Dos apli­ca­cio­nes, Pre­ben­car y NETA, me­jo­ra­rán la ca­li­dad de vi­da de los pa­cien­tes car­dio­vas­cu­la­res y de los ma­yo­res

La Voz de Galicia (Ourense) - - Sociedad - TAMARA MONTERO

«A mo­di­fi­ca­ción do es­ti­lo de vi­da dos doen­tes é tan im­por­tan­te co­mo as pas­ti­llas». Lo ex­pli­ca­ba ayer el je­fe de car­dio­lo­gía del com­ple­jo hos­pi­ta­la­rio com­pos­te­lano, Jo­sé Ra­món Gon­zá­lez Jua­na­tey, du­ran­te la pre­sen­ta­ción de dos ini­cia­ti­vas que pre­ten­den dar so­lu­ción a ne­ce­si­da­des asis­ten­cia­les de­tec­ta­das por los pro­fe­sio­na­les sa­ni­ta­rios me­dian­te el uso de las nue­vas tec­no­lo­gías y que ade­más «em­po­de­ran» al pa­cien­te y lo ha­cen más au­tó­no­mo a la ho­ra de ges­tio­nar su sa­lud dia­ria. Se tra­ta de Pre­ben­car, un ase­sor vir­tual pa­ra per­so­nas con afec­cio­nes car­dio­vas­cu­la­res, y Ri­sing, un pro­yec­to que as­pi­ra a desa­rro­llar una «nie­ta vir­tual» que ayu­de y mo­ni­to­ri­ce a las per­so­nas con de­te­rio­ro cog­ni­ti­vo li­ge­ro. Am­bos pro­yec­tos es­ta­rán en fun­cio­na­mien­to en el año 2018.

La ne­ce­si­dad de la que ha na­ci­do Pre­ben­car la ex­pli­ca­ba Lo­ren­zo Ro­drí­guez, res­pon­sa­ble de Ba­li­dea, una de las em­pre­sas que con­for­man el con­sor­cio que desa­rro­lla es­tas apli­ca­cio­nes y que con­fe­só ha­ber te­ni­do un pro­ble­ma car­dio­vas­cu­lar, que tam­bién tu­vo esa sen­sa­ción, una vez con el al­ta en la mano «de cuan­do lle­go a ca­sa, ¿qué ha­go?». Y qué ha­cer se lo irá di­cien­do Pre­ben­car, que ade­más de re­co­ger da­tos so­bre los há­bi­tos y la ad­he­ren­cia a la te­ra­pia pos­te­rior tras un epi­so­dio. Ade­más, la pla­ta­for­ma es ca­paz de de­fi­nir pa­tro­nes y a par­tir de esos pa­tro­nes rea­li­za­rá una se­rie de ac­cio­nes pa­ra ga­ran­ti­zar el cum­pli­mien­to e la te­ra­pia con téc­ni­cas mo­ti­va­do­ras. Lo re­co­no­ció el car­dió­lo­go Car­los Pe­ña Gil, que ex­pli­có que los consejos sa­lu­da­bles no con­si­guen que los pa­cien­tes mo­di­fi­quen sus há­bi­tos, así que hay un am­plio mar­gen de me­jo­ra en la pre­ven­ción de las en­fer­me­da­des car­dio­vas­cu­la­res, la pri­me­ra cau­sa de mor­ta­li­dad y mor­bi­li­dad en la so­cie­dad.

Diag­nós­ti­co pre­coz

Por su par­te, Ri­sing es un pro­yec­to con el que apo­yar a las per­so­nas que su­fren un de­te­rio­ro cog­ni­ti­vo li­ge­ro. El neu­ró­lo­go com­pos­te­lano Jo­sé Ma­nuel Váz­quez Al­drey ex­pli­có que es­te de­te­rio­ro le­ve sue­le ser un es­ta­dio an­te­rior al de la de­men­cia. Se cal­cu­la que en Ga­li­cia más de 50.000 per­so­nas su­fren de­men­cia, y en­tre 25 y 50.000 pa­de­cen ese de­te­rio­ro cog­ni­ti­vo. Ri­sing es el pro­yec­to que as­pi­ra a desa­rro­llar NETA, una es­pe­cie de «nie­ta vir­tual» que acom­pa­ñe a esas per­so­nas que su­fren de­te­rio­ro cog­ni­ti­vo li­ge­ro pe­ro que to­da­vía son au­tó­no­mos e in­de­pen­dien­tes y sue­len «re­cha­zar» ir a un cen­tro de día o te­ner a una per­so­na pa­ra acom­pa­ñar­los, se­gún des­ta­có el di­rec­tor de In­no­va­ción de Aten­do, Luís Ba­rrios. Se tra­ta de, a tra­vés de un soft­wa­re ami­ga­ble, alar­gar esa au­to­no­mía y que la apli­ca­ción sea ca­paz de de­tec­tar cuan­do la si­tua­ción de es­ta per­so­na se agra­va y así po­der lle­gar a un diag­nós­ti­co pre­coz. Un mi­llón de co­ro­nas (110.000 eu­ros). Esa es la mul­ta que las au­to­ri­da­des no­rue­gas han im­pues­to al obis­pa­do de la Igle­sia ca­tó­li­ca en Os­lo por irre­gu­la­ri­da­des en la con­fec­ción de su lis­ta de miem­bros pa­ra ac­ce­der a sub­ven­cio­nes es­ta­ta­les, co­mo ade­lan­tó Efe.

El abo­ga­do del Es­ta­do no­rue­go con­si­de­ró pro­ba­do que el obis­pa­do, la ma­yor de las tres dió­ce­sis ca­tó­li­cas no­rue­gas re­cu­rrió en­tre el 2011 y el 2014 a la guía te­le­fó­ni­ca pa­ra en­con­trar nom­bres que po­dían «so­nar ca­tó­li­cos». Des­pués bus­ca­ban el día en el que ha­bían na­ci­do ca­da uno pa­ra apun­tar­los de for­ma au­to­má­ti­ca co­mo miem­bros de la igle­sia ca­tó­li­ca. Con esos da­tos pe­dían la ayu­da a la ad­mi­nis­tra­ción.

Las au­to­ri­da­des no­rue­gas man­tie­nen ade­más una acu­sa­ción por frau­de con­tra el res­pon­sa­ble de la ad­mi­nis­tra­ción del obis­pa­do, aun­que ex­clu­yen al obis­po, Bernt Eids­vig, por­que con­si­de­ran que no es­ta­ba al co­rrien­te de esa prác­ti­ca. El ca­so es­ta­lló en fe­bre­ro por una de­nun­cia de las au­to­ri­da­des re­gio­na­les, que pro­vo­có un re­gis­tro de la se­de del obis­pa­do a cargo de agen­tes de la uni­dad de de­li­tos fi­nan­cie­ros de la policía.

De acuer­do con las ci­fras que la Ofi­ci­na Na­cio­nal de Es­ta­dís­ti­ca de es­te país nór­di­co, la igle­sia ca­tó­li­ca pa­só en los úl­ti­mos ocho años de 46.640 a 140.109 miem­bros en No­rue­ga, un país de ma­yo­ría pro­tes­tan­te.

PA­BLO ARAÚJO

Ga­li­cia es una de las co­mu­ni­da­des más en­ve­je­ci­das.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.