Ho­llan­de re­sis­te la pre­sión de Valls

El pri­mer mi­nis­tro des­car­ta di­mi­tir pa­ra dispu­tar al pre­si­den­te las pri­ma­rias

La Voz de Galicia (Ourense) - - Internacional - ALEXANDRA F. COEGO

Fin de se­ma­na de al­ta ten­sión en la es­fe­ra más al­ta del Par­ti­do So­cia­lis­ta fran­cés (PSF). El pa­sa­do sá­ba­do, las ma­las no­ti­cias pa­ra Fra­nçois Ho­llan­de se mul­ti­pli­ca­ron: el Par­ti­do Ra­di­cal de la Iz­quier­da (PRG) pro­pu­so una can­di­da­ta pro­pia a las pre­si­den­cia­les a pe­sar de que tres de sus miem­bros son mi­nis­tros de Ma­nuel Valls. Por su par­te, los mi­li­tan­tes del Par­ti­do Co­mu­nis­ta han de­ci­di­do apo­yar la can­di­da­tu­ra de Jean-Luc Mé­lén­chon y su mo­vi­mien­to «La Fran­cia In­su­mi­sa» de ca­ra a los co­mi­cios de 2017. Ho­llan­de, que es­pe­ra­ba una unión de la iz­quier­da de­trás de él pa­ra en­fren­tar­se a Ma­ri­ne Le Pen y al con­ser­va­dor Fra­nçois Fi­llon, se en­con­tró con una iz­quier­da aún más frag­men­ta­da.

Por si sus pro­ble­mas no fue­sen po­cos, Ma­nuel Valls le cla­vó otro pu­ñal por la es­pal­da. El pri­mer mi­nis­tro lle­va me­ses in­si­nuan­do sus am­bi­cio­nes pre­si­den­cia­les y el do­min­go las de­jó in­clu­so más cla­ras. En una en­tre­vis­ta con Le Jour­nal du Di­man­che de­cla­ró que, si bien «tie­ne re­la­cio­nes de res­pe­to, amis­tad y leal­tad con el pre­si­den­te», des­de la pu­bli­ca­ción del libro Un pre­si­den­te no de­be­ría de­cir eso, «el con­tex­to ha cam­bia­do».

La pu­bli­ca­ción a prin­ci­pios de oc­tu­bre del libro de con­fi­den­cias, al­gu­nas in­clu­yen­do se­cre­tos de de­fen­sa na­cio­nal, da­ñó en gran me­di­da la po­pu­la­ri­dad del pre­si­den­te, ya de por sí ba­jo mí­ni­mos. Se­gún el pri­mer mi­nis­tro, «ha crea­do un pro­fun­do des­con­cier­to en la iz­quier­da» y «co­mo je­fe de la ma­yo­ría, [su] res­pon­sa­bi­li­dad es te­ner en cuen­ta es­te cli­ma». Las pri­ma­rias del PSF, que ten­drán lu­gar el 22 y 29 de enero, «de­ben dar un im­pul­so, una es­pe­ran­za», opi­nó Valls. «Hay que pre­pa­rar­se pa­ra un ca­ra a ca­ra; yo me pre­pa­ro, es­toy lis­to», lan­zó. Una de­cla­ra­ción de in­ten­cio­nes que no se que­dó sin res­pues­ta por par­te de Ho­llan­de.

El je­fe de Es­ta­do, que vol­vió de un des­pla­za­mien­to ofi­cial a Ma­da­gas­car po­cas ho­ras des­pués de co­no­cer­se los re­sul­ta­dos de las pri­ma­rias de la de­re­cha, en­vió un men­sa­je a sus hom­bres más cer­ca­nos: «san­gre fría, cal­ma y uni­dad, so­lo eso cuen­ta», con­fe­só uno de ellos a Le Mon­de. «El pre­si­den­te se di­ce que, en po­lí­ti­ca, siem­pre es me­jor ser trai­cio­na­do que ser el trai­dor», agre­ga­ron fuen­tes cer­ca­nas. La por­ta­voz del Go­bierno, Stép­ha­ne Le Foll, aña­dió ayer una do­sis de pre­sión al ac­tual pri­mer mi­nis­tro. «No ha­brá pri­ma­rias» en­tre el pri­mer mi­nis­tro y el pre­si­den­te, ase­gu­ró. Valls tie­ne «ab­so­lu­ta­men­te la po­si­bi­li­dad» de ser can­di­da­to, «pe­ro en ese mo­men­to, ya no es pri­mer mi­nis­tro», sub­ra­yó.

An­te el en­vi­te, Valls de­ci­dió evi­tar la cri­sis y no di­mi­tir. Se­gún Col­pi­sa, tras la co­mi­da ha­bi­tual de los lu­nes con el pre­si­den­te, emi­tió un co­mu­ni­ca­do en el que di­ce que «no pue­de ha­ber, es­pe­cial­men­te en es­te mo­men­to, con­fron­ta­ción en el mar­co de unas pri­ma­rias en­tre un pre­si­den­te de la Re­pú­bli­ca y un pri­mer mi­nis­tro», ga­ran­ti­zó. «Y to­da­vía me­nos en­tre dos per­so­na­li­da­des cu­yas re­la­cio­nes es­tán ba­sa­das en la con­fian­za», in­sis­tió el pri­mer mi­nis­tro. Se­gún su en­torno, sin em­bar­go, se qui­tó la ser­vi­lle­ta sin te­ner la me­nor idea so­bre las in­ten­cio­nes de Ho­llan­de.

PHILIPPE WOJAZER REUTERS

La pa­ra­fer­na­lia del po­der: Ho­llan­de es­pe­ra la lle­ga­da de un in­vi­ta­do al Elí­seo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.