Pro­ta­go­nis­tas

Da­vid y Brais Ló­pez son pa­dre e hi­jo y tra­ba­jan jun­tos en Pro­tec­ción Ci­vil de A Rúa

La Voz de Galicia (Ourense) - - La Voz De Ourense - MA­RÍA COBAS O BAR­CO / LA VOZ

Ha­ce ya 25 años que en A Rúa de Val­deo­rras echa­ba a an­dar Pro­tec­ción Ci­vil. Es la más an­ti­gua de la co­mar­ca, y to­da­vía si­gue en ac­ti­vo. Y go­zan­do de bue­na sa­lud. En aquel 1991 Da­vid Ló­pez No­guei­ra fue uno de los fun­da­do­res de una agru­pa­ción de vo­lun­ta­rios de la que du­ran­te mu­cho tiem­po fue el má­xi­mo res­pon­sa­ble y de la que si­gue for­man­do par­te. «Em­pe­cei co­mo res­pon­sa­ble, pe­ro non ti­ña nin va­ca­cións e aca­bei de­le­gan­do... Ago­ra axu­do no que po­do, son vo­lun­ta­rio de ba­se e xe­fe de ser­vi­zo can­do imos por aí a al­gun­ha cou­sa», ex­pli­ca Ló­pez No­guei­ra, que es­tá con­tan­do los días pa­ra cum­plir los 60. La de A Rúa fue la pri­me­ra agru­pa­ción de la zo­na, y «a quin­ta ou a sex­ta de Ou­ren­se», apos­ti­lla.

Di­ce que es una la­bor al­truis­ta que no tie­ne ho­ra­rio. «Igual te cha­man pa­ra un ac­ci­den­te que pa­ra un in­cen­dio, ou pa­ra axu­dar na ca­bal­ga­ta de Reis ou nun­ha ca­rrei­ra de atletismo», ex­pli­ca. Re­co­no­ce que es al­go can­sa­do, pe­ro que nun­ca ha pen­san­do en aban­do­nar. «Si­go por­que me gus­ta», di­ce. Ase­gu­ra que ani­ma a se­guir co­la­bo­ran­do de ma­ne­ra al­truis­ta ver có­mo hay gen­te que agra­de­ce ese es­fuer­zo. Es, ase­gu­ra, sin du­da la me­jor par­te de la la­bor de vo­lun­ta­rio. ¿La peor? Pues pre­ci­sa­men­te el la­do con­tra­rio, se­ña­la. Y se ex­pli­ca: «Moi­tas ve­ces non cho agra­de­cen, é in­gra­to; e ás ve­ces in­clu­so hai xen­te que che ri­fa».

En 25 años tam­bién ha ha­bi­do tiem­po pa­ra los sus­tos. Los in­cen­dios son el mo­men­to más com­pli­ca­do. «Nun lu­me, hai que es­tar nel, so­bre to­do de noi­te e ta­mén os ac­ci­den­tes de co­ches, ves xen­te fe­ri­da [sus­pi­ra]... Pe­ro un­has cou­sas lé­van­se con ou­tras, e des­pois ta­mén imos á Fes­ta da Fre­ba e á Fes­ta do Co­di­llo», se­ña­la. Ló­pez No­guei­ra tam­bién ate­so­ra años de ex­pe­rien­cia en los in­cen­dios fo­res­ta­les. «Aten­día­mos os mon­tes, can­do ha­bía a Man­co­mu­ni­da­de de Val­deo­rras, ti­ña­mos un ser­vi­zo de vi­xi­lan­cia dos mon­tes pa­ra os in­cen­dios. O que fan os mi­li­ta­res ago­ra, fa­ciá­mo­lo nós. Eles co­bran­do e nós sen co­brar; pa­gá­ban­nos os qui­ló­me­tros, xa me­nos mal», re­cuer­da.

Un gru­po gran­de

Tam­bién se for­ma­ban co­mo so­co­rris­tas, has­ta el pun­to que en la agru­pa­ción lle­gó a ha­ber cua­tro, que rea­li­za­ban ser­vi­cios en las pla­yas flu­via­les de A Vei­ga y Via­na. Eran otros tiem­pos, cuan­do en el res­to de con­ce­llos no ha­bía agru­pa­cio­nes de vo­lun­ta­rios. Des­pués se fue­ron crean­do, y el ra­dio de ac­ción se fue ha­cien­do más pe­que­ño has­ta que­dar­se en el ám­bi­to mu­ni­ci­pal, aun­que co­la­bo­ran con otras agru­pa­cio­nes y van a otros con­ce­llos cuan­do así se les re­quie­re.

En 25 años han ido cre­cien­do, y tam­bién men­guan­do. «Em­pe­za­mos 10 ou 12, che­ga­mos a ser 40 e ago­ra an­da­mos so­bre 20», di­ce Da­vid Ló­pez. Han te­ni­do in­cor­po­ra­cio­nes en los úl­ti­mos tiem­pos, aun­que el ma­yor se­ña­la que no es fá­cil in­vo­lu­crar a los más jó­ve­nes. «A xen­te no­va non se me­te por­que to­dos van pola moe­da, e aquí non se co­bra», re­mar­ca. Co­mo mu­cho, se­ña­la, te in­vi­tan a ce­nar en al­gu­nos even­tos, o las agru­pa­cio­nes que or­ga­ni­zan ac­tos te re­ga­lan una ca­mi­se­ta. «Que ta­mén se agra­de­ce, cla­ro», se­ña­la Da­vid.

Han cam­bia­do tam­bién los me­dios. «Em­pe­za­mos cun Land Ro­ver ma­rrón, do Con­ce­llo, e ago­ra te­mos dous vehícu­los, e ma­te­rial... Ago­ra a cou­sa vai me­llor, non co­mo an­tes», di­ce. Lo bueno de for­mar par­te del gru­po es que ac­ce­des a cur­sos for­ma­ti­vos que des­pués pue­den ser­vir pa­ra dar el sal­to a otros tra­ba­jos. «Dos ca­tro so­co­rris­tas, des­pois al­gúns em­pre­gá­ron­se en pis­ci­nas, ou­tro é po­li­cía na­cio­nal, ou­tro bom­bei­ro... Fa­ce­mos cur­si­llos e sem­pre se per­fec­cio­nan; e se po­den me­ter­se a tra­ba­llar nos si­tios, me­llor», ex­pli­ca Ló­pez No­guei­ra.

Des­de pe­que­ño

Mu­chas de esas ho­ras de ser­vi­cio vo­lun­ta­rio, Da­vid las pa­sa con su hi­jo. Brais Ló­pez Ba­tis­ta for­ma par­te de Pro­tec­ción Ci­vil des­de que re­cuer­da. «Yo me me­tí por­que mi pa­dre y mi her­mano iban siempre —di­ce—. Yo lle­va­ré 17 años yen­do, des­de que ten­go

me­mo­ria siempre, y creo que an­tes ya me lle­va­ban», se­ña­la. Le gus­ta lo que ha­ce y siempre que le avi­san y pue­de, va. «Me lla­ma la aten­ción ayu­dar al per­so­nal en ac­ci­den­tes, in­cen­dios... Siempre me gus­tó, me gus­ta ir», cuen­ta. Coin­ci­de con su pa­dre a la ho­ra de se­ña­lar lo bueno y lo ma­lo de ser vo­lun­ta­rio. «Me gus­ta tam­bién co­la­bo­rar con los bom­be­ros cuan­do hay co­sas así, co­mo soy más jo­ven ten­go más agi­li­dad y más ga­nas de ha­cer co­sas, él ya con su edad ya no lo lla­man tan­to pa­ra los ac­ci­den­tes», se­ña­la. In­ter­ce­de el pa­dre en­ton­ces pa­ra de­fen­der la va­li­dez de la ex­pe­rien­cia. «A ex­pe­rien­cia ta­mén va­le, so­bre to­do pa­ra a pro­tec­ción. Os máis no­vos son máis de ti­rar­se, e nós di­ci­mos, quie­tos, hai que fa­cer is­to, o ou­tro e o ou­tro... So­mos máis cau­tos», se­ña­la.

LOLITA VÁZ­QUEZ

Da­vid y Brais García pa­san mu­chas ho­ras jun­tos ves­ti­dos con el uni­for­me na­ran­ja.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.