Apren­de de las in­ten­sas char­las de fút­bol con Emery y Jor­ge Sam­pao­li

La Voz de Galicia (Ourense) - - Deportes -

Die­go Mar­tí­nez Pe­nas (Vi­go, 1980) es an­te to­do «un apa­sio­na­do del fút­bol». Tie­ne al Se­vi­lla Atlé­ti­co en la ter­ce­ra po­si­ción de Se­gun­da Di­vi­sión A —em­pa­ta­do a pun­tos con el se­gun­do— a pe­sar de con­tar con una plan­ti­lla «con una me­dia de edad de vein­te años». Al­go que los gran­des del fút­bol es­pa­ñol no son ca­pa­ces de con­se­guir a pe­sar de in­ver­tir mu­chí­si­mo más di­ne­ro. Pe­se a ello, hu­ye de eti­que­tas, es­ca­pa de cual­quier ti­po de ala­ban­za y atri­bu­ye to­dos los éxi­tos a lo que con­si­de­ra co­mo «un buen tra­ba­jo de equi­po».

Die­go Mar­tí­nez es­tá muy con­ten­to por la tra­yec­to­ria del fi­lial, no lo es­con­de mien­tras atien­de a la lla­ma­da de La Voz, pe­ro se man­tie­ne se­rio cuan­do se le in­ten­ta po­ner por de­lan­te de sus ju­ga­do­res en el re­par­to de éxi­tos. «¿El en­tre­na­dor de mo­da? ¿Yo? Pre­fie­ro de­cir que so­mos el equi­po que es­tá más de ac­tua­li­dad por los bue­nos re­sul­ta­dos. Y es­ta­mos con­ten­tos con ello pe­ro me gus­ta­ría con­so­li­dar es­ta tra­yec­to­ria y con­se­guir cuan­to an­tes los ob­je­ti­vos mar­ca­dos. Mien­tras no lle­gue, que­re­mos vi­vir el mo­men­to, que es muy bo­ni­to», ex­pli­ca.

«El pri­mer ob­je­ti­vo que te­nía­mos era con­se­guir lu­char en ca­da par­ti­do por los tres pun­tos. Y eso lo he­mos con­se­gui­do. So­mos com­pe­ti­ti­vos. Es­tar aquí [en Se­gun­da A] nos lo he­mos ga­na­do el año pa­sa­do con una tem­po­ra­da fan­tás­ti­ca, con unos play offs tan du­ros co­mo los que vi­vi­mos, con tres eli­mi­na­to­rias en cam­pos co­mo los del So­cué­lla­nos, Lo­gro­ñés y Llei­da. Es­ta­mos dis­fru­tan­do de ello con el equi­po más jo­ven de la Li­ga, con una me­dia de edad de vein­te años y al­go. He­mos con­se­gui­do man­te­ner el blo­que de la tem­po­ra­da pa­sa­da y las in­cor­po­ra­cio­nes nos es­tán ayu­dan­do a te­ner com­pe­ti­ti­vi­dad in­ter­na, y es­to con­tri­bu­ye a man­te­ner la iden­ti­dad cuan­do te­ne­mos ba­jas», aña­de.

Die­go Mar­tí­nez ju­gó du­ran­te nue­ve tem­po­ra­das en las ca­te­go­rías in­fe­rio­res del Cel­ta. Pe­ro él te­nía cla­ro que lo su­yo eran los ban­qui­llos, se mar­chó con 18 años a An­da­lu­cía a es­tu­diar INEF y po­co des­pués co­men­zó su ca­rre­ra co­mo téc­ni­co. «¿De­fi­nir­me? Es com­pli­ca­do. La res­pues­ta de­be­rían dar­la los ju­ga­do­res. Yo me veo co­mo un apa­sio­na­do del fút­bol. Des­de los 20 años es­toy en­tre­nan­do. Ven­go des­de muy aba­jo, con ca­de­tes y ju­ve­ni­les, y no ten­go nin­gún mo­de­lo o re­fe­ren­te. Yo in­ten­to co­ger lo me­jor de ca­da pro­fe­sio­nal que veo, ana­li­zan­do par­ti­dos, o con el que ten­go el pla­cer de tra­ba­jar. In­clu­so tam­bién bus­co ideas en otros de­por­tes co­mo el ba­lon­ces­to y el ba­lon­mano. No soy de ido­la­trar a na­die. In­ten­to con­fi­gu­rar mi es­ti­lo a tra­vés de lo que en­ca­ja con el per­fil de mis ju­ga­do­res», ex­pli­ca.

A Mar­tí­nez le gus­ta es­tu­diar to­do lo que lle­ve el se­llo de fút­bol. Qui­zás sea ese el se­cre­to de su me­teó­ri­ca pro­gre­sión. «Me gus­ta ver y ana­li­zar el tra­ba­jo de otros com­pa­ñe­ros. Pe­ro de lo que más apren­do es de los ju­ga­do­res. Si tie­nes ca­pa­ci­dad de ob­ser­va­ción apren­des mu­cho. El di­na­mis­mo de Uni­ver­si­dad de Chi­le me en­can­ta­ba; la pre­sión al­ta de Ro­ger Sch­midt en el Red Bull Salz­bur­go y el Le­ver­ku­sen; el Ba­rça y el Ba­yern de Guar­dio­la,; la ca­pa­ci­dad de Si­meo­ne pa­ra ha­cer cre­cer a los ju­ga­do­res aña­dién­do­les re­gis­tros a su jue­go... In­ten­to apren­der de to­do...», re­co­no­ce. En el Se­vi­lla, Die­go Mar­tí­nez es­tu­vo ayu­dan­do a Unai Emery en el pri­mer equi­po y aho­ra tie­ne por de­lan­te a Jor­ge Sam­pao­li, qui­zás la gran sen­sa­ción de LaLi­ga. «Es­tu­ve en el pri­mer equi­po, tra­ba­jé con Mí­chel y con Emery. Con Unai pa­sé más tiem­po y fue­ron tem­po­ra­das muy bo­ni­tas. Con­se­gui­mos una Eu­ro­pa Lea­gue. Él tam­bién es un apa­sio­na­do del fút­bol y ha­blá­ba­mos mu­cho so­bre con­cep­tos que veía­mos en par­ti­dos. En el 2014 co­gí el fi­lial y aho­ra me sien­to un pri­vi­le­gia­do por po­der apren­der de cer­ca de Jor­ge [Sam­pao­li]. Es un pla­cer ha­blar de fút­bol con él. Es una per­so­na con ideas y con­cep­tos di­fe­ren­tes. Cuan­do pue­do char­lo con él y apren­do mu­cho. Yo ya ad­mi­ra­ba des­de ha­ce mu­chos años a sus equi­pos. Es­tu­dié a su Uni­ver­si­dad de Chi­le pa­ra po­der apren­der co­sas nue­vas que iba apor­tan­do al fút­bol y aho­ra se da la ca­sua­li­dad de que es­tá aquí y esa ad­mi­ra­ción ha cre­ci­do. Apro­ve­cho ca­da día pa­ra apren­der un mon­tón de él», aña­de.

SE­VI­LLA FC

Die­go Mar­tí­nez.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.