Un jo­ven que tie­ne un hi­jo con una mu­jer de Vi­mian­zo

Red­ji­mi, tam­bién ar­ge­lino, vi­vía en Tu­fións, Ce­rei­xo

La Voz de Galicia (Ourense) - - A Fondo - PATRICIA BLAN­CO

Ha­ce tres años que el ar­ge­lino Ab­del­ka­der Red­ji­mi se em­pa­dro­nó en la pe­que­ña lo­ca­li­dad de Tu­fións (202 ha­bi­tan­tes), en la pa­rro­quia vi­mian­ce­sa de Ce­rei­xo. Ayer, el nú­me­ro 85 de es­te tran­qui­lo lu­gar fue to­ma­do por las fuer­zas de se­gu­ri­dad des­de pri­me­ra ho­ra de la ma­ña­na, pa­ra sor­pre­sa de los ve­ci­nos y tam­bién de mu­chos con­duc­to­res, de­bi­do al am­plio dis­po­si­ti­vo des­ple­ga­do an­te la vi­vien­da uni­fa­mi­liar si­tua­da jus­to al la­do de la ca­rre­te­ra. La no­ti­cia de la de­ten­ción de Red­ji­mi —Ka­der, co­mo lo co­no­cían en el en­torno— por su pre­sun­ta vin­cu­la­ción a una red de cap­ta­ción de yiha­dis­tas y adoc­tri­na­mien­to en­se­gui­da se ex­pan­dió en la zo­na. El jo­ven, de 33 años, ha­bía uni­do su vi­da tiem­po atrás a la de una vi­mian­ce­sa, con la que re­si­día en Tu­fións.

En el mis­mo ho­gar vi­ven dos chi­cas de unos 15 y 17 años, hi­jas de una re­la­ción an­te­rior de la mu­jer, y un pe­que­ño de 13 me­ses que Ab­del­ka­der y su pa­re­ja tu­vie­ron en co­mún, así co­mo la ma­dre de la jo­ven y una tía abue­la de es­ta úl­ti­ma (tía de la ma­dre), ya de avan­za­da edad. Se­gún pu­do sa­ber­se, se es­ta­ba tra­mi­tan­do ade­más el per­mi­so de re­si­den­cia y em­pa­dro­na­mien­to, en es­ta mis­ma vi­vien­da, pa­ra un her­mano de Ab­del­ka­der. Así lo ex­pli­có el re­gi­dor vi­mian­cés, Ma­nuel An­te­lo, que ayer se des­pla­zó a Tu­fións du­ran­te el ope­ra­ti­vo y que pos­te­rior­men­te ac­ce­dió a la vi­vien­da pa­ra po­ner a dis­po­si­ción de la fa­mi­lia, en la me­di­da de lo po­si­ble, la ayu­da de los ser­vi­cios so­cia­les mu­ni­ci­pa­les. Lo hi­zo una vez que las fuer­zas de se­gu­ri­dad aban­do­na­ron la zo­na, des­pués de la sa­li­da del jo­ven ar­ge­lino pa­sa­das las do­ce de la ma­ña­na. Tras un bre­ve pa­so por el cuar­tel de Vi­mian­zo, Red­ji­mi fue tras­la­da­do di­rec­ta­men­te a Ma­drid, se­gún pu­do co­no­cer­se.

En las pes­qui­sas de las fuer­zas de se­gu­ri­dad se re­qui­rió ser­vi­cio de tra­duc­ción. Por otra par­te, y en prin­ci­pio, en la vi­vien­da no se ha­lla­ron ni ex­plo­si­vos ni tam­po­co ar­mas. Así se lo co­mu­ni­có el co­ro­nel de la Guar­dia Ci­vil al al­cal­de. Úl­ti­ma­men­te, el jo­ven Ab­del­ka­der ha­bía tra­ba­ja­do en una ex­plo­ta­ción ga­na­de­ra mu­xia­na y, más re­cien­te­men­te aún, en una em­pre­sa ma­de­re­ra ra­di­ca­da en Fis­te­rra.

El ope­ra­ti­vo, ini­cia­do so­bre las seis de la ma­ña­na, sor­pren­dió a la fa­mi­lia. Pen­sa­ron in­clu­so que se tra­ta­ba de un ro­bo, de­bi­do a que los agen­tes echa­ron la puer­ta aba­jo, se­gún le ex­pli­ca­ron al re­gi­dor. Una vez que las fuer­zas de se­gu­ri­dad se fue­ron, la ma­dre de la pa­re­ja de Red­ji­mi rehu­só dar de­ta­lles. Ner­vio­sa, di­jo que aún in­ten­ta­ban asu­mir lo su­ce­di­do y la in­for­ma­ción que se les ha­bía fa­ci­li­ta­do so­bre la ope­ra­ción. La com­pa­ñe­ra del ar­ge­lino, por su par­te, acu­dió con una de sus hi­jas al cuar­tel vi­mian­cés, don­de le to­ma­ron de­cla­ra­ción. A su sa­li­da, re­cha­zó ha­blar.

La no­ti­cia cau­só es­tu­por en la lo­ca­li­dad, en la que los ve­ci­nos tie­nen muy bue­nas pa­la­bras pa­ra los re­si­den­tes en es­ta ca­sa, por hon­ra­dos y tra­ba­ja­do­res, e in­clu­so tam­bién pa­ra el jo­ven aho­ra de­te­ni­do, del que al­gu­nos re­se­ñan un ca­rác­ter afa­ble. Al igual que Ri­car­do Pé­rez, pre­si­den­te de la en­ti­dad ve­ci­nal, tam­bién el re­gi­dor Ma­nuel An­te­lo, se de­cla­ró sor­pren­di­do: «Vi­mian­zo é un po­bo tran­qui­lo». In­ci­dió en que en el mu­ni­ci­pio no hay una po­bla­ción ára­be im­por­tan­te y que aque­llos que hay es­tán in­te­gra­dos, vin­cu­la­dos con los mer­ca­dos am­bu­lan­tes e in­clu­so con ayu­das por par­te del Con­ce­llo y oe­ne­gés, por lo que lan­zó un men­sa­je tran­qui­li­za­dor a los re­si­den­tes. Sin em­bar­go, las fuer­zas de se­gu­ri­dad ya ve­nían sos­pe­chan­do de al­gu­nas de sus ac­ti­vi­da­des e in­clu­so fue de­te­ni­do por un ro­bo.

El de­te­ni­do, en su fo­to de Fa­ce­book.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.