Trump en­fría el des­hie­lo con Cu­ba

Ame­na­za con po­ner fin a la aper­tu­ra si el ré­gi­men no ne­go­cia «un acuer­do me­jor»

La Voz de Galicia (Ourense) - - Internacional - ADRIANA REY

Des­de la muer­te de Fi­del Cas­tro, el fo­co de aten­ción se si­tua­ba so­bre qué ha­ría fi­nal­men­te el cam­bian­te Do­nald Trump so­bre la po­lí­ti­ca de des­hie­lo im­pul­sa­do por Ba­rack Oba­ma y Raúl Cas­tro. «Si Cu­ba no es­tá dis­pues­ta a ha­cer un acuer­do me­jor pa­ra el pue­blo cu­bano, los cu­bano-ame­ri­ca­nos y Es­ta­dos Uni­dos en su con­jun­to, pon­dré fin al acuer­do», sen­ten­ció el pre­si­den­te elec­to en Twit­ter. En de­fi­ni­ti­va, no es­tá dis­pues­to a man­te­ner unas re­la­cio­nes en las que Was­hing­ton no ob­tie­ne na­da a cam­bio.

To­da una de­cla­ra­ción de in­ten­cio­nes que mi­nu­tos más tar­de apun­ta­la­ba su di­rec­tor de co­mu­ni­ca­ción, Ja­son Mi­ller. Los tér­mi­nos del acuer­do que pre­ten­de cam­biar se re­fie­ren a «la li­be­ra­ción de pri­sio­ne­ros po­lí­ti­cos, el re­torno de los fu­gi­ti­vos de la ley es­ta­dou­ni­den­se (cal­cu­la­dos en unos se­ten­ta) y la li­ber­tad po­lí­ti­ca y re­li­gio­sa pa­ra to­dos los cu­ba­nos que vi­ven opri­mi­dos».

No es tan fá­cil

«No es tan fá­cil co­mo pue­de pa­re­cer en un tuit», ad­ver­tía el por­ta­voz de la Ca­sa Blanca, Josh Ear­nest. «Des­ha­cer esa po­lí­ti­ca ten­drá un im­pac­to eco­nó­mi­co en Es­ta­dos Uni­dos y en Cu­ba», aña­día.

La reac­ción del mul­ti­mi­llo­na­rio —pri­mer pre­si­den­te es­ta­dou­ni­den­se des­de la re­vo­lu­ción cu­ba­na que se sen­ta­rá en el des­pa­cho oval sin Fi­del en la is­la— es­tá en la mis­ma lí­nea de aque­llos gru­pos del exi­lio que pi­den re­ver­tir el acuer­do, ade­más de los pe­sos pe­sa­dos del ala du­ra del Par­ti­do Re­pu­bli­cano que han pre­sio­na­do du­ran­te años pa­ra evi­tar la nor­ma­li­za­ción de re­la­cio­nes. Aho­ra, po­si­cio­nes co­mo la de Mau­ri­cio Cla­ver-Ca­ro­ne, miem­bro del equi­po tran­si­ción, los se­na­do­res Ted Cruz, Mar­co Ru­bio o el fu­tu­ro je­fe de ga­bi­ne­te, Rein­ce Prie­bus, co­bran es­pe­cial im­por­tan­cia.

Es­tá por ver si, cuan­do lle­gue al po­der, Trump da se­gui­mien­to a esa ame­na­za con una ofer­ta de re­ne­go­cia­ción al ré­gi­men cu­bano. Mu­chos si­guen sin fiar­se de la pa­la­bra de al­guien que en me­nos de un año, pa­só de apo­yar el le­van­ta­mien­to del em­bar­go a ama­gar con re­ver­tir la aper­tu­ra. Con­vie­ne re­cor­dar que du­ran­te las pri­ma­rias, Trump fue el úni­co as­pi­ran­te re­pu­bli­cano que apo­yó la aper­tu­ra ha­cia Cu­ba, pa­ra des­pués, me­ses más tar­de, cam­biar de dis­cur­so en una de­ses­pe­ra­da bús­que­da de vo­tos en Flo­ri­da.

Ade­más, va­rios ana­lis­tas en Was­hing­ton es­ti­man que no cum­pli­rá con sus ame­na­zas y que aca­ba­rá ce­dien­do an­te unos in­tere­ses co­mer­cia­les es­ta­dou­ni­den­ses, que ya han co­men­za­do a po­ner sus se­mi­llas en Cu­ba. Así, es­tas em­pre­sas po­drían lle­gar a exi­gir que las con­di­cio­nes pac­ta­das du­ran­te el des­hie­lo, no fue­sen cam­bia­das.

Los ex­per­tos se­ña­lan tam­bién que la fu­tu­ra Ad­mi­nis­tra­ción Trump de­be­rá te­ner en cuen­ta a la opi­nión pú­bli­ca. Se­gún un in­for­me del Cen­tro de Es­tu­dios Pew en 2015, un 73 % de los es­ta­dou­ni­den­ses apo­yan la nor­ma­li­za­ción de re­la­cio­nes con Cu­ba y el fin del em­bar­go. Es más, un 59 % de re­pu­bli­ca­nos ase­gu­ran es­tar de acuer­do con el pro­ce­so.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.