«Que­re­mos ser re­fe­ren­cia mun­dial»

El jue­ves re­ci­bi­rá el Pre­mio a la Ex­ce­len­cia Em­pre­sa­rial que otor­ga el Club Fi­nan­cie­ro de San­tia­go. Sie­rra im­pul­só un cre­ci­mien­to con­ti­nuo de Uro­ve­sa, cu­yos vehícu­los lle­gan ya a más de 25 paí­ses

La Voz de Galicia (Ourense) - - Entrevista - A. C. LA VOZ

Jo­sé Sie­rra re­ci­bi­rá el jue­ves, de ma­nos del pre­si­den­te de la Xun­ta, el IV Pre­mio a la Ex­ce­len­cia Em­pre­sa­rial, otor­ga­do por el Club Fi­nan­cie­ro de San­tia­go. El fun­da­dor de Uro­ve­sa lo va­lo­ra co­mo una mo­ti­va­ción pa­ra afron­tar el fu­tu­ro y co­mo «re­co­no­ci­mien­to a una ca­rre­ra de fon­do, a la evo­lu­ción de un pro­yec­to que, tras tres dé­ca­das de ac­ti­vi­dad cre­cien­te, ha sa­bi­do ha­cer­se un hue­co y con­so­li­dar­se en un sec­tor tan com­pe­ti­ti­vo co­mo el de la au­to­mo­ción, pe­ro con­ser­van­do mu­chos as­pec­tos ca­rac­te­rís­ti­cos de una py­me».

— Uro­ve­sa es, des­de Ga­li­cia, una «ra­ra avis» en un sec­tor muy com­pe­ti­ti­vo e in­ter­na­cio­na­li­za­do. ¿Cuá­les son las cla­ves del éxi­to?

—Una co­rrec­ta se­lec­ción de las es­tra­te­gias fun­da­men­ta­les, co­mo la di­fe­ren­cia­ción, la es­pe­cia­li­za­ción y la fle­xi­bi­li­dad. La pri­me­ra es muy ló­gi­ca: siempre he­mos in­ten­ta­do ha­cer al­go di­fe­ren­te, pa­ra apar­tar­nos de la es­tan­da­ri­za­ción de los gran­des fa­bri­can­tes don­de no po­dría­mos com­pe­tir. Por otra par­te, la es­pe­cia­li­za­ción im­pli­ca que te­ne­mos que ha­cer al­go muy con­cre­to en lo que sea­mos me­jo­res que los de­más, y pa­ra ello nos cen­tra­mos fun­da­men­tal­men­te en el mun­do del todoterreno de muy al­tas pres­ta­cio­nes. Y fi­nal­men­te, la fle­xi­bi­li­dad nos per­mi­te adap­tar nues­tros pro­duc­tos de una for­ma rá­pi­da y efi­cien­te a la de­man­da ca­da vez más di­ná­mi­ca de nues­tros clien­tes.

— ¿Cuá­les son en es­tos mo­men­tos sus prin­ci­pa­les lí­neas de tra­ba­jo?

—Van en­ca­mi­na­das a la am­plia­ción de la ga­ma de pro­duc­tos pa­ra cu­brir más apli­ca­cio­nes y ni­chos de mer­ca­do. En el cam­po ci­vil, aca­ba­mos de desa­rro­llar una lí­nea de ca­mio­nes con pro­pul­sión a gas y sus­pen­sión neu­má­ti­ca, de di­men­sio­nes muy re­du­ci­das pe­ro muy al­ta ca­pa­ci­dad de car­ga, que pue­dan cir­cu­lar por ca­lles es­tre­chas en los cas­cos ur­ba­nos de las ciu­da­des. En el ám­bi­to mi­li­tar, es­ta­mos tra­ba­jan­do en lí­neas de in­ves­ti­ga­ción co­mo el uso de ma­te­ria­les más li­ge­ros pa­ra blin­da­jes, o de sis­te­mas de po­ten­cia que am­plíen la au­to­no­mía de nues­tros vehícu­los. La in­no­va­ble, Jo­sé Sie­rra fun­dó Uro­ve­sa en 1981 con un equi­po de diez tra­ba­ja­do­res

ción mi­li­tar es mu­cho más in­ten­si­va en tec­no­lo­gía. Es­to nos apor­ta una po­si­ción pri­vi­le­gia­da por­que, co­mo en mu­chos otros ám­bi­tos apar­te de la au­to­mo­ción, lo que hoy son sis­te­mas muy so­fis­ti­ca­dos ex­clu­si­va­men­te mi­li­ta­res pron­to se­rán ele­men­tos co­mer­cia­les que ve­re­mos co­mo nor­ma­les en apli­ca­cio­nes ci­vi­les.

— To­man­do co­mo ejem­plo un vehícu­lo em­ble­ma de Uro­ve­sa, el Vam­tac, ¿cuál es el re­sul­ta­do de su ob­se­sión por la in­no­va­ción?

—La in­no­va­ción fue al prin­ci­pio fue una ne­ce­si­dad im­pues­ta por nues­tros clien­tes, pe­ro hoy en día es una es­tra­te­gia to­tal­men­te proac­ti­va. So­bre el Vam­tac desa­rro­lla­mos en­tre tres y cua­tro nue­vas ver­sio­nes to­dos los años, y te­ne­mos ya más de se­sen­ta va­rian­tes di­fe­ren­tes.

— Re­cien­te­men­te Uro­ve­sa es­tre­nó sus am­plias ins­ta­la­cio­nes en Val­ga. ¿Hay un an­tes y un des­pués en cuan­to a la ca­pa­ci­dad de pro­duc­ción de la em­pre­sa?

—Sí lo hay y es ló­gi­co. Las ins­ta­la­cio­nes del Po­lí­gono del Tam­bre se re­mon­tan a 1981, y ha­bía cam­bios y me­jo­ras ne­ce­sa­rias que ya no po­día­mos rea­li­zar allí. He­mos tras­la­da­do a Val­ga pro­ce­sos co­mo por ejem­plo la pro­duc­ción más se­ria­da, que re­quie­re es­pa­cios más am­plios, o una ges­tión de lí­neas más fle­xi­co­no­ci­dos mo­der­na y efi­cien­te; to­do ello re­que­ría unas nue­vas ins­ta­la­cio­nes he­chas a me­di­da. Pe­ro tam­bién hu­bo que afron­tar el re­to de adap­tar la for­ma de tra­ba­jar del per­so­nal a esas nue­vas ins­ta­la­cio­nes. Sin em­bar­go, no pres­cin­di­mos de las de San­tia­go, pues­to que allí se si­guen desa­rro­llan­do ac­ti­vi­da­des cla­ve co­mo par­te de la I+D, la in­te­gra­ción de equi­pos es­pe­cia­les o la pro­duc­ción de series cor­tas de gran va­lor aña­di­do, así co­mo to­do lo re­la­cio­na­do con el ser­vi­cio pos­ven­ta.

— ¿Cuá­les son las for­ta­le­zas de Uro­ve­sa pa­ra com­pe­tir y am­pliar año tras año la car­te­ra de clien­tes en mer­ca­dos in­ter­na­cio­na­les tan di­ver­sos?

—Di­ría que la pri­me­ra es el po­si­cio­na­mien­to de pro­duc­to y mar­ca que te­ne­mos. La fa­ma del pro­duc­to es muy bue­na y ca­si to­dos nues­tros clien­tes re­pi­ten por­que el re­sul­ta­do de uso es muy sa­tis­fac­to­rio. Por otra par­te, la mar­ca ya es una re­fe­ren­cia en nues­tro sec­tor y, a pe­sar de que so­mos un po­co des- pa­ra el pú­bli­co en ge­ne­ral, los clien­tes in­ter­na­cio­nal­men­te nos co­no­cen, nos lla­man a par­ti­ci­par en los con­cur­sos de com­pra y nos con­si­de­ran co­mo una op­ción muy com­pe­ti­ti­va pa­ra sus pro­yec­tos de ad­qui­si­ción. Por otra par­te, de­bi­do a nues­tra di­men­sión no po­de­mos es­tar pre­sen­tes en to­dos los mer­ca­dos de una for­ma glo­bal, y por ello pa­ra no­so­tros es muy im­por­tan­te una co­rrec­ta se­lec­ción de los mis­mos, va­lo­ran­do las po­si­bi­li­da­des de éxi­to an­te los pro­yec­tos que se ma­ne­jan en ca­da país. Y, fi­nal­men­te, es cla­ve una bue­na se­lec­ción de los agen­tes y re­pre­sen­tan­tes, pues ellos son los que en el día a día de­fien­den nues­tros pro­duc­tos y es­tán en con­tac­to con los clien­tes fi­na­les.

— ¿La in­ter­na­cio­na­li­za­ción ha per­mi­ti­do a Uro­ve­sa re­sis­tir bien la cri­sis eco­nó­mi­ca?

—In­du­da­ble­men­te, nos ayu­dó a re­sis­tir me­jor y a no ne­ce­si­tar ha­cer ajus­tes drás­ti­cos en nues­tra es­truc­tu­ra en los mo­men­tos más di­fí­ci­les de la cri­sis. Así, cuan­do la de­man­da in­ter­na ba­jó tan­to, fue­ron áreas geo­grá­fi­cas co­mo el sud­es­te asiá­ti­co o Áfri­ca las que ti­ra­ron de la de­man­da. Pa­ra no­so­tros se tra­ta de una es­tra­te­gia cla­ve hoy en día, pe­ro ya apos­ta­mos de­ci­di­da­men­te por sa­lir al ex­te­rior a fi­na­les de los 90, por­que eso nos per- mi­tía se­guir cre­cien­do y di­ver­si­fi­car clien­tes, mer­ca­dos y, en de­fi­ni­ti­va, evi­tar ries­gos.

— ¿Cuá­les son las ex­pec­ta­ti­vas de cre­ci­mien­to de la em­pre­sa a me­dio pla­zo?

—Que­re­mos dar un sal­to cua­li­ta­ti­vo en los pró­xi­mos años, y con­ver­tir Uro­ve­sa en em­pre­sa de re­fe­ren­cia a ni­vel mun­dial au­men­tan­do nues­tra pre­sen­cia en mer­ca­dos es­tra­té­gi­cos. Es fun­da­men­tal no so­lo la evo­lu­ción de nues­tros pro­duc­tos ac­tua­les, sino tam­bién el desa­rro­llo de nue­vas lí­neas que nos si­túen a la van­guar­dia tec­no­ló­gi­ca y que nos per­mi­tan ga­ran­ti­zar la sos­te­ni­bi­li­dad de la em­pre­sa en los pró­xi­mos años. Pa­ra ello, es­ti­ma­mos que la fac­tu­ra­ción me­dia de­be­ría ron­dar los 60 mi­llo­nes de eu­ros, y el por­cen­ta­je de ex­por­ta­ción de­be­ría al­can­zar una me­dia del 70 % de nues­tra ac­ti­vi­dad.

— ¿Cree que, con ca­rác­ter ge­ne­ral, hay mo­ti­vos pa­ra pen­sar que Es­pa­ña es­tá su­peran­do la cri­sis eco­nó­mi­ca?

—Creo que ya es­tá arran­can­do. Las em­pre­sas han he­cho, en ge­ne­ral, los de­be­res y han sa­bi­do adap­tar­se a las nue­vas re­glas de jue­go, que tras la cri­sis son di­fe­ren­tes en mu­chos sec­to­res. Pe­ro aun así creo que de­be­mos ser cau­tos en cuan­to a las pre­vi­sio­nes y al rit­mo de cre­ci­mien­to, por­que hay mu­chos fac­to­res exó­ge­nos que pue­den ge­ne­rar in­cer­ti­dum­bre y al­te­rar la ve­lo­ci­dad a la que evo­lu­cio­na nues­tra eco­no­mía, co­mo el pre­cio del pe­tró­leo, las nue­vas po­lí­ti­cas que asu­ma el go­bierno de Es­ta­dos Uni­dos o las con­se­cuen­cias del Bre­xit.

— ¿Es op­ti­mis­ta so­bre la su­pera­ción de erro­res del pa­sa­do?

—To­dos de­be­mos asu­mir que el con­tex­to eco­nó­mi­co cam­bió y que no vol­ve­rá a ser lo que era a mu­chos ni­ve­les. Si que­re­mos re­cu­pe­rar la fuer­za de nues­tro sis­te­ma so­cial y de bie­nes­tar, necesitamos ge­ne­rar re­cur­sos pa­ra ello, crean­do em­pleo más es­ta­ble. Y es­to, en mi opi­nión, se de­be ha­cer evo­lu­cio­nan­do ha­cia un mo­de­lo eco­nó­mi­co que re­cu­pe­re el pe­so es­pe­cí­fi­co de la in­dus­tria y la in­ver­sión pro­duc­ti­va, que ge­ne­ran em­pleo con efec­tos mul­ti­pli­ca­do­res mu­cho más in­ten­sos que el sec­tor ser­vi­cios.

«La in­ter­na­cio­na­li­za­ción nos ayu­dó a re­sis­tir me­jor la cri­sis»

«El mo­de­lo eco­nó­mi­co de­be re­cu­pe­rar el pe­so de la in­dus­tria»

FOTO ÁLVARO BALLESTEROS

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.