La es­pía ga­lle­ga que ves­tía a Fidel

Jua­na Ma­se­da tra­ba­jó en los pri­me­ros años de la gue­rri­lla co­mo correo, re­cau­da­do­ra de fon­dos y en­car­ga­da de con­se­guir­le ro­pa de su ta­lla a Cas­tro

La Voz de Galicia (Ourense) - - El Tiempo - FRAN­CIS­CO ESPIÑEIRA

«No le de­seo mal a na­die, pe­ro po­dría de­cir­te que me sien­to al­go re­ju­ve­ne­ci­da con la no­ti­cia de la muer­te de Fidel Cas­tro», cuen­ta al otro la­do de la lí­nea te­le­fó­ni­ca la ma­ri­ña­na Jua­na Ma­se­da. Ella co­no­ció al lí­der de la re­vo­lu­ción cu­ba­na en una con­ver­sa­ción de ape­nas dos mi­nu­tos en un cha­lé del ba­rrio de El Ve­da­do, en el co­ra­zón de La Ha­ba­na. Era una vein­tea­ñe­ra que es­tu­dia­ba Pe­rio­dis­mo y que lle­va­ba años co­la­bo­ran­do con los in­su­rrec­tos del Mo­vi­mien­to 26 de Julio, el ger­men de la gue­rri­lla que lue­go se atrin­che­ra­ría en Sie­rra Maes­tra y aca­ba­ría de­rro­can­do la dic­ta­du­ra de Ful­gen­cio Ba­tis­ta.

Jua­na ha­bía lle­ga­do a La Ha­ba­na en 1950, con ape­nas 14 años, jun­to a su pa­dre, Se­ra­fín, un pa­na­de­ro cu­ya ideo­lo­gía no en­ca­ja­ba con las res­tric­cio­nes de los años más du­ros del fran­quis­mo.

En La Ha­ba­na, su pa­dre pros­pe­ró y pron­to hi­zo amis­tad con al­gu­nos de los per­so­na­jes más re­le­van­tes de la opo­si­ción a Ba­tis­ta. Así, en su ca­sa en­tra­ba con re­gu­la­ri­dad Eduar­do Chi­bás, el fun­da­dor del Par­ti­do Or­to­do­xo al que se ha­bía afi­lia­do Fidel Cas­tro en la dé­ca­da de los 40. O Abel San­ta­ma­ría, uno de los más es­tre­chos co­la­bo­ra­do­res de Cas­tro has­ta que fue aba­ti­do por las fuer­zas de se­gu­ri­dad.

A esas ideas que oía en ca­sa se su­ma­ron los con­tac­tos en la Uni­ver­si­dad. «Allí to­do el mun­do que­ría ayu­dar en lo que fue­ra. Y yo tam­bién», le con­ta­ba a Mi­la Mén­dez, de V Te­le­vi­sión.

Esa co­la­bo­ra­ción con la opo­si­ción clan­des­ti­na atra­ve­só va­rias eta­pas, se­gún re­cuer­da con­va­le­cien­te des­de su ca­sa en Lou­ren­zá, don­de se re­po­ne de una caí­da que le ha afec­ta­do a va­rias vér­te­bras. «Al prin­ci­pio, ha­cía de re­ca­de­ra, lle­van­do men­sa­jes a un la­do y a otro. Lue­go me en­car­ga­ron re­co­ger el di­ne­ro con el que se fi­nan­cia­ba la gue­rri­lla. Y aca­bé bus­cán­do­le ro­pa a Fidel uti­li­zan­do co­mo mo­de­lo a un pri­mo mío que era igual de al­to y cor­pu­len­to que él», re­cuer­da el per­so­na­je que ins­pi­ró a Mariana, la pro­ta­go­nis­ta de la no­ve­la de Xa­vier Al­ca­lá Ver­de oli­va.

Jua­na fue sor­pren­di­da por la po­li­cía mi­li­tar cuan­do in­ten­ta­ba in­cor­po­rar­se a la gue­rri­lla en Ma­tan­zas tras ser des­cu­bier­ta en La Ha­ba­na. Pa­só un mes re­te­ni­da, an­tes de ser re­pa­tria­da a Es­pa­ña. «Me per­dí la en­tra­da de Fidel en La Ha­ba­na por unos me­ses. Me lla­ma­ban mis ami­gos y me da­ba mu­cha en­vi­dia», di­ce.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.