Las lí­neas re­bel­des se res­que­bra­jan y acer­can la caí­da de Ale­po

La Voz de Galicia (Ourense) - - Internacional -

ra­dos fí­si­ca y mo­ral­men­te. Han per­di­do un 30 % del te­rri­to­rio y ven có­mo las fuer­zas lea­les de Da­mas­co, con la ayu­da de sus alia­dos ru­sos, li­ba­ne­ses e ira­níes, si­guen to­man­do po­si­cio­nes dis­pues­tos a re­con­quis­tar la to­ta­li­dad de Ale­po, la an­ta­ño ca­pi­tal eco­nó­mi­ca del país. Una vic­to­ria sim­bó­li­ca, tác­ti­ca y es­tra­té­gi­ca que de­ter­mi­na­rá el de­ve­nir de la gue­rra y, por tan­to, el fu­tu­ro de Si­ria. Las con­quis­tas bé­li­cas re­for­za­rán la po­si­ción de Al Asad y Ru­sia en unas ne­go­cia­cio­nes de paz, y se­rán una so­no­ra de­rro­ta pa­ra los alia­dos de la oposición: Ara­bia Sau­dí, Ca­tar y Tur­quía y los paí­ses oc­ci­den­ta­les.

Has­ta aho­ra, los re­bel­des ha­bían con­se­gui­do des­ba­ra­tar las ofen­si­vas del ré­gi­men y la gue­rra se man­te­nía en­tre el avan­ce y el re­tro­ce­so de am­bas fuer­zas en un pul­so que pa­re­cía ina­mo­vi­ble. Pe­ro el po­de­río mi­li­tar de los alia­dos de Al Asad es­tá mar­can­do la di­fe­ren­cia. «La avia­ción lo des­tru­ye to­do me­tó­di­ca­men­te, zo­na por zo­na», de­cla­ró un res­pon­sa­ble del gru­po Nu­re­din al Zin­ki, pa­ra des­ta­car que la oposición ca­re­ce de fuer­za área.

Sin hos­pi­ta­les, sin su­mi­nis­tro de com­bus­ti­ble, elec­tri­ci­dad y una cre­cien­te es­ca­sez de ali­men­tos y pro­duc­tos bá­si­cos, el es­te re­bel­de de Ale­po su­cum­be a la pre­sión de la ofen­si­va. La De­fen­sa Ci­vil Si­ria, los lla­ma­dos cas­cos blan­cos, de­cla­ró ayer la par­te ase­dia­da de Ale­po co­mo «zo­na ca­tas­tró­fi­ca». «Son los peo­res días des­de el ini­cio del ase­dio. La si­tua­ción es ca­tas­tró­fi­ca. Hay un éxo­do ma­si­vo y la mo­ral es­tá por los sue­los», de­cla­ró su por­ta­voz, Ibrahim Abu Laith.

A pe­sar de los cons­tan­tes bom­bar­deos, los ci­vi­les ha­bían evi­ta­do has­ta aho­ra huir por los co­rre­do­res hu­ma­ni­ta­rios abier­tos por el ré­gi­men por mie­do a re­pre­sa­lias, pe­ro la si­tua­ción se ha he­cho in­so­por­ta­ble. «Cer­ca de 10.000 ci­vi­les han hui­do ha­cia dis­tri­tos gu­ber­na­men­ta­les o ve­cin­da­rios con­tro­la­dos por los kur­dos», aler­tó ayer el Ob­ser­va­to­rio Si­rio por los De­re­chos Hu­ma­nos en lo que re­sal­ta co­mo el pri­mer «éxo­do de es­te ti­po». En­tre 6.000 y 8.000 se han aco­mo­da­do en ca­lles, mez­qui­tas y es­cue­las del en­cla­ve kur­do de Sheij Mak­sud, mien­tras que el res­to es­tá sien­do aten­di­do por la ONU en áreas ba­jo con­trol del ré­gi­men.

ABDALRHMAN ISMAIL REUTERS

Ci­vi­les deam­bu­lan por las rui­nas en que la gue­rra ha de­ja­do la ciu­dad de Ale­po.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.