El ré­gi­men con­vier­te el adiós a Fi­del Cas­tro en un ac­to ma­si­vo de ad­he­sión

El Go­bierno «in­vi­ta» a fir­mar un ju­ra­men­to de leal­tad a la re­vo­lu­ción

La Voz de Galicia (Ourense) - - Internacional - HÉC­TOR ES­TE­PA

Una amal­ga­ma de sen­ti­mien­tos re­co­rre el am­bien­te. Al­gu­nos con­tie­nen las lá­gri­mas. Otros lan­zan pro­cla­mas a gri­tos. Mi­les de cu­ba­nos acu­die­ron ayer a la cé­le­bre plaza de la Re­vo­lu­ción de La Ha­ba­na pa­ra dar su úl­ti­mo adiós a Fi­del Cas­tro. Aguan­ta­ron una in­ter­mi­na­ble fi­la. Mu­chos tu­vie­ron que es­pe­rar más de cin­co ho­ras ba­jo un sol de jus­ti­cia pa­ra sa­lu­dar a quien di­ri­gió los de­sig­nios de la is­la du­ran­te ca­si se­sen­ta años.

«Fi­del es un pró­cer. Un maes­tro que ex­ten­dió por el mun­do el in­ter­na­cio­na­lis­mo pro­le­ta­rio», ex­pli­ca Eu­se­bio Romero. El oc­to­ge­na­rio cu­bano es ve­te­rano de la re­vo­lu­ción. Lu­chó con Fi­del en Sie­rra Maes­tra. Lo de­mues­tra una me­da­lla que lu­ce or­gu­llo­so en su pe­cho. La in­sig­nia es­tá de­co­ra­da con la ban­de­ra cu­ba­na. Es de pla­ta —o pla­tea­da— y le re­co­no­ce co­mo com­ba­tien­te con­tra la dic­ta­du­ra de Ful­gen­cio Ba­tis­ta.

«Pu­ro or­ga­ni­za­dor»

Subió al mon­te con 15 años. Le di­je­ron que se vol­vie­se. Él se ne­gó. Le die­ron una pa­la y ca­vó una trin­che­ra. Así pu­do que­dar­se: «Mi­ra que en aque­lla épo­ca la ver­dad es que tam­po­co te­nía un ideal po­lí­ti­co cla­ro. Me ins­pi­ra­ron al­gu­nas pe­lí­cu­las», ad­mi­te di­ver­ti­do. Re­cuer­da al Fi­del gue­rri­lle­ro, aun­que no tu­vo tra­to di­rec­to: «Él era un pu­ro or­ga­ni­za­dor. Es­ta­ba pre­sen­te en to­dos los fren­tes. Siem­pre se ha­cía lo que él que­ría».

En la lar­ga fi­la hay per­so­nas de to­das las eda­des. Es­tu­dian­tes —en uni­for­me per­fec­ta­men­te pre­sen­ta­do— se mez­clan con po­li­cías, mi­li­ta­res, fun­cio­na­rios de las ins­ti­tu­cio­nes del Es­ta­do y to­do ti­po de tra­ba­ja­do­res. Se di­ri­gen al me­mo­rial de­di­ca­do al hé­roe na­cio­nal Jo­sé Mar­tí, don­de se rea­li­za el ho­me­na­je. Quie- nes es­pe­ra­ban ver las ce­ni­zas de Fi­del, se lle­va­ron una de­silu­sión. No es­ta­ban allí, co­mo se ha­bía pro­me­ti­do. En su lu­gar, cuel­ga una fo­to­gra­fía de un jo­ven Fi­del con uni­for­me de cam­pa­ña y mo­chi­la al hom­bro en Sie­rra Maes­tra, flan­quea­do por car­te­les con los fun­da­men­tos de la re­vo­lu­ción, en me­dio de va­rias co­ro­nas de flo­res.

Se es­pe­ra que los res­tos de Fi­del sean trans­por­ta­dos hoy has­ta la plaza de la Re­vo­lu­ción. Allí se ce­le­bra­rá, es­ta tar­de, un mul­ti­tu­di­na­rio ac­to de des­pe­di­da, con la pre­sen­cia de va­rios je­fes de Es­ta­do de to­do el mun­do. Acu­di­rá, en re­pre­sen­ta­ción de Es­pa­ña, el Rey emé­ri­to Juan Car­los. «Fi­del dio a co­no­cer a Cu­ba en el pla­ne­ta y eso se lo agra­de­ce­mos», co­men­ta el pro­fe­sor Al­ber­to Mo­li­na en­tre la mul­ti­tud, re­fi­rién­do­se a la vi­si­ta de los dig­na­ta­rios ex­tran­je­ros.

En un lu­gar des­ta­ca­do estará el ve­ne­zo­lano Ni­co­lás Ma­du­ro. Ca­ra­cas ha su­pues­to un sus­ten­to pa­ra el pue­blo cu­bano en los úl­ti­mos años. La ayu­da ha lle­ga­do en for­ma de pe­tró­leo, a cam­bio de doc­to­res cu­ba­nos. La cri­sis eco­nó­mi­ca ve­ne­zo­la­na ha sig­ni­fi­ca­do, sin em­bar­go, que los su­mi­nis­tros ha­yan des­cen­di­do con­si­de­ra­ble­men­te. A mu­chos cu­ba­nos no les da mie­do: «Mi­re us­ted, en el pe­rio­do es­pe­cial no ha­bía ni ca­fe­te­rías. No caí­mos ni du­ran­te la cri­sis de los mi­si­les ni con la caí­da del mu­ro. La pe­na es que si se vuel­ven los mé­di­cos cu­ba­nos que hay en Ve­ne­zue­la, quie­nes lo van a pa­sar mal son ellos», co­men­ta Mi­guel Fuen­tes, mi­li­tar de ca­rre­ra.

En­tre la mul­ti­tud des­ta­ca Ed­gar Ti­je­rino. Ha acu­di­do al ho­me­na­je ata­via­do con una ba­ta de mé­di­co. Es on­có­lo­go: «Sin Fi­del no hu­bie­se po­di­do es­tu­diar me­di­ci­na», ase­gu­ra. Cree que na­da va a cam­biar en Cu­ba con la muer­te del ex pre­si­den­te: «Raúl Cas­tro ha di­cho que re­nun­cia­rá en el 2018. In­clu­so aun­que eso ocu­rra, y el res­to de la ge­ne­ra­ción his­tó­ri­ca de­ja la po­lí­ti­ca, su re­le­vo ha si­do ya bien es­ta­ble­ci­do», apun­ta. Él, co­mo to­dos los cu­ba­nos que lo deseen, ten­drá la po­si­bi­li­dad de de­jar cons­tan­cia de su apo­yo a los prin­ci­pios re­vo­lu­cio­na­rios fir­man­do en los li­bros ofi­cia­les ha­bi­li­ta­dos en to­dos los ba­rrios del país. Se­gún Fran­ce Press, sus­cri­ben un inusual ju­ra­men­to de leal­tad con la re­vo­lu­ción que ins­tau­ró y de­fen­dió has­ta su muer­te el ca­ris­má­ti­co lí­der.

En la lar­ga co­la hay es­tu­dian­tes, po­li­cías, mi­li­ta­res, fun­cio­na­rios y to­do ti­po de tra­ba­ja­do­res

Las lá­gri­mas se mez­clan con gri­tos y pro­cla­mas de ala­ban­za al lí­der fa­lle­ci­do

ADALBERTO ROQUE AFP

Una fo­to de Fi­del ves­ti­do de gue­rri­lle­ro, sus con­de­co­ra­cio­nes y dos pa­ne­les, uno con el «con­cep­to de la Re­vo­lu­ción, ins­ta­la­do en el Me­mo­rial Jo­sé Mar­tí.

RONALDO SCHEMIDT AFP

Una co­la in­ter­mi­na­ble ro­deó des­de pri­me­ras ho­ras del día el Me­mo­rial Jo­sé Mar­tí.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.