un juez bri­tá­ni­co al TJUE.

—Pe­ro eso no lo van a acep­tar nun­ca. Es una so­lu­ción que apor­to, pe­ro po­co via­ble. Qui­zá por la vía que se apli­ca en el Es­pa­cio Eco­nó­mi­co Eu­ro­peo (EEE), que, cuan­do hay un pro­ble­ma con una con­no­ta­ción de de­re­cho eu­ro­peo pue­de tra­tar­se co­mo una cues­tión pre­ju­di­cial en el TJUE, por­que en esa ma­te­ria sí tie­ne com­pe­ten­cias. Pe­ro ju­di­cial, no va a ha­ber, con lo que se va a com­pli­car el día a día. A to­dos, no so­lo a la pes­ca.

—¿Qué ven­ta­jas trae­rá el «bre­xit» y qué in­con­ve­nien­tes?

—Es una in­cóg­ni­ta. Per­de­mos a la se­gun­da eco­no­mía de la UE y a la quin­ta del mun­do, con to­das sus re­la­cio­nes y alian­zas, y eso va a te­ner un im­pac­to eco­nó­mi­co. En­tre las ven­ta­jas es­tá que nos per­mi­te re­plan­tear qué mo­de­lo de Eu­ro­pa que­re­mos. Y en ese sen­ti­do, pa­ra la pes­ca es una opor­tu­ni­dad muy gran­de, por­que es una oca­sión muy gran­de pa­ra re­plan­tear los gran­des cri­te­rios que re­gu­lan el ac­ce­so a los re­cur­sos y mo­di­fi­car la es­ta­bi­li­dad re­la­ti­va. Es el mo­men­to, por­que el de­re­cho lo per­mi­ti­ría.

—El fa­mo­so acer­vo co­mu­ni­ta­rio.

—Pe­ro el acer­vo ha ex­plo­ta­do. Ya no es­ta­rá el que ha si­do el má­xi­mo be­ne­fi­cia­rio de esos cri­te­rios es­ta­ble­ci­dos en los años se­ten­ta y eso ha­ce re­plan­tear­se la si­tua­ción. Tam­bién es in­tere­san­te pa­ra la flo­ta es­pa­ño­la por­que ten­drá me­jo­res con­di­cio­nes con ter­ce­ros paí­ses, da­do que pue­de op­tar a co­ger las li­cen­cias que de­jan los bri­tá­ni­cos y el mer­ca­do es el mis­mo. Ga­li­cia, a fe­cha de hoy —por­que es­to pue­de du­rar una dé­ca­da y se ve­rá có­mo avan­za—, tie­ne que ver­lo co­mo una opor­tu­ni­dad más que co­mo un per­jui­cio, pe­ro tie­ne que ha­ber un com­pro­mi­so po­lí­ti­co ga­lle­go y na­cio­nal pa­ra ha­cer un se­gui­mien­to de las ne­go­cia­cio­nes y pa­ra lo­grar que la pes­ca es­té en la me­sa de los de­ba­tes. Es una opor­tu­ni­dad pa­ra in­ten­tar que Ga­li­cia sea re­co­no­ci­da co­mo co­mu­ni­dad al­ta­men­te de­pen­dien­te de la pes­ca, que esos cri­te­rios se ac­tua­li­cen en una bue­na ne­go­cia­ción, con ar­gu­men­tos.

—Es de­cir, que to­do de­pen­de­rá de la ca­pa­ci­dad ne­go­cia­do­ra, co­mo cuan­do se in­gre­só en la UE...

—Lo de­ci­di­rán los po­lí­ti­cos. Lo cier­to es que es­ta es una de las es­ca­sas ve­ces en las que te­ne­mos la opor­tu­ni­dad de ac­tuar pre­ven­ti­va­men­te, no reac­ti­va­men­te. Es ca­si un mi­la­gro.

—¿En qué apar­ta­do ha­brá más pro­ble­mas?

—Es que en ca­da apar­ta­do hay al­gún pro­ble­ma. En los re­cur­sos ha­brá que pe­lear mu­cho las po­si­bi­li­da­des de ac­ce­so a aguas bri­tá­ni­cas de bu­ques eu­ro­peos. A los que tie­nen pa­be­llón bri­tá­ni­co se les pue­den en­du­re­cer las con­di­cio­nes de re­gis­tro. En cuan­to a los ar­ma­do­res, el pe­li­gro es que ya no exis­ta li­ber­tad de es­ta­ble­ci­mien­to de em­pre­sas y se en­du­rez­can las con­di­cio­nes. Pa­ra los tra­ba­ja­do­res del mar, que se in­tro­duz­can pre­fe­ren­cias pa­ra los na­cio­na­les... Con la par­ti­ci­pa­ción de la UE en las or­ga­ni­za­cio­nes re­gio­na­les de pes­ca, que el Reino Uni­do se ali­nee con in­tere­ses que no son los mis­mos que los eu­ro­peos...

«Es una de las po­cas ve­ces que po­de­mos ac­tuar pre­ven­ti­va­men­te, es ca­si un mi­la­gro» «El acer­vo ha ex­plo­ta­do y eso ha­ce po­si­ble re­plan­tear­se la es­ta­bi­li­dad re­la­ti­va»

CÉ­SAR QUIAN

So­brino ad­vier­te que la des­co­ne­xión del Reino Uni­do de la UE pue­de lle­var diez años.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.