Con­de­nan a dos me­no­res a pa­gar 2.800 eu­ros por ve­jar a otra ni­ña por What­sApp

El tribunal los ab­suel­ve de tra­to de­gra­dan­te por­que su con­duc­ta no fue con­ti­nua­da

La Voz de Galicia (Ourense) - - Alta Definición -

Dos me­no­res de­be­rán pa­gar a una ni­ña de su mis­ma cla­se una in­dem­ni­za­ción de 2.828 eu­ros por hu­mi­llar­la con men­sa­jes se­xua­les a tra­vés de un gru­po de What­sApp en el que tam­bién es­ta­ban otros com­pa­ñe­ros de au­la. La pe­na la ha im­pues­to, co­mo di­ce Efe, la Au­dien­cia Pro­vin­cial de Ali­can­te que con­fir­mó la san­ción dic­ta­da pre­via­men­te por el Juz­ga­do de Me­no­res nú­me­ro 3 de Ali­can­te, aun­que los ha ab­suel­to de un de­li­to de tra­to de­gra­dan­te por­que, co­mo ale­ga, su con­duc­ta no fue con­ti­nua­da en el tiem­po.

Los he­chos ocu­rrie­ron du­ran­te la ma­dru­ga­da del 18 de ma­yo del 2014. Esa no­che los acu­sa­dos ver­tie­ron en un gru­po de es­ta red so­cial en el que par­ti­ci­pa­ban jun­to a otros com­pa­ñe­ros de cur­so re­fe­ren­cias e in­si­nua­cio­nes di­ri­gi­das a la chi­ca en las que ha­bía con­te­ni­do se­xual.

Ella se dio de ba­ja del gru­po, pe­ro ese mis­mo día por la no­che, fue agre­ga­da de nue­vo al mis­mo por el que ejer­cía de ad­mi­nis­tra­dor. De ese mo­do, co­men­za­ron de nue­vo las ve­ja­cio­nes con­tra ella, en­tre ellas un men­sa­je de au­dio en el que uno de los acu­sa­dos le lla­ma­ba «pu­ti­lla».

In­ci­den­te ver­bal

La me­nor co­mu­ni­có a los pro­fe­so­res to­do lo que ha­bía ocu­rri­do du­ran­te esa no­che y eso ge­ne­ró un in­ci­den­te ver­bal en el que es­tu­vie­ron pre­sen­tes va­rios alum­nos. Al pa­re­cer, has­ta otra com­pa­ñe­ra lle­gó a in­sul­tar­la y ame­na­zar­la. La víc­ti­ma fue diag­nos­ti­ca­da de tras­torno por es­trés pos­trau­má­ti­co, un cua­dro clí­ni­co que aún per­sis­tía al ini­cio del cur­so si­guien­te.

El Juz­ga­do de Me­no­res nú­me­ro 3 de Ali­can­te con­de­nó en mar­zo de es­te año a los dos acu­sa­dos por un de­li­to de tra­to de­gra­dan­te, les im­pu­so la obli­ga­ción de asis­tir a ta­reas so­cio­edu­ca­ti­vas y tra­ba­jos en be­ne­fi­cio de la co­mu­ni­dad. El juz­ga­do tam­bién de­cre­tó que in­dem­ni­za­ran con­jun­ta­men­te a la com­pa­ñe­ra a la que hu­mi­lla­ron con 2.828 eu­ros, una can­ti­dad de la de­bían res­pon­der sus pa­dres co­mo res­pon­sa­bles.

No obs­tan­te, la sec­ción ter­ce­ra de la Au­dien­cia Pro­vin­cial de Ali­can­te ha re­vo­ca­do aho­ra es­ta sen­ten­cia tras es­ti­mar los re­cur­sos de ape­la­ción pre­sen­ta­dos por los abo­ga­dos de­fen­so­res.

Ade­más, «tam­po­co las fra­ses en sí mis­mas con­si­de­ra­das, y sin ne­gar el ca­rác­ter des­pre­cia­ti­vo y hu­mi­llan­te res­pec­to de la per­so­na de la me­nor, pue­den en­cua­drar­se en esos ac­tos que la ju­ris­pru­den­cia, in­di­vi­dual­men­te con- si­de­ra­dos, pue­den oca­sio­nar el re­sul­ta­do tí­pi­co de un de­li­to de tra­to de­gra­dan­te», aña­de el fa­llo, fa­ci­li­ta­do ayer por el Tribunal Su­pe­rior de Jus­ti­cia va­len­ciano (TSCV).

En cual­quier ca­so, la Au­dien­cia de Ali­can­te ha con­fir­ma­do la in­dem­ni­za­ción que los pa­dres de los me­no­res acu­sa­dos de­be­rán pa­gar a la víc­ti­ma co­mo con­se­cuen­cia de la ac­tua­ción de sus hi­jos.

La sen­ten­cia de pri­me­ra ins­tan­cia con­si­de­ró pro­ba­do que la no­che del 18 de ma­yo de 2014 los dos me­no­res ins­ta­ron a la jo­ven, a tra­vés del gru­po de What­sApp, a que les man­da­ra fo­tos de su cuer­po, a los que si­guie­ron otros men­sa­jes de ma­yor con­te­ni­do se­xual.

Es­tas ex­pre­sio­nes, de acuer­do con la sen­ten­cia, no es­ta­ban «in­car­di­na­das en con­tex­to al­guno pro­pi­cia­do o con­sen­ti­do» por la me­nor e «in­tro­du­cían en re­la­ción a la mis­ma re­fe­ren­cias o in­si­nua­cio­nes de con­te­ni­do se­xual y o, en al­gún ca­so, de ca­rác­ter ve­ja­to­rio y o hu­mi­llan­te».

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.