La abue­la he­roí­na

La Voz de Galicia (Ourense) - - Opinión -

La úl­ti­ma vez que vi a la abue­la fue ha­ce seis años. Es­ta­ba co­mo cua­tro años an­tes, cuan­do la vi­si­té, por vez pri­me­ra, en su muy hu­mil­de ca­sa de San­tia­go de Cu­ba. A su al­re­de­dor, to­do era de­cre­pi­tud, que rei­na­ba por to­das par­tes sin que a na­die pa­re­cie­se preo­cu­par­le. Sor­pren­día la se­re­ni­dad con que se asu­mía una si­tua­ción en la que no te­ner (por ejem­plo) ca­na­li­za­ción de aguas, luz eléc­tri­ca gran par­te del día o ras­tro al­guno de as­fal­to en las ca­lles, pa­re­cía nor­mal. Cuan­do mos­tra­bas tu sor­pre­sa, y sin re­pro­che al­guno, la abue­la te de­cía: «¡Ay, mi hi­jo, no co­jas lu­cha!».

Ha­ce unos me­ses, re­ci­bí una de esas po­cas car­tas que un cu­bano pue­de en­viar (fal­ta pa­pel y tam­bién di­ne­ro pa­ra se­llar­la) y en la que su hi­jo me no­ti­fi­ca­ba la muer­te de la vie­ji­ta. En ella, y con re­no­va­da ilu­sión, me con­ta­ba que es­ta­ban arre­glan­do la ca­lle don­de la abue­la vi­vió su vi­da en­te­ra y a la que ha­bían cam­bia­do el nom­bre por el de Patria, di­rec­ción que de­bía po­ner ya en mi res­pues­ta.

La an­cia­na se mu­rió cre­yen­do que tras tan­tas pri­va­cio­nes ha­bía lle­ga­do el mo­men­to de re­co­ger los fru­tos de una re­vo­lu­ción a la que ha­bía en­tre­ga­do cin­cuen­ta años de su vi­da des­de aque­lla des­ven­ci­ja­da ca­lle de la ciu­dad he­roí­na de San­tia­go de Cu­ba. Nun­ca sa­brá que el mo­ti­vo úni­co es su cer­ca­nía al ce­men­te­rio de San­ta Ifi­ge­nia por el que la co­mi­ti­va (te­le­vi­sa­da y tea­tral) con el fé­re­tro del ti­rano de­be­rá pa­sar en los pró­xi­mos días.

La jus­ti­cia y la li­ber­tad no lle­ga­ron nun­ca a la ci­ta con la abue­la, pe­ro sí lo hi­zo una muer­te que le evi­ta­rá la de­cep­ción de com­pro­bar que la re­vo­lu­ción, a la me­di­da de la for­ja de un mi­to, no ha si­do más que otro tris­te ejem­plo de la cruel­dad de per­se­ve­rar en la uto­pía. JUAN CAR­LOS MELLA VA­RE­LA.

York, se echó en ma­nos de la URSS, que ha­bría de pro­por­cio­nar­le pe­tró­leo y fi­nan­cia­ción, pe­ro tam­bién la cri­sis de los mi­si­les y la re­fun­da­ción del Par­ti­do Co­mu­nis­ta en 1965.

De Cu­ba hu­ye­ron la ma­yo­ría de bur­gue­ses, a los que in­cau­tó

has­ta los ani­llos de bo­da pa­ra de­jar­los sa­lir. Man­tu­vo has­ta nues­tros días el par­ti­do úni­co, lo que él lla­ma­ba «de­mo­cra­cia de ba­se», siem­pre bus­can­do la sub­ven­ción ex­te­rior, ya fue­ra la Ve­ne­zue­la de Cha­ves o Chi­na, y re­pri­mien­do a la oposición con du­re­za.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.