Una bol­sa de un mi­llón de eu­ros, en­tra­das a 3.000 y au­dien­cias de 600 mi­llo­nes en In­ter­net

La Voz de Galicia (Ourense) - - Deportes - P. G

Un tí­tu­lo mun­dial y el fu­tu­ro del aje­drez co­mo es­pec­tácu­lo de ma­sas. Eso es lo que ten­drán que de­ci­dir des­de ma­ña­na, 64 es­ca­ques por me­dio, el no­rue­go Mag­nus Carl­sen y el ru­so na­ci­do en Ucra­nia Ser­guei Kar­ja­kin, que ayer vol­vie­ron a fir­mar ta­blas en Nue­va York tras do­ce par­ti­das y se obli­gan al des­em­pa­te rá­pi­do.

Es­te Cam­peo­na­to del Mun­do pue­de ser la puer­ta a una nue­va era en el aje­drez, cu­yos pri­me­ros ves­ti­gios son la de­ci­di­da apues­ta del pre­si­den­te de Ru­sia, Vla­di­mir Pu­tin, por re­cu­pe­rar es­te de­por­te co­mo pun­ta de lan­za pro­pa­gan­dís­ti­ca, y el in­te­rés de pa­tro­ci­na­do­res y me­ce­nas (co­mo el or­ga­ni­za­dor de la Sin­que­field Cup de San Luis, Es­ta­dos Uni­dos, el tor­neo más fuer­te de la his­to­ria). La ges­tión uni­ver­sal de los de­re­chos por par­te de AGON Ltd., due­ña del Mun­dial des­de el 2012, ha he­cho el res­to.

El match a do­ce par­ti­das en el Ful­ton Mar­ket Buil­ding del Sea­port Dis­trict ha en­fren­ta­do no so­lo a Carl­sen (Bae­rum, 1990) y a Kar­ja­kin (Sim­fe­ro­pol, Cri­mea, 1990), sino a dos es­ti­los de jue­go con­tra­pues­tos con de­ma­sia­dos as­pec­tos en co­mún.

Am­bos son ejem­plos de pre­co­ci­dad. Carl­sen es nú­me­ro uno des­de el 2010 y en el 2013 se con­vir­tió en el cam­peón mun­dial más jo­ven de la his­to­ria tras Kas­pa­rov. Ade­más, os­ten­ta el ré­cord ab­so­lu­to de pun­tos (lo­gra­do en el 2014). Es el ter­cer Gran Maes­tro más jo­ven de to­dos los tiem­pos. El pri­me­ro es Kar­ja­kin (des­de el 2002).

El ucra­niano con pa­sa­por­te ru­so to­da­vía no ha si­do cam­peón mun­dial. Es un ju­ga­dor más se­gu­ro, fia­ble en lo de­fen­si­vo y con más que­ren­cia a las ta­blas. Con to­do el apa­ra­to del aje­drez ru­so a su dis­po­si­ción pa­ra re­cu­pe­rar un tí­tu­lo que se le re­sis­te a su país des­de el 2007, un match es un en­torno más fa­vo­ra­ble a su jue­go. El no­rue­go, por su par­te, más agre­si­vo y con más ini­cia­ti­va, fue el pri­me­ro des­de Fis­cher en rom­per la he­ge­mo­nía so­vié­ti­ca. Se desen­vuel­ve me­jor en tor­neos. Sus de­rro­tas son ex­cep­ción.

Ni que de­cir tie­ne que am­bos dis­po­nen de su­per­compu­tado­ras que mues­tran re­co­ve­cos y ca­mi­nos que se le re­sis­ten a la men­te hu­ma­na. Es­ta ac­ce­si­bi­li­dad ha pro­vo­ca­do que el ni­vel me­dio del aje­dre­cis­ta se ha­ya ele­va­do, y que se ga­nen me­nos par­ti­das por­que se me­jo­ra en la neu­tra­li­za­ción del ri­val.

En es­te es­ce­na­rio, Kar­ja­kin re­pre­sen­tó a la per­fec­ción el pa­pel de as­pi­ran­te (es el no­veno en el ránking mun­dial, pe­ro ga­nó el tor­neo cla­ve, el de can­di­da­tos), re­tan­do al vi­gen­te cam­peón a ofre­cer­se en bus­ca del triun­fo fi­nal en el match. Nun­ca an­tes Carl­sen es­tu­vo tan­to tiem­po sin ga­nar una par­ti­da, se vio frus­tra­do en los pri­me­ros due­los, per­dió la oc­ta­va y sal­vó la no­ve­na de mi­la­gro. En la dé­ci­ma, am­bos de­ja­ron es­ca­par dos cla­ras op­cio­nes de ta­blas. Mien­tras, el ru­so re­for­za­ba su mo­ral, pe­ro fue in­ca­paz de re­ma­tar a su ri­val.

Po­cos pen­sa­ban que se iba a lle­gar a es­tas al­tu­ras con em­pa­te. Na­die apos­tó el 11 de no­viem­bre a que fue­se ne­ce­sa­rio que Carl­sen y Kar­ja­kin lle­ga­sen al pro­ce­so de re­so­lu­ción rá­pi­da del mun­dial. Es de­cir, lo pro­gra­ma­do pa­ra ma­ña­na: cua­tro par­ti­das rá­pi­das con­se­cu­ti­vas, cua­tro par­ti­das blitz y la muer­te sú­bi­ta o ar­ma­ge­dón, en la que el ju­ga­dor con blan­cas dis­po­ne de al­go más de tiem­po pe­ro es­tá obli­ga­do a ga­nar. En ca­so de ta­blas, el aje­dre­cis­ta con ne­gras se­rá el ven­ce­dor.

An­ta­ño, el de­fen­sor del tí­tu­lo lo re­te­nía si no ha­bía re­so­lu­ción en el match. Pe­ro pa­ra es­te Mun­dial, el miér­co­les 30 es el día ele­gi­do pa­ra que Carl­sen y Kar­ja­kin en­tren en el Ful­ton Mar­ket Buil­ding sa­bien­do que uno de ellos sal­drá co­mo cam­peón del mun­do de aje­drez. «El aje­drez mo­derno, co­mo ac­ti­vi­dad de com­pe­ti­ción uni­ver­sal, es un de­por­te di­fun­di­do por In­ter­net», ex­pli­ca Ós­car de Pra­do, im­pul­sor de los clu­bes de aje­drez de Ar­tei­xo, A La­ra­cha y Carballo, y del por­tal es­pe­cia­li­za­do po­ker­ya­je­drez.com. El jue­go in­ven­ta­do en el si­glo III a. C. pa­re­ce ha­ber en­con­tra­do en las nue­vas tec­no­lo­gías un alia­do per­fec­to. Es­te mun­dial lo con­fir­ma. «Aun­que las te­le­vi­sio­nes no­rue­ga y ru­sa lo re­trans­mi­ten y el país se pa­ra­li­za has­ta sus­pen­der las cla­ses en los co­le­gios, na­die si­gue las seis ho­ras de una par­ti­da del match, sino que acu­den a In­ter­net pa­ra ver los re­sú­me­nes con aná­li­sis. El in­te­rés se ha in­cre­men­ta­do gra­cias a la pro­mo­ción pe­da­gó­gi­ca y es­co­lar, y en es­te mun­dial se ha no­ta­do», ana­li­za De Pra­do. Mi­llo­nes de per­so­nas jue­gan al aje­drez on­li­ne.

No so­lo Pu­tin ha re­cu­pe­ra­do su apues­ta por el aje­drez. Tam­bién Es­ta­dos Uni­dos ha im­pul­sa­do su de­sa­rro­llo con tres ju­ga­do­res en el top ten: Ca­rua­na (nú­me­ro 2), So (6.º) y Na­ka­mu­ra (8.º). La pre­sen­cia de AGON (que es­co­gió Nue­va York por una ra­zón es­tra­té­gi­ca), de los in­ver­so­res de la Sin­que­field Cup de San Luis y de Garry Kas­pá­rov (cam­peón mun­dial des­de 1985 has­ta el 2000) han re­for­za­do es­ta po­lí­ti­ca.

Seis­cien­tas per­so­nas asis­ten en vi­vo al match. El pre­cio de las en­tra­das va des­de los 70 eu­ros por día y par­ti­da has­ta los 2.800 en los pal­cos VIP. Unos 600 mi­llo­nes de per­so­nas es la au­dien­cia po­ten­cial de un even­to pen­sa­do pa­ra di­fun­dir so­lo por In­ter­net (www.world­chess.com y nyc2016.fide.com; por 14 eu­ros se in­clu­yen co­men­ta­rios de gran­des maes­tros). AGON pre­vé un ne­go­cio de cien­tos de mi­llo­nes de eu­ros tras ha­ber­se gas­ta­do 5,6 mi­llo­nes (1,1 en pre­mios; el 60 % pa­ra el ga­na­dor) con el res­pal­do de la in­ver­so­ra es­ta­dou­ni­den­se EG Ca­pi­tal y la em­pre­sa de fer­ti­li­zan­tes ru­sa Pho­sa­gro.

EDUARDO MUÑOZ ÁL­VA­REZ AFP

Mag­nus Carl­sen (de­re­cha), mue­ve fi­cha mien­tras Ser­guei Kar­ja­kin ano­ta la ju­ga­da.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.