«La em­pa­tía pue­de ser re­vo­lu­cio­na­ria a la ho­ra de crear so­cie­da­des li­bres»

La Voz de Galicia (Ourense) - - Cultura -

El po­der, el con­trol y la lu­cha por nues­tro fu­tu­ro), los mi­tos fun­da­men­ta­les re­la­cio­na­dos con el li­bre al­be­drío, el li­bre mer­ca­do, la li­ber­tad en los me­dios, las elec­cio­nes y la de­mo­cra­cia. Es­ta obra na­ce de un pro­yec­to per­so­nal y ho­mó­ni­mo —una se­rie do­cu­men­tal— cu­yo pri­mer epi­so­dio fue el acla­ma­do fil­me The Lot­tery of Birth (2012). De sus raí­ces es­pa­ño­las por par­te pa­ter­na le vie­ne el gen ar­tís­ti­co: su pa­dre es el na­rra­dor y dra­ma­tur­go na­ci­do en Bar­ce­lo­na Álex Mar­tí­nez (1956) y su abue­lo era el no­ve­lis­ta ca­ta­lán na­ci­do en Jaén Fran­cis­co Mar­tí­nez Or­tas, re­pre­sa­lia­do por el ré­gi­men de Fran­co y que se exi­lió en el Reino Uni­do en 1959.

—¿Qué es la li­ber­tad?

—Yo la de­fino co­mo la ca­pa­ci­dad de crear lo que real­men­te va­le­mos. Po­de­mos con­traer­la o ex­pan­dir­la de­pen­dien­do de con­di­cio­nan­tes so­cia­les, eco­nó­mi­cos y po­lí­ti­cos. En el li­bro tra­ba­jo con la idea de res­pon­sa­bi­li­dad y ex­pli­co có­mo mu­chos pen­sa­do­res tie­nen la idea de que to­ma­mos de­ci­sio­nes con un ce­re­bro que no he­mos ele­gi­do que es­tá in­flui­do por con­di­cio­nan­tes fa­mi­lia­res, so­cia­les, et­cé­te­ra.

—Así que la li­ber­tad tie­ne unos lí­mi­tes.

—Sí. Y creo que es im­por­tan­te sa­ber con­fron­tar­los. No­so­tros no nos crea­mos a no­so­tros mis­mos, por tan­to no es cohe­ren­te pen­sar que so­mos ver­da­de­ra­men­te res­pon­sa­bles de to­do lo que so­mos. Te­ner es­to en cuen­ta nos lle­va a una po­si­ción más com­pa­si­va y em­pá­ti­ca con los de­más.

—Pe­ro pen­sar que no so­mos res­pon­sa­bles de lo que ha­ce­mos pue­de ser pe­li­gro­so.

—En­tien­do lo que di­ce, pe­ro lo cier­to es que cuan­to más com- pro­me­ti­dos es­ta­mos con la idea de la res­pon­sa­bi­li­dad, más ten­de­mos a cul­par a las víc­ti­mas. La ra­zón por la que mu­chos se­res hu­ma­nos vi­ven si­tua­cio­nes ho­rri­bles se de­be con fre­cuen­cia a con­di­cio­nan­tes que ellos no con­tro­lan y que no me­re­cen. Y lo mis­mo con aque­lla gen­te que tie­ne mu­chos pri­vi­le­gios. Por ejem­plo, Do­nald Trump no es nin­gún Dios: él he­re­dó to­do ese im­pe­rio. Sim­ple­men­te ha te­ni­do más suer­te que las de­más.

—Pe­ro en­ton­ces, ¿cuá­les son las tram­pas del discurso que sos­tie­ne que vi­vi­mos en una so­cie­dad li­bre?

—La idea de que vi­vi­mos en una so­cie­dad li­bre, con mer­ca­dos li­bres, me­dios de co­mu­ni­ca­ción li­bres, sis­te­mas po­lí­ti­cos li­bres… creo que es muy pro­ble­má­ti­ca. Mu­chas ins­ti­tu­cio­nes no tra­ba­jan pa­ra no­so­tros co­mo es­pe­ra­mos. En las úl­ti­mas dé­ca­das, mu­chas vo­ces han di­cho que el ca­pi­ta­lis­mo y el li­bre mer­ca­do su­pon­drían el na­ci­mien­to de una so­cie­dad li­bre pa­ra la de­mo­cra­cia y no ha si­do así. La úni­ca ver­dad es que en el sis­te­ma de mer­ca­do tu li­ber­tad se ex­pan­de o con­trae de­pen­dien­do de cuán­to di­ne­ro tie­nes.

—Las elec­cio­nes son men­cio­na­das co­mo prue­ba de que el ser hu­mano pue­de ele­gir li­bre­men­te. ¿Por qué en­ton­ces la gen­te vo­ta ca­da vez me­nos?

—Aquí es­tá la prue­ba de que nues­tro sis­te­ma de­mo­crá­ti­co es en reali­dad muy su­per­fi­cial. La gen­te no vo­ta por­que no cree que va­ya a cam­biar na­da. Por­que las op­cio­nes que se le pre­sen­tan so­lo su­po­nen una re­du­ci­da par­te de to­do el es­pec­tro ideo­ló­gi­co. Pa­ra que la de­mo­cra­cia fun­cio­ne se ne­ce­si­tan mu­chos ele­men­tos, no bas­ta úni­ca­men­te con dis­po­ner de unas elec­cio­nes for­ma­les. Los me­dios de co­mu­ni­ca­ción es­tán con­tro­la­dos por cor­po­ra­cio­nes, es­to quie­re de­cir que un gru­po de mi­llo­na­rios con­tro­lan gran par­te de nues­tros ca­na­les de in­for­ma­ción. La cla­ve del mun­do de la co­mu­ni­ca­ción no es la au­dien­cia, sino los anun­cios.

—Y to­do es­to im­pac­ta ne­ga­ti­va­men­te en la ca­li­dad de la de­mo­cra­cia.

—Exac­to. La ma­yor par­te de la ri­que­za es­tá ca­da vez en me­nos ma­nos. Ade­más, el sis­te­ma do­mi­nan­te ha es­ta­do dé­ca­das tra­tan­do de con­ven­cer a la gen­te de que la cul­pa la tie­nen los in­mi­gran­tes, por ejem­plo, y no las gran­des cor­po­ra­cio­nes. El sis­te­ma crea el pro­ble­ma y ade­más se de­fien­de, e in­clu­so te con­ven­ce de que al­guien co­mo Do­nald Trump va a so­lu­cio­nar tus asun­tos.

—«Crear li­ber­tad» ha­bla de la pa­ra­do­ja de que vi­vi­mos en una so­cie­dad (en teo­ría li­bre) en la que ca­da vez hay ma­yo­res de­sigual­da­des. ¿Por qué ocu­rre es­to?

—Mu­cha gen­te sí se da cuen­ta de que las de­sigual­da­des van en au­men­to, y ahí es­tán los mo­vi­mien­tos so­cia­les co­mo prue­ba. Es­pa­ña ha si­do un ejem­plo pa­ra mu­chos paí­ses en di­fe­ren­tes sen­ti­dos. Sé que los re­sul­ta­dos de las elec­cio­nes fi­nal­men­te han si­do frus­tran­tes. Creo que mu­cha gen­te vo­ta a los par­ti­dos tra­di­cio­na­les pe­se a sa­ber que no cam­bia­rán na­da o que son co­rrup­tos por el me­ro he­cho de que le re­sul­tan fa­mi­lia­res. Es fá­cil ma­ni­pu­lar los mie­dos de la gen­te. Ade­más, cuan­do exis­te un mo­vi­mien­to so­cial que as­pi­ra a que la ri­que­za se re­par­ta de ma­ne­ra más igua­li­ta­ria, es du­ra­men­te atacado por el sis­te­ma.

—¿Có­mo po­de­mos crear la li­ber­tad?

—Fá­cil [ri­sas]. La crea­ti­vi­dad es una ca­pa­ci­dad humana. Creo que de­be­mos po­ner mu­cha ener­gía en aque­llo en lo que real­men­te va­le­mos. Ex­pan­dir el co­no­ci­mien­to y el po­der. Con­cen­trar la ri­que­za, el co­no­ci­mien­to, el po­der… es in­com­pa­ti­ble con una so­cie­dad li­bre. Te­ner en cuen­ta que ca­da uno de no­so­tros tie­ne co­sas que no pue­de con­tro­lar nos lle­va a ser más em­pá­ti­cos. Y es­te sen­ti­mien­to em­pá­ti­co —es­ta ca­pa­ci­dad de hu­ma­ni­zar— pue­de ser re­vo­lu­cio­na­rio a la ho­ra de crear una so­cie­dad li­bre. Des­de su pa­pel en los cuen­tos po­pu­la­res —Ca­pe­ru­ci­ta ro­ja es el ejem­plo clá­si­co—, en el ci­ne —Bai­lan­do con lo­bos— o en no­ve­las —co­mo Pel de lo­bo, de Xo­sé Mi­ran­da—, el lo­bo ha tras­la­da­do to­da la fas­ci­na­ción y mag­ne­tis­mo que ejer­ce en la na­tu­ra­le­za a la crea­ción ar­tís­ti­ca, que en no po­cas oca­sio­nes lo ha trans­for­ma­do su pe­lle­jo en ro­pa­je ale­gó­ri­co. En bue­na me­di­da es­te es el tra­ta­mien­to que apa­re­ce en La fron­te­ra del lo­bo, la úl­ti­ma no­ve­la has­ta la fe­cha de la es­cri­to­ra bri­tá­ni­ca Sa­rah Hall (Car­lis­le, 1974). La na­rra­ción tie­ne co­mo pro­ta­go­nis­ta a Ra­chel Cai­ne, quien lle­va diez años ais­la­da en una re­ser­va de Idaho, don­de es­tu­dia las ma­na­das de lo­bos. Aten­dien­do a la lla­ma­da de un mi­llo­na­rio, via­ja a Cum­bria —el con­da­do na­tal de la au­to­ra, es­ce­na­rio tam­bién de su de­but na­rra­ti­vo, Ha­wes­wa­ter— pa­ra su­per­vi­sar la re­in­tro­duc­ción del lo­bo gris en la zo­na.

Re­gre­so y re­en­cuen­tro

Es­tas cir­cuns­tan­cias per­mi­ten que Hall abor­de a tra­vés de su per­so­na­je te­mas co­mo el re­gre­so a la tie­rra na­tal y el re­en­cuen­tro con la fa­mi­lia y sus pro­ble­mas —per­so­na­li­za­dos aquí en las ex­cen­tri­ci­da­des de su ma­dre— en lo in­di­vi­dual, mien­tras que en el te­rreno co­lec­ti­vo el lo­bo trae con­si­go vie­jos mie­dos y pro­tes­tas en­tre los lu­ga­re­ños. Co­mo te­lón de fon­do, la cam­pa­ña del re­fe­ren­do de in­de­pen­den­cia de Es­co­cia: he ahí la fron­te­ra lu­pi­na a la que ha­ce re­fe­ren­cia el tí­tu­lo, la po­si­bi­li­dad de que la lí­nea di­vi­so­ria se trans­for­me en nue­vos sig­ni­fi­ca­dos.

Al mis­mo tiem­po, la no­ve­la pro­pi­cia pre­gun­tas y re­fle­xio­nes so­bre cues­tio­nes de ca­rác­ter más ge­ne­ral pe­ro no por ellos me­nos acu­cian­tes. La re­la­ción en­tre se­res hu­ma­nos, los ani­ma­les y el te­rreno que am­bos com­par­ten. O lo que sig­ni­fi­ca la li­ber­tad hoy en día fren­te a los in­ten­tos de do­mes­ti­car y cons­tre­ñir. Pa­ra­do­jas, con­tra­dic­cio­nes y ame­na­zas que en­car­na la pro­ta­go­nis­ta de la na­rra­ción.

Hi­jo y nie­to de crea­do­res es­pa­ño­les, Raoul Mar­ti­nez po­see una obra exi­to­sa co­mo ci­neas­ta do­cu­men­tal, de la que na­ció su pri­mer li­bro.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.