Los Án­ge­les del In­fierno: una vi­da de­ma­sia­do al mar­gen de la ley

La des­ar­ti­cu­la­ción de una ban­da de mo­te­ros for­ma­da por ga­lle­gos po­ne ba­jo el fo­co a es­ta tri­bu na­ci­da en EE. UU.

La Voz de Galicia (Ourense) - - Portada - LAURA G. DEL VA­LLE

«Y ahí es­ta­ban ellos, un gru­po de per­so­nas con sus pro­pias nor­mas ba­sa­das en el ho­nor, el res­pe­to mu­tuo y la dis­ci­pli­na». El que fue pre­si­den­te de una de sus di­vi­sio­nes, Geor­ge Ch­ris­tie, ex­pli­ca­ba así la atrac­ción que mu­chos adep­tos a los Án­ge­les del In­fierno sien­ten por una ban­da que el De­par­ta­men­to de Jus­ti­cia de Es­ta­dos Uni­dos con­si­de­ra una or­ga­ni­za­ción cri­mi­nal y que en Es­pa­ña lle­va ya un nu­tri­do gru­po de de­te­ni­dos. Los úl­ti­mos, dos ga­lle­gos per­te­ne­cien­tes al ca­pí­tu­lo del nor­te del gru­po Hells An­gels Mc Spain, impu­tados en­tre otros de­li­tos por trá­fi­co de dro­gas, ex­tor­sio­nes, coac­cio­nes, te­nen­cia ilí­ci­ta de ar­mas y hur­to.

No es la pri­me­ra vez que una sub­di­vi­sión de es­tos mo­te­ros ala­dos de­ja hue­lla en la co­mu­ni­dad en for­ma de bo­fe­ta­da a la ley. En sep­tiem­bre del 2013, la Policía Na­cio­nal arres­tó en Pon­te­ve­dra a cua­tro in­te­gran­tes de los Án­ge­les del In­fierno ca­na­dien­ses y dos es­pa­ño­les que iban a ope­rar des­de Ga­li­cia. Ha­bían fle­ta­do un ve­le­ro que trans­por­tó des­de Co­lom­bia 500 ki­los de dro­ga des­em­bar­ca­da en el li­to­ral ga­lle­go y cu­yo des­tino era Ma­drid.

Si se atien­de a los orí­ge­nes de es­ta tri­bu, que en la ac­tua­li­dad tie­ne más de 230 sub­di­vi­sio­nes re­par­ti­das por el mun­do, uno no se ex­pli­ca qué ha­ce una ban­da co­mo esa en un si­tio co­mo es­te. Los Án­ge­les del In­fierno na­cen al ca- lor de la euforia alia­da tras la vic­to­ria en la Se­gun­da Gue­rra Mun­dial. Co­rría el año 1948 y un gru­po na­da es­ca­so de mi­li­ta­res bus­ca­ban en Fon­ta­na (Ca­li­for­nia) la an­he­la­da adre­na­li­na vi­vi­da en el cam­po de ba­ta­lla. La desa­zón de vol­ver a una vi­da ru­ti­na­ria y ca­ren­te de emo­ción, —su­ma­da a los ba­jos pre­cios de las mo­tos, por los ma­te­ria­les so­bran­tes de la gue­rra— mo­ti­vó a mu­chos de ellos a unir­se a un gru­po cu­yo leit­mo­tiv eran la di­ver­sión, las cur­vas y una li­ber­tad na­da bien en­ten­di­da que, has­ta el día de hoy, han de­ja­do su­ce­sos tan san­grien­tos co­mo el ocu­rri­do en un con­cier­to de los Ro­lling Sto­nes en Al­ta­mont (Ca­li­for­nia) en 1969. Esa no­che uno de los miem­bros de es­tos án­ge­les de los ba­jos fondos apu­ña­ló a Me­re­dith Hun­ter —un afro­ame­ri­cano que avan­za­ba ha­cia el es­ce­na­rio con una pis­to­la—, cau­sán­do­le la muer­te. De fon­do so­na­ba Un­der My Thumb.

La con­tra­cul­tu­ra mo­te­ra se ha de­fen­di­do en in­nu­me­ra­bles oca­sio­nes de unos ata­ques que con­si­de­ran des­me­di­dos. De he­cho, su le­ma, «Cuan­do ha­ce­mos el bien na­die se acuer­da de no­so­tros, cuan­do ha­ce­mos el mal na­die lo ol­vi­da», es to­da una de­cla­ra­ción de in­ten­cio­nes. Tam­bién lo es la de aque­llos que re­cha­zan el 1 %, un dis­tin­ti­vo que por­tan quie­nes abier­ta­men­te ma­ni­fies­tan es­tar en con­tra del sis­te­ma y que par­te de unas re­yer­tas ocu­rri­das en Ca­li­for­nia. In­ci­den­tes por los que el en­ton­ces pre­si­den­te de la Aso­cia­ción Ame­ri­ca­na de Mo­to­ris­tas tu­vo que sa­lir en de­fen­sa «del 99 % de los mo­to­ris­tas ame­ri­ca­nos que son ho­nes­tos».

A pe­sar de que la Guar­dia Ci­vil reconocía en el 2014 que «no son más de cin­co las bandas asen­ta­das en Es­pa­ña que son real­men­te pe­li­gro­sas», el Mi­nis­te­rio del In­te­rior tie­ne el ojo pues­to en más de 80. Eu­ro­pol ha ad­ver­ti­do de que el nú­me­ro de es­tos «clu­bes mo­to­ris­tas» ha au­men­ta­do en Eu­ro­pa «a un rit­mo sig­ni­fi­ca­ti­vo des­de el 2010». Pe­ro el he­cho de po­seer una Har­ley Da­vid­son no sig­ni­fi­ca te­ner que for­mar par­te de uno de es­tos gru­pos cri­mi­na­les. Al con­tra­rio, es­tos son una ex­cep­ción. Es­tas bandas mi­no­ri­ta­rias que se asien­tan en la geo­gra­fía es­pa­ño­la pro­ce­den fun­da­men­tal­men­te de Ale­ma­nia, el Reino Uni­do o Es­ta­dos Uni­dos. Así, una vez lle­gan a Es­pa­ña van ab­sor­bien­do gru­pos pe­que­ños de ori­gen es­pa­ñol.

Las au­to­ri­da­des han cons­ta­ta­do que Es­pa­ña se ha eri­gi­do co­mo un mer­ca­do es­tra­té­gi­co a la ho­ra de crear ru­tas de trá­fi­co de dro­gas y se­res hu­ma­nos. Por eso se pu­so en mar­cha la ope­ra­ción Tri­ci­clo ha­ce más de un año, gra­cias a la cual se pu­do de­te­ner el fin de se­ma­na a ocho per­so­nas vin­cu­la­das a los Án­ge­les del In­fierno. Es­te dis­po­si­ti­vo se ini­ció con una in­ves­ti­ga­ción por pre­sun­to trá­fi­co de dro­gas a per­so­nas re­la­cio­na­das con el mun­do de las mo­tos.

Es­pa­ña es pun­to es­tra­té­gi­co pa­ra es­ta ban­da a la ho­ra de crear ru­tas de trá­fi­co de dro­gas y per­so­nas

EFE

Fo­to de ar­chi­vo de miem­bros de los Án­ge­les del In­fierno de una sub­di­vi­sión es­pa­ño­la.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.