El pre­si­den­te elec­to se in­ven­ta que le han ro­ba­do mi­llo­nes de vo­tos

La Voz de Galicia (Ourense) - - Internacional - MERCEDES GA­LLE­GO

El in­fan­ti­lis­mo de un mul­ti­mi­llo­na­rio de reality show que aho­ra es pre­si­den­te elec­to de EE.UU. vol­vió a que­dar de ma­ni­fies­to el do­min­go a tra­vés de su al­ta­voz pre­fe­ri­do, Twit­ter. Em­be­rren­chi­na­do por la de­ci­sión de Hi­llary Clin­ton de su­mar­se a la pe­ti­ción de re­cuen­to de vo­tos en tres es­ta­dos que ha so­li­ci­ta­do la can­di­da­ta del Par­ti­do Ver­de, Jill Stein, Do­nald Trump em­pu­ñó su ar­ma de des­in­for­ma­ción ma­si­va pa­ra ale­gar que hu­bie­ra si­do el can­di­da­to más vo­ta­do, si no le hu­bie­ran ro­ba­do «mi­llo­nes de vo­tos» en Ca­li­for­nia, Vir­gi­nia y New Ham­ps­hi­re.

Ni él ni su cam­pa­ña han pro­por­cio­na­do la me­nor pis­ta de có­mo pu­do ha­ber­se per­pe­tra­do el hi­po­té­ti­co frau­de. En el me­jor de los ca­sos sus co­la­bo­ra­do­res ha­blan de es­tu­dios que da­tan de años atrás y que, por tan­to, no con­tie­nen nin­gún da­to so­bre es­tas elec­cio­nes. Co­mo de cos­tum­bre, la prensa se hi­zo eco de su fal­sa acu­sa­ción dig­ni­fi­cán­do­la con aná­li­sis se­rios, pe­ro al me­nos es­ta vez acor­da­ron po­ner en to­dos los ti­tu­la­res que su de­nun­cia es ca­te­gó­ri­ca­men­te «fal­sa», pa­ra que quie­nes se sal­tan las ex­pli­ca­cio­nes no se que­den con la am­bi­gue­dad.

Es­tá cos­tan­do rom­per el há­bi­to, pe­ro los me­dios de co­mu­ni­ca­ción em­pie­zan a en­ten­der que las de­cla­ra­cio­nes de Trump no pue­den tra­tar­se con la se­rie­dad y el res­pe­to que las de cual­quier otro pre­si­den­te que le ha­ya pre­ce­di­do. Think Pro­gress ana­li­za­ba ayer la reali­dad pa­ra­le­la que cons­tru­ye Trump, de for­ma des­or­ga­ni­za­da y con­tra­dic­to­ria, con la que crea­ron me­tó­di­ca­men­te los ase­so­res de Geor­ge W. Bush pa­ra ven­der la men­ti­ra so­bre las ar­mas de des­truc­ción ma­si­va en Irak. El mun­do de fan­ta­sía de Trump ca­re­ce de ló­gi­ca in­ter­na y se ri­ge por el im­pul­so in­fan­til del «y tú más».

Si Trump se sien­te ata­ca­do, de­vuel­ve el gol­pe con ra­bia, aun­que sean ma­no­ta­zos en el ai­re. La tra­ca de cua­tro tuits en me­nos de una ho­ra que lan­zó el do­min­go em­pe­za­ba por «ade­más de ga­nar el vo­to del Co­le­gio Elec­to­ral ga­né el vo­to po­pu­lar si se des­cuen­tan los mi­llo­nes de per­so­nas que vo­ta­ron ile­gal­men­te», pa­sa­ba por «hu­bie­ra si­do mu­cho más fá­cil pa­ra mí ga­nar el vo­to po­pu­lar si me hu­bie­ra con­cen­tra­do en tres o cua­tro es­ta­dos en lu­gar de los 15 que vi­si­té» y ter­mi­na­ba con su acu­sa­ción fa­tal: «Ocu­rrió un se­rio frau­de en Vir­gi­nia, New Ham­ps­hi­re y Ca­li­for­nia. ¿Por qué los me­dios no in­for­man de eso? Se­ria­men­te ses­ga­dos, gran pro­ble­ma!».

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.