Lo ma­lo de Cu­ba

Fer­nan­do Óne­ga

La Voz de Galicia (Ourense) - - Opinión -

La muer­te de un dic­ta­dor es bue­na pa­ra la de­mo­cra­cia de su país siem­pre que se dé una con­di­ción: que ese país quie­ra real­men­te la de­mo­cra­cia y ten­ga ca­pa­ci­dad de ins­tau­rar­la. En­tién­da­se por ca­pa­ci­dad la dis­po­si­ción de un lí­der con li­ber­tad de ac­tua­ción, de un pú­bli­co su­fi­cien­te pa­ra res­pal­dar­le y de unas Fuer­zas Ar­ma­das dis­pues­tas a obe­de­cer al po­der po­lí­ti­co y no pro­lon­gar la dic­ta­du­ra. De lo con­tra­rio, el ré­gi­men huér­fano tie­ne tan­tos re­sor­tes del po­der en sus ma­nos que tra­ta de pro­lon­gar­se en el tiem­po con el úni­co, pe­ro po­ten­te re­cur­so que le que­da, que es el uso de la fuer­za. Ese es el dra­ma po­si­ble, de­ma­sia­do vis­to en la his­to­ria, cuan­do un dic­ta­dor lle­ga al fi­nal de su vi­da.

Por eso la tran­si­ción es­pa­ño­la fue tan ad­mi­ra­da en el mun­do, aun­que aho­ra sur­ja el re­vi­sio­nis­mo in­te­rior. Y por eso es tan de­li­ca­do el mo­men­to en la que­ri­da Cu­ba. En los pró­xi­mos ca­tor­ce me­ses, has­ta fe­bre­ro del 2018, qui­zá no ocu­rra na­da: Raúl Cas­tro se­gui­rá sien­do el je­fe del Es­ta­do, del Go­bierno y del par­ti­do úni­co. Si Do­nald Trump no uti­li­za su po­der co­mo pre­si­den­te de Es­ta­dos Uni­dos, to­do se­gui­rá igual por­que la di­si­den­cia es­tá con­tro­la­da y Raúl se­gui­rá con lo que po­dría­mos lla­mar el apo­yo de­le­ga­do de su her­mano di­fun­to. Pe­ro Raúl, re­ti­rán­do­se cuan­do es­tá en ac­ti­vo, ¿cree al­guien que pro­pug­na­rá que le su­ce­da un de­mó­cra­ta? ¿Lo pro­pug­na­rá su par­ti­do, que es co­mu­nis­ta y úni­co? ¿Da­rán pa­so a al­guien que se ha­ya dis­tin­gui­do por su ene­mis­tad con los her­ma­nos Cas­tro y su ideo­lo­gía?

No pa­re­ce lo más pro­ba­ble. Lo úni­co que se pue­de so­ñar es que la te­nue li­be­ra­li­za­ción eco­nó­mi­ca que em­pe­zó Raúl Cas­tro le ha­ya se­ña­la­do el ca­mino de la li­be­ra­li­za­ción po­lí­ti­ca; que quie­nes ayer llo­ra­ban a Fi­del di­gan cla­ra­men­te que no quie­ren un cas­tris­mo sin su fun­da­dor o, co­mo ocu­rrió en Es­pa­ña, que los po­de­res fác­ti­cos de la is­la en­tien­dan que una dic­ta­du­ra no se pue­de pro­lon­gar sin el dic­ta­dor que la creó.

Di­cho es­to, per­mí­ta­me el lec­tor que apro­ve­che es­ta cir­cuns­tan­cia pa­ra elo­giar la tran­si­ción es­pa­ño­la, que se en­gran­de­ce cuan­do se la com­pa­ra con pro­ce­sos si­mi­la­res en otros paí­ses.

Lo ma­lo de Cu­ba es que no tie­ne un je­fe del Es­ta­do que ac­túe co­mo mo­tor de la de­mo­cra­cia. No tie­ne un je­fe de Go­bierno con en­can­to pa­ra se­du­cir a los que pien­san de for­ma dis­tin­ta ni osa­día pa­ra im­po­ner­se a los mi­li­ta­res re­ti­cen­tes. En­tre los exi­lia­dos —lo he­mos vis­to en Mia­mi y an­te la em­ba­ja­da cu­ba­na en Ma­drid— hay de­ma­sia­do ren­cor y de­ma­sia­das an­sias de re­van­cha y ape­nas se es­cu­cha la pa­la­bra re­con­ci­lia­ción. Y lo peor: tam­po­co hay unos me­dios in­for­ma­ti­vos que creen opi­nión pú­bli­ca por el cam­bio y la re­for­ma. En esas con­di­cio­nes la de­mo­cra­cia si­gue sien­do po­si­ble, pe­ro di­fí­cil. Y muy di­fí­cil una pa­cí­fi­ca tran­si­ción.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.