Qué guay es ha­blar de Fi­del y no del ti­rano Cas­tro

La Voz de Galicia (Ourense) - - Opinión - Gon­za­lo Ba­re­ño

Le­yen­do los ti­tu­la­res de los pe­rió­di­cos es­pa­ño­les y las de­cla­ra­cio­nes po­lí­ti­cas a raíz de la muer­te de Fi­del Cas­tro, uno lle­ga­ría a la con­clu­sión de que hay una ma­yo­ría de me­dios y par­ti­dos que sim­pa­ti­zan con el co­mu­nis­mo es­ta­li­nis­ta. No sor­pren­de que quie­nes ya pro­cla­ma­ban su ad­mi­ra­ción por re­gí­me­nes de ins­pi­ra­ción cas­tris­ta ha­gan pa­ne­gí­ri­cos ver­gon­zan­tes. Lo que asom­bra es la ti­bie­za y la com­pli­ci­dad ra­ya­na en co­le­gueo con la que la ma­yo­ría de me­dios y par­ti­dos han tra­ta­do esa muer­te. Lo guay es lla­mar «Fi­del» al ti­rano, co­mo si uno lo co­no­cie­ra de to­da la vi­da, o ha­blar del «co­man­dan­te» pa­ra re­fe­rir­se en tono lí­ri­co al hom­bre que ins­tau­ró la dic­ta­du­ra más lar­ga del pla­ne­ta tras la de Co­rea del Nor­te. Cas­tro com­par­te por cier­to con Kim Il-sung el mé­ri­to de ins­ti­tuir el ho­rror to­tal de la ti­ra­nía he­re­di­ta­ria.

De­cep­cio­na, por ejem­plo, que Ra­joy des­ta­que so­lo el «ca­la­do his­tó­ri­co» de Cas­tro, al­go que cua­dra lo mis­mo pa­ra Ken­nedy que pa­ra Hitler, Sta­lin o Gand­hi. O que el Go­bierno se­ña­le que «mar­có un pun­to de in­fle­xión en el de­ve­nir del país», sin acla­rar si bueno o ma­lo, y sin alu­dir a la ne­ce­si­dad de de­mo­cra­ti­zar Cu­ba. O que has­ta los co­rres­pon­sa­les de la te­le­vi­sión pú­bli­ca es­pa­ño­la pa­rez­can a pun­to de llo­rar de emo­ción.

Ha­ce 25 años via­jé yo a Cu­ba con res­col­dos del en­tu­sias­mo ju­ve­nil que me lle­vó a te­ner la fo­to­gra­fía de Che Gue­va­ra en mi car­pe­ta es­co­lar. Los pa­los ca­ye­ron pron­to del som­bra­jo. Vi mi­se­ria y es­tra­per­lo. Uno de los ma­yo­res tó­pi­cos es que Cas­tro aca­bó con un ré­gi­men que con­vir­tió Cu­ba en un ca­sino y un cen­tro de pros­ti­tu­ción. Lo cier­to es que, mien­tras los cu­ba­nos su­fren in­fi­ni­tas pri­va­cio­nes, Cas­tro ins­tau­ró un par­que de atrac­cio­nes co­mu­nis­ta pa­ra tu­ris­tas que ti­ran a la ba­su­ra can­ti­da­des obs­ce­nas de co­mi­da en ho­te­les en los que se pros­ti­tu­yen mu­je­res ca­si ado­les­cen­tes. Re­cuer­do en­con­trar­me con un fa­mo­so pe­rio­dis­ta es­pa­ñol que siem­pre ha­bla bien de Cu­ba co­mien­do lan­gos­tas en la man­sión Du­pont.

Los vi­si­tan­tes to­man mo­ji­tos en la Bo­de­gui­ta o dai­qui­ris en el Flo­ri­di­ta a pre­cios que su­po­nen el suel­do de un mes pa­ra un cu­bano y vuel­ven a sus paí­ses can­tan­do ma­ra­vi­llas de la Cu­ba cas­tris­ta. Cí­ni­cos que ala­ban la be­lle­za de­ca­den­te de esa Ha­ba­na en rui­nas que en al­gu­nas zo­nas, cuan­do yo la vi­si­té, pa­re­cía Sa­ra­je­vo bom­bar­dea­da, aun­que la úni­ca bom­ba que allí ca­yó fue la re­vo­lu­ción cas­tris­ta. Los mis­mos que ase­gu­ran que el apo­yo de los cu­ba­nos a Cas­tro se de­mues­tra en el buen hu­mor que man­tie­nen pe­se sus pe­nu­rias, co­mo si reír o bai­lar su­pu­sie­ra un ac­to de ad­he­sión. Ese Cas­tro que fas­ci­na tan­to en Es­pa­ña es el mis­mo que re­pri­mió a los ho­mo­se­xua­les, la­mi­nó la li­ber­tad de ex­pre­sión y en­car­ce­ló o fu­si­ló al di­si­den­te. Pe­ro a la ho­ra de su muer­te, la prio­ri­dad no es esa, sino re­pe­tir has­ta la náu­sea el nú­me­ro de ve­ces que la CIA in­ten­tó ase­si­nar­lo. Y, pa­ra re­ba­tir cual­quier crí­ti­ca, es­tá siem­pre el tó­pi­co del gran ni­vel de la me­di­ci­na en la is­la. Tris­te pa­raí­so es aquel en el que pa­ra dis­fru­tar de la pros­pe­ri­dad hay que po­ner­se en­fer­mo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.