Ita­lia, en vi­lo por el sus­pen­se so­bre el re­sul­ta­do del re­fe­ren­do

Ren­zi ape­la a los al­cal­des pa­ra re­ver­tir lo que di­cen los son­deos

La Voz de Galicia (Ourense) - - Internacional - MA­RÍA SIGNO

En­tra en la úl­ti­ma y de­ci­si­va se­ma­na la ya lar­ga cam­pa­ña del re­fe­ren­do constitucional ita­liano del pró­xi­mo do­min­go, y lo ha­ce con los par­ti­da­rios del sí y los del no en­fren­ta­dos pa­ra con­quis­tar al al­to nú­me­ro de in­de­ci­sos que se­ña­la­ban las úl­ti­mas en­cues­tas pu­bli­ca­das ha­ce diez días, an­tes de que­dar prohi­bi­das. La vic­to­ria del no pa­re­cía se­gu­ra en­ton­ces, pe­ro la in­cer­ti­dum­bre so­bre el re­sul­ta­do tie­ne en vi­lo al país, un te­mor que se evi­den­cia­ba ayer con los ma­los re­sul­ta­dos de la bol­sa ita­lia­na y de los mer­ca­dos fi­nan­cie­ros.

Des­de el Go­bierno se in­ten­tan to­das las tác­ti­cas pa­ra sa­car ade­lan­te una re­for­ma constitucional de la que de­pen­de el fu­tu­ro po­lí­ti­co de Mat­teo Ren­zi, que se ve­ría en una di­fí­cil si­tua­ción si se im­po­ne el no, tal vez obli­ga­do a di­mi­tir. Tie­ne en con­tra que la cam­pa­ña se ha cen­tra­do en juz­gar su ges­tión co­mo je­fe del go­bierno y que en po­cos de­ba­tes se ha­bló de los cam­bios que in­tro­du­ce la re­for­ma. Ade­más de re­co­rrer Ita­lia de nor­te a sur, Ren­zi con­fía en el res­pal­do de los al­cal­des del Par­ti­do De­mo­crá­ti­co. A tan so­lo 5 días del vo­to, con la cam­pa­ña «Bas­ta un sin­da­co» [Es su­fi­cien­te con un al­cal­de] in­ten­ta mo­vi­li­zar a los re­gi­do­res pa­ra que con­si­gan apo­yos a fa­vor de la re­for­ma.

La ma­nio­bra, de­nun­cia­da por el Mo­vi­mien­to 5 Es­tre­llas (M5E), que in­sis­te en que la ley prohí­be uti­li­zar es­truc­tu­ras pú­bli­cas pa­ra es­te ti­po de ini­cia­ti­vas, ha traí­do con­si­go las po­lé­mi­cas. La más gra­ve la desató el pre­si­den­te de la re­gión de Cam­pa­nia, Vin­cen­zo De Lu­ca, que in­vi­tó a los al­cal­des a apo­yar el sí por­que con el go­bierno de Ren­zi «lle­ga un mon­tón de di­ne­ro» a los ayun­ta­mien­tos.

La cam­pa­ña se ca­rac­te­ri­zó por el in­ter­cam­bio de in­sul­tos y des­ca­li­fi­ca­cio­nes, so­bre to­do por par­te de Bep­pe Gri­llo, lí­der de M5E, que com­pa­ró a Ren­zi con «una cer­da he­ri­da ata­can­do a quien se le po­ne de­lan­te». La pa­sa­da se­ma­na cau­só mu­cho al­bo­ro­to tam­bién el se­ma­na­rio in­glés The Eco­no­mist que, en un lar­go ar­tícu­lo, ex­pli­ca­ba las ra­zo­nes por las que Ita­lia de­be­ría vo­tar no a la re­for­ma que pro­po­ne Ren­zi, cu­ya po­lí­ti­ca re­ci­bía ade­más un du­ro va­ra­pa­lo. A su jui­cio, el Eje­cu­ti­vo ita­liano ha des­per­di­cia­do dos años pa­ra de­di­car­los a una re­for­ma que ca­li­fi­ca co­mo «no im­por­tan­te». Ase­gu­ra que la di­mi­sión de Ren­zi no se­ría «la ca­tás­tro­fe que mu­chos te­men en Eu­ro­pa» por­que un go­bierno téc­ni­co «ya se ha he­cho mu­chas ve­ces en pa­sa­do».

En me­dio de la lu­cha por el li­de­raz­go de la de­re­cha, Sil­vio Ber­lus­co­ni, lí­der de For­za Ita­lia, di­jo que aun­que él vo­ta­rá no, su em­pre­sa, Me­dia­set, apo­ya el sí «por­que te­me la ven­gan­za del Go­bierno». Pa­ra el ex Ca­va­lie­re, es­ta re­for­ma es «ab­sur­da, inacep­ta­ble, in­to­le­ran­te» y ha si­do «cons­trui­da co­mo un tra­je a la me­di­da de Ren­zi». Por su par­te Mat­teo Sal­vi­ni, que as­pi­ra a su­ce­der a Ber­lus­co­ni al fren­te de la de­re­cha, apro­ve­chó su gi­ra elec­to­ral pa­ra en­con­trar­se con Ma­rion Le Pen, la so­bri­na de Ma­ri­ne, con la que le une ade­más de la amis­tad la po­lí­ti­ca an­ti eu­ro­peís­ta: «nues­tro no es un no a ser es­cla­vos de Eu­ro­pa», di­jo.

A. S. AFP

Ren­zi, con ges­to muy se­rio an­te la prensa ayer en Roma.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.