El di­bu­jan­te ga­lle­go que hi­zo vi­brar los car­te­les de la psi­co­de­lia ame­ri­ca­na

Víc­tor Moscoso es to­da una re­fe­ren­cia del car­te­lis­mo de los años se­sen­ta

La Voz de Galicia (Ourense) - - Cultura - DA­VID PIN­TOR

«Uno de los me­jo­res re­cuer­dos que ten­go gra­ba­dos de mi ni­ñez es cuan­do mon­ta­ba a ca­ba­llo en Oleiros con mis pri­mos». El que ha­bla por te­lé­fono des­de San Fran­cis­co es el ar­tis­ta ga­lle­go Víc­tor Moscoso quien, a pe­sar de ser uno de los car­te­lis­tas y di­bu­jan­tes de có­mic más im­por­tan­tes de Es­ta­dos Uni­dos, es to­da­vía un des­co­no­ci­do en Es­pa­ña. Na­ci­do en la lo­ca­li­dad co­ru­ñe­sa de Vi­la­boa en 1936, emi­gró con tres años y me­dio a Nue­va York con sus pa­dres. Cre­ce en el, por en­ton­ces, com­pli­ca­do ba­rrio de Brooklyn, don­de su pa­dre tra­ba­ja co­mo pin­tor de bro­cha gor­da y le en­se­ña a Víc­tor las pri­me­ras y de­ci­si­vas lec­cio­nes so­bre la com­bi­na­ción de co­lo­res. Con el tiem­po, se ma­tri­cu­la en la es­cue­la de ar­te Coo­per Union y, más tar­de, en­tra en la uni­ver­si­dad de Ya­le, don­de tie­ne co­mo pro­fe­sor a Jo­seph Al­bers.

En 1960 se mu­da de ciu­dad pa­ra se­guir su for­ma­ción en el Art Ins­ti­tu­te of San Fran­cis­co, don­de años más tar­de vol­ve­ría pa­ra ejer­cer de pro­fe­sor. Fue en 1967, du­ran­te el de­no­mi­na­do «verano del amor», cuan­do cien­tos de mi­les de per­so­nas se reunie­ron en un fes­ti­val en la ciu­dad ca­li­for­nia­na en lo que se­ría el na­ci­mien­to de la en­ton­ces nue­va con­tra­cul­tu­ra hip­pie. Es en esa épo­ca cuan­do Víc­tor al­can­za fa­ma mun­dial co­mo di­se­ña­dor con sus car­te­les pa­ra los clu­bes de rock de San Fran­cis­co: «Mis pri­me­ros car­te­les no va­lían. Pe­ca­ban de un ex­ce­si­vo aca­de­mi­cis­mo, fru­to de mi for­ma­ción en es­cue­las de ar­te. Tu­ve que des­apren­der lo que me ha­bían en­se­ña­do y ha­cer lo con­tra­rio, apren­der de lo que se es­ta­ba ha­cien­do en la ca­lle. Fren­te a la cla­ri­dad y la lim­pie­za do­mi­nan­tes, em­pe­cé a pro­bar ti­po­gra­fías si­nuo­sas, di­fí­ci­les de leer, ca­si inin­te­li­gi­bles; com­bi­na­cio­nes de co­lor im­po­si­bles, to­nos es­tri­den­tes, vi­bran­tes. Que­ría lla­mar la aten­ción del es­pec­ta­dor y, que cuan­do vie­se mi car­tel al otro la­do de la ca­lle, sin­tie­se la ne­ce­si­dad de cru­zar pa­ra ver­lo bien. Que per­ma­ne­cie­se mu­cho tiem­po allí in­ten­tan­do des­ci­frar­lo. Me pa­re­ció que aque­llo po­día ser una nue­va for­ma de en­tre­te­ni­mien­to».

Los car­te­les de Moscoso eran pu­ra psi­co­de­lia. De igual ma­ne­ra que la mú­si­ca del mo­men­to rom­pía los tím­pa­nos con los nue­vos am­pli­fi­ca­do­res, Víc­tor ha­cía lo mis­mo con los ojos del es­pec­ta­dor. Sus car­te­les vi­bra­ban y co­bra­ban vi­da ba­jo los neo­nes par­pa­dean­tes de co­lo­res de los clu­bes me­dian­te in­ge­nio­sos efec­tos óp­ti­cos. Sus di­se­ños se con­vir­tie­ron ra­pi­da­men­te en ico­nos de la psi­co­de­lia del mo­men­to y se hi­cie­ron mun­dial­men­te fa­mo­sos.

«Mis pri­me­ros car­te­les no va­lían. Tu­ve que des­apren­der lo que me ha­bían en­se­ña­do en la es­cue­la» Vic­tor Moscoso Car­te­lis­ta

Al­gu­nos de ellos pa­sa­ron a for­mar par­te de co­lec­cio­nes de ar­te tan im­por­tan­tes co­mo la del Lou­vre en París, el MOMA de Nue­va York o el Vic­to­ria & Al­bert Mu­seum de Lon­dres.

Otra de las in­no­va­cio­nes de Víc­tor en aquel mo­men­to fue la ca­pa­ci­dad de evi­tar el con­trol de los re­pre­sen­tan­tes y sus co­mi­sio­nes pa­ra ga­ran­ti­zar su in­de­pen­den­cia a la ho­ra de ges­tio­nar su ar­te. Moscoso fue de los pri­me­ros car­te­lis­tas ame­ri­ca­nos en crear su pro­pia em­pre­sa de ex­plo­ta­ción de de­re­chos so­bre sus obras que to­da­vía man­tie­ne a día de hoy.

Ade­más de su im­por­tan­te ca­rre­ra co­mo car­te­lis­ta, su re­la­ción con el mun­do de la mú­si­ca le lle­vó a di­se­ñar por­ta­das de dis­cos pa­ra gen­te co­mo Ste­ve Mi­ller Band, Her­bie Han­cock o Gra­te­ful Dead. En de­fi­ni­ti­va, una le­yen­da vi­va del ar­te un­der­ground, inex­pli­ca­ble­men­te po­co co­no­ci­da en Es­pa­ña, del que Mil­ton Gla­ser, el fa­mo­so di­se­ña­dor del lo­go «I lo­ve NY», di­jo un día: « Na­die más ha tra­ba­ja­do el gé­ne­ro del car­tel con más ori­gi­na­li­dad e in­ge­nio».

Víc­tor re­gre­só por pri­me­ra vez a Ga­li­cia en 1965, te­nía 29 años. «Fue pa­ra mí co­mo via­jar en el tiem­po 100 años atrás. Pu­de vi­si­tar a mis abue­los, ya muy ma­yo­res, en Oleiros. Des­de en­ton­ces, ve­nía es­po­rá­di­ca­men­te. La úl­ti­ma vez que es­tu­ve en Ga­li­cia fue ha­ce 15 años, y la ver­dad es que ya ten­go ga­nas de vol­ver.»

GAIL MOSCOSO

Víc­tor Moscoso en su es­tu­dio de San Fran­cis­co.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.