Ar­ge­lino, tra­ba­ja­dor en el mon­te y nue­vo en Ar­tei­xo

Ter­gou tie­ne 33 años y re­si­día con otro ma­gre­bí

La Voz de Galicia (Ourense) - - A Fondo - EMILIANO MOUZO

Ni la per­so­na que vi­vía con el ar­ge­lino Ab­del­ka­rim Ter­gou, de 33 años, de­te­ni­do ayer en Ar­tei­xo, se ima­gi­na­ba que su com­pa­ñe­ro de pi­so pu­die­se es­tar in­vo­lu­cra­do en la su­pues­ta in­tro­duc­ción y cap­ta­ción en Es­pa­ña de te­rro­ris­tas des­ti­na­dos a for­mar par­te del Es­ta­do Is­lá­mi­co, gru­po te­rro­ris­ta de na­tu­ra­le­za fun­da­men­ta­lis­ta yiha­dis­ta.

El asal­to a la vi­vien­da, el 1.º B del 253 de la ave­ni­da de Fi­nis­te­rre, en la lo­ca­li­dad ar­tei­xa­na de Can­da­me, tu­vo lu­gar so­bre las seis de la ma­ña­na. «Me en­te­ré por el rui­do que hi­cie­ron al re­ven­tar la puer­ta», con­tó F. B., el com­pa­ñe­ro del arres­ta­do, arren­da­dor del pi­so y tam­bién ma­gre­bí. «Cuan­do me le­van­té y vi tan­tos po­li­cías co­gí mu­cho mie­do. No sa­bía lo que es­ta­ba pa­san­do. Me que­dé fli­pan­do y aún aho­ra —cua­tro ho­ras des­pués de la en­tra­da— con­ti­núo muy ner­vio­so».

Pe­ro a él so­la­men­te le man­da­ron en­trar en la ha­bi­ta­ción y pro­ce­die­ron a su iden­ti­fi­ca­ción. «Los po­li­cías —en es­te ca­so guar­dias ci­vi­les— ya co­gie­ron a Ab­del­ka­rim y em­pe­za­ron a re­gis­trar to­da la ca­sa. A mí me man­da­ron ves­tir­me y ba­jar a la ca­lle». So­bre las nue­ve y me­dia de la ma­ña­na los agen­tes de la Uni­dad Cen­tral Es­pe­cial 2 «ya sa­lie­ron del pi­so con mi com­pa­ñe­ro es­po­sa­do y al­go les oí que te­nía que ver con el Es­ta­do Is­lá­mi­co».

Sin em­bar­go, F. B. no cree que su con­ve­cino «pue­da an­dar con esas co­sas. Nun­ca le vi ha­cer na­da ra­ro en ca­sa, ni tan si­quie­ra le oí con­ver­sa­cio­nes te­le­fó­ni­cas más allá de las nor­ma­les. No me creo que es­té me­ti­do en ese mun­do», sub­ra­yó el hom­bre. Des­cri­be a Ab­del­ka­rim Ter­gou co­mo una per­so­na nor­mal que tra­ba­ja­ba pa­ra él en el mon­te —su­pues­ta­men­te ha­cien­do des­bro­ces— «y ha­cía las co­sas bien», di­jo. Los agen­tes que par­ti­ci­pa­ron en el am­plio dis­po­si­ti­vo re­co­rrie­ron to­do el pi­so y se lle­va­ron de la vi­vien­da va­rias ca­jas: «Co­gie­ron mu­chas co­sas, so­bre to­do del cuar­to de Ab­del­ka­rim, in­clu­so creo que le lle­va­ron el or­de­na­dor», acla­ró F. B. Ya con el arres­ta­do y con la do­cu­men­ta­ción re­qui­sa­da en los vehícu­los, el ope­ra­ti­vo se des­mon­tó. Pa­ra la sa­li­da de los co­ches po­li­cia­les fue ne­ce­sa­rio cor­tar la ave­ni­da de Fi­nis­te­rre an­te la cu­rio­si­dad y la sor­pre­sa de con­duc­to­res y ve­ci­nos de la zo­na.

«Mi ma­ri­do sa­lió al re­llano y lo pa­ra­ron»

Con es­tu­por vi­vie­ron los ve­ci­nos del edi­fi­cio el asal­to de la Guar­dia Ci­vil al 1.º B de su in­mue­ble. «Es­tá­ba­mos dur­mien­do y es­cu­cha­mos un fuer­te es­truen­do, se­co, co­mo una bom­ba, y nos des­per­tó», con­tó una de las re­si­den­tes en el edi­fi­cio. Tan­to ella co­mo su fa­mi­lia cre­ye­ron que se ha­bía caí­do un ar­ma­rio.

«Mi ma­ri­do mi­ró por la mi­ri­lla y vio luz y ha­bía rui­do. Sa­lió al re­llano y ba­jó has­ta ca­si el pi­so don­de vi­vía el que se lle­va­ron. Pe­ro se en­con­tró con los guar­dias con pa­sa­mon­ta­ñas y con ar­mas. Se que­dó de pie­dra», di­jo la mu­jer. Los agen­tes ya no le de­ja­ron dar un pa­so más a su es­po­so: «Por se­ñas le in­vi­ta­ron a su­bir y a que se me­tie­se en ca­sa».

Tan­to es­ta ve­ci­na co­mo las otras per­so­nas que re­si­den en las de­más vi­vien­das coin­ci­den en se­ña­lar que prác­ti­ca­men­te no co­no­cían a las per­so­nas que vi­vían en el pi­so asal­ta­do por los guar­dias: «De do­ce pro­pie­ta­rios que so­mos aquí so­lo vi­vi­mos unos tres. Los de­más pi­sos es­tán al­qui­la­dos y cam­bian de in­qui­li­nos ca­da po­co tiem­po», ma­ni­fes­ta­ron. Tam­bién se­ña­la­ron que en la ca­sa re­gis­tra­da «no se pro­du­cían rui­dos ni na­da que lle­va­se a sos­pe­char al­go anor­mal». Has­ta la vi­vien­da re­gis­tra­da tam­bién se acer­có el ti­tu­lar de la ca­sa, F. P. M. El hom­bre no sa­lía de su asom­bro. Subió a su pi­so y allí es­tu­vo ha­blan­do con los agen­tes de guar­dia y con su in­qui­lino. Com­pro­bó que el tra­ba­jo de la Guar­dia Ci­vil se ha­bía he­cho a con­cien­cia «por­que has­ta nin re­ben­ta­ron a por­ta», con­tó. Tras la de­ten­ción, F. P. M. in­di­có so­bre el arres­ta­do: «Vi­vía no meu pi­so pe­ro eu a quen llo ti­ña alu­ga­do, des­de ou­tu­bro, era ao seu com­pa­ñei­ro». Aun­que al prin­ci­pio di­jo que ni sa­bía que es­ta­ba en su ca­sa, fi­nal­men­te el ti­tu­lar sí re­co­no­ció que co­no­cía a los dos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.