La co­ne­xión ga­lle­ga de la yihad

La Voz de Galicia (Ourense) - - Opinión - Fer­nan­do Sal­ga­do

Te­nía­mos la sen­sa­ción —o tal vez úni­ca­men­te el de­seo— de que el te­rro­ris­mo glo­bal se ges­ta­ba en le­ja­nas mon­ta­ñas y so­lo pe­ne­tra­ba en sue­lo ga­lle­go, tras ha­cer es­ca­la en Ma­drid, Londres o Pa­rís, a tra­vés de la te­le­vi­sión y los pe­rió­di­cos. Y de pron­to des­cu­bri­mos, tras la de­ten­ción de dos ve­ci­nos de Ar­tei­xo y Vi­mian­zo, pre­sun­ta­men­te re­la­cio­na­dos con los au­to­res de los aten­ta­dos de Pa­rís, que los ten­tácu­los del yiha­dis­mo se ex­tien­den tam­bién por es­te apar­ta­do y pa­cí­fi­co rin­cón del Oc­ci­den­te. Lo que sus­ci­ta una in­quie­tan­te mez­cla de alar­ma y des­con­cier­to.

Ga­li­cia, cier­ta­men­te, no pa­re­ce el me­jor cal­do de cul­ti­vo pa­ra que eche raí­ces el fa­na­tis­mo de ca­rác­ter po­lí­ti­co o re­li­gio­so. Nues­tro ge­nuino San­tia­go de Ze­be­deo es el Após­tol, en­te­rra­do en cam­pus ste­llae, en cam­po de es­tre­llas, no el San­tia­go Ma­ta­mo­ros que ma­sa­cra in­fie­les en Cla­vi­jo. En es­te pue­blo, tra­di­cio­nal­men­te más in­cli­na­do a la su­mi­sión que a la vio­len­cia, nun­ca pren­dió con vi­gor la lla­ma del te­rror. Hu­bo fa­ná­ti­cos, cla­ro, por­que nin­gún país es­tá in­mu­ne a ese cán­cer, co­mo aquel ge­ne­ral mu­ti­la­do que vo­ci­fe­ra­ba en se­de uni­ver­si­ta­ria la «re­pe­len­te pa­ra­do­ja»: «¡Mue­ra la in­te­li­gen­cia! ¡Vi­va la muer­te!». Y hu­bo te­rro­ris­mo tam­bién, in­clu­so con al­gún gru­po, co­mo el GRAPO, en­gen­dra­do en tie­rra ga­lle­ga. Pe­ro ni los unos ni los otros ca­la­ron en es­ta co­mu­ni­dad y se ex­tin­guie­ron por fal­ta de apo­yo y ma­ni­fies­to re­cha­zo so­cial.

Mas es­ta vez es di­fe­ren­te: no ha­bla­mos de te­rro­ris­mo do­més­ti­co, sino de te­rro­ris­mo glo­bal. Ga­li­cia em­pie­za a co­no­cer otra fa­ce­ta —la más dra­má­ti­ca— de la glo­ba­li­za­ción. Al com­pás de las mul­ti­na­cio­na­les que go­bier­nan el mun­do se desa­rro­lla tam­bién la mul­ti­na­cio­nal del te­rror. La glo­ba­li­za­ción no se per­ci­be so­lo en el bol­si­llo, o en la su­pre­sión de fron­te­ras e in­te­gra­ción de los paí­ses, o en la sus­ti­tu­ción de los Re­yes Ma­gos por Pa­pá Noel y el Día de las Re­ba­jas por el black fri­day. Vie­ne acom­pa­ña­da tam­bién de cri­sis de iden­ti­dad cul­tu­ral, de reac­cio­nes po­pu­lis­tas y na­cio­na­lis­tas —Trump no es ca­sua­li­dad—, de ten­ta­cio­nes pro­tec­cio­nis­tas. Y de te­rro­ris­mo.

Por eso, por­que el te­rro­ris­mo es glo­bal, la re­fle­xión de­be ser igual­men­te glo­bal. Ha­ce al­gu­nos me­ses, Son­da­xe pre­gun­tó a los ga­lle­gos si Eu­ro­pa era cul­pa­ble de la ra­di­ca­li­za­ción del mun­do ára­be. El 35,5 % de los en­cues­ta­dos emi­tie­ron una sen­ten­cia con­de­na­to­ria y el 48, 2 % la ex­cul­pa­ron. Añá­da­se otro par de da­tos. Uno: el Es­ta­do Is­lá­mi­co no re­clu­ta sus hues­tes en­tre in­mi­gran­tes eu­ro­peos, sino en­tre hi­jos de in­mi­gran­tes. Y dos: los te­rro­ris­tas na­cie­ron, en su ma­yo­ría, en Eu­ro­pa. Es de­cir, mu­chos jó­ve­nes eu­ro­peos pa­de­cen un se­rio con­flic­to de iden­ti­dad. Re­cha­zan por igual la na­ción en que na­cie­ron y la na­ción de sus pa­dres. Y caen se­du­ci­dos por esa qui­mé­ri­ca «na­ción del Is­lam»: el reino del te­rror. No sé si Eu­ro­pa es cul­pa­ble o no, pe­ro sí cons­ta­to su in­ca­pa­ci­dad pa­ra per­sua­dir a mi­les de mu­sul­ma­nes de que su iden­ti­dad re­li­gio­sa es per­fec­ta­men­te com­pa­ti­ble con la ciu­da­da­nía de un Es­ta­do de­mo­crá­ti­co.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.