El Go­bierno fi­ja lí­mi­tes al de­ba­te de Ca­ta­lu­ña: Cons­ti­tu­ción y di­ne­ro

La Voz de Galicia (Ourense) - - Es­pa­ña -

plan­tea el re­fe­ren­do «sí o sí», lo que a su jui­cio se tra­ta­ría de una «im­po­si­ción» y una ma­la ba­se pa­ra ha­blar.

La pri­me­ra alar­ma ne­ga­ti­va pa­ra Ma­drid sal­ta­rá si el Par­la­men­to ca­ta­lán aprue­ba unos pre­su­pues­tos que in­clu­yan una par­ti­da pa­ra ce­le­brar la con­sul­ta, lo que obli­ga­ría al Go­bierno a es­tu­diar la im­pug­na­ción de las cuen­tas pú­bli­cas por en­ten­der que el Eje­cu­ti­vo au­to­nó­mi­co es­tá si­tuán­do­se «más allá de sus com­pe­ten­cias», cues­tión que, ase­gu­ró, tam­bién ha­ría la Ge­ne­ra­li­tat de Ca­ta­lu­ña con un ayun­ta­mien­to que se gas­ta el di­ne­ro de los ciu­da­da­nos en ini­cia­ti­vas «im­pro­pias».

Pe­ro el si­guien­te re­to so­be­ra­nis­ta es in­mi­nen­te, ya que al­gu­nas ins­ti­tu­cio­nes ca­ta­la­nas han anun­cia­do que abri­rán al pú­bli­co el pró­xi­mo 6 de di­ciem­bre, Día de la Cons­ti­tu­ción. El mi­nis­tro de Jus­ti­cia pre­fi­rió ca­li­fi­car de «anéc­do­ta» es­ta cir­cuns­tan­cia, aun­que le sir­vió pa­ra re­cor­dar que el ob­je­ti­vo de ten­der puen­tes en­tre el Go­bierno cen­tral y Ca­ta­lu­ña es «lle­gar a acuer­dos y no ge­ne­rar con­flic­tos», in­di­có.

Fei­joo re­ce­ta «más au­to­no­mía»

El pre­si­den­te de la Xun­ta es­tu­vo tam­bién ayer en Bar­ce­lo­na en una con­fe­ren­cia or­ga­ni­za­da por el Círcu­lo de Eco­no­mía y fue aún más ex­pre­si­vo en su lla­ma­mien­to al diá­lo­go. Pa­ra Al­ber­to Nú­ñez Fei­joo, la re­la­ción en­tre am­bas par­tes so­lo se­rá fruc­tí­fe­ra si hay «más te­lé­fo­nos ro­jos y me­nos lí­neas ro­jas», con un na­cio­na­lis­mo que aban­do­ne «el de­ba­te se­mán­ti­co» y una ley, di­jo, que no sea un «obs­tácu­lo» pa­ra la em­pa­tía en­tre las par­tes, in­mer­sas en una ri­va­li­dad «más pro­pia del fút­bol».

El je­fe del Eje­cu­ti­vo ga­lle­go pi­dió que Ca­ta­lu­ña su­pere el «ta­bú» de ne­go­ciar con el par­ti­do con ma­yor res­pal­do elec­to­ral de Es­pa­ña, y a su vez ad­mi­tió que «ha­cer exor­cis­mos con el na­cio­na­lis­mo» es un ejer­ci­cio «po­co sa­lu­da­ble» que no apor­ta sa­li­das. Fei­joo sí ex­pu­so su re­ce­ta pa­ra el de­ba­te, que pa­sa por re­cu­pe­rar la «Es­pa­ña de las au­to­no­mías», de ma­ne­ra que es­tas se de­jen de ver en Ma­drid co­mo al­go pe­ri­fé­ri­co y que sean «al­go nu­clear» den­tro del Es­ta­do. Pa­ra ello ve ne­ce­sa­rio se­pa­rar el de­ba­te iden­ti­ta­rio, sub­je­ti­vo, de la re­for­ma de fi­nan­cia­ción au­to­nó­mi­ca, que de­be re- gir­se por cri­te­rios co­mo el cos­te real de los ser­vi­cios que pres­tan las Ad­mi­nis­tra­cio­nes o la es­truc­tu­ra de­mo­grá­fi­ca.

Nú­ñez Fei­joo ad­mi­tió que «no es fá­cil» ex­pli­car que Ca­ta­lu­ña no ten­ga un con­cier­to eco­nó­mi­co co­mo el País Vas­co o Na­va­rra, cues­tión que «se po­dría dis­cu­tir», pe­ro re­cla­mó que de una vez por to­das se abor­de un de­ba­te a fon­do so­bre el re­par­to de re­cur­sos pa­ra evi­tar una «ten­sión cons­tan­te» que ha de­ri­va­do en «sus­pi­ca­cias» y «agra­vios» históricos. A su en­ten­der, pro­fun­di­zar en las com­pe­ten­cias au­to­nó­mi­cas per­mi­ti­rá aho­rrar la ex­plo­ra­ción de un mo­de­lo «que pue­de ser un ca­lle­jón sin sa­li­da».

A. DAL­MAU EFE

Fei­joo asis­tió en Bar­ce­lo­na a un ac­to del Círcu­lo de Eco­no­mía, que pre­si­de el ga­lle­go An­tón Cos­tas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.