De­rro­tar al pa­sa­do pa­ra edi­fi­car un gran fu­tu­ro

Or­de­nar los mon­tes y apos­tar por las cer­ti­fi­ca­cio­nes de ca­li­dad y la in­ves­ti­ga­ción; esas son las asig­na­tu­ras que tie­ne an­te sí el sec­tor fo­res­tal ga­lle­go pa­ra mi­rar al fu­tu­ro con op­ti­mis­mo

La Voz de Galicia (Ourense) - - Terra - XOÁN RA­MÓN ALVITE

Ga­li­cia cuen­ta con al­go más de dos mi­llo­nes de hec­tá­reas de te­rreno fo­res­tal, aun­que tan so­lo 1,4 mi­llo­nes es­tán ar­bo­la­das. El pe­so del mon­te en la eco­no­mía ga­lle­ga es in­du­da­ble, y se tra­du­ce en un vo­lu­men to­tal de ne­go­cio que ron­dó los 1.670 mi­llo­nes de eu­ros —en­tre las in­dus­trias de pri­me­ra trans­for­ma­ción y las del mue­ble— du­ran­te el año pa­sa­do. Una ri­que­za que pue­de man­te­ner­se e in­clu­so am­pliar­se en el fu­tu­ro si el sec­tor lo­gra su­pe­rar cier­tas ca­ren­cias his­tó­ri­cas y los nue­vos re­tos que se le pre­sen­tan a cor­to y me­dio pla­zo.

1 UN MA­YOR APRO­VE­CHA­MIEN­TO

Re­cu­pe­ra­ción del mon­te im­pro­duc­ti­vo. Des­de ha­ce más de una dé­ca­da, Ga­li­cia cuen­ta con más de 600.000 hec­tá­reas de su­per­fi­cie fo­res­tal to­tal­men­te im­pro­duc­ti­vas. Un lu­jo que no pue­de per­mi­tir­se un sec­tor com­pues­to por más de 3.000 em­pre­sas que dan em­pleo di­rec­to a unas 20.000 per­so­nas. Se ne­ce­si­tan pues po­lí­ti­cas ac­ti­vas de pro­mo­ción de la sil­vi­cul­tu­ra que per­mi­tan po­ner en va­lor to­do es­te te­rreno. Des­de el pro­pio sec­tor se apun­tan va­rias, aun­que la prin­ci­pal pa­sa por la iden­ti­fi­ca­ción de las par­ce­las im­pro­duc­ti­vas y por­que se es­ta­blez­ca la obli­ga­ción de po­ner­las en va­lor.

2 COOPE­RA­TI­VAS

La aso­cia­cio­nes de pro­duc­to­res. La su­per­fi­cie fo­res­tal me­dia pri­va­da en Ga­li­cia se si­túa en ape­nas dos hec­tá­reas de te­rreno, la mi­tad que en Fran­cia y le­jos de paí­ses re­fe­ren­tes en el ám­bi­to fo­res­tal co­mo Sue­cia o Fin­lan­dia, don­de es de 45 y 30 hec­tá­reas, res­pec­ti­va­men­te. Es­te mi­ni­fun­dis­mo im­pi­de una ges­tión efi­cien­te de la su­per­fi­cie, por lo que re­sul­ta im­pres­cin­di­ble aglu­ti­nar pro­pie­ta­rios pri­va­dos e in­clu­so me­jo­rar la vin­cu­la­ción de es­tos con las dis­tin­tas co­mu­ni­da­des de mon­tes ve­ci­na­les en mano co­mún. El re­to es que el mon­te sea ges­tio­na­do de una for­ma efi­caz y sos­te­ni­ble, bien a tra­vés de la ini­cia­ti­va pri­va­da o bien me­dian­te la constitución de so­cie­da­des de fo­men­to fo­res­tal (So­for), fi­gu­ra crea­da en su día por la Xun­ta de Ga­li­cia pa­ra lo­grar, pre­ci­sa­men­te, es­te fin. Tam­bién po­ten­cia­ría el aso­cia­cio­nis­mo una adap­ta­ción de la fis­ca­li­dad pa­ra que es­tas so­cie­da­des fo­res­ta­les tri­bu­ta­ran a un ti­po si­mi­lar al de los pro­pie­ta­rios in­di­vi­dua­les.

3 OR­DE­NA­CIÓN

Aná­li­sis de las po­ten­cia­li­da­des. Si­gue sien­do una de las prin­ci­pa­les e his­tó­ri­cas ca­ren­cias del sec­tor fo­res­tal ga­lle­go. Una co­rrec­ta or­de­na­ción de los mon­tes per­mi­ti­ría op­ti­mi­zar al má­xi­mo los re­cur­sos y me­jo­rar el ren­di­mien­to de las dis­tin­tas ma­sas ar­bó­reas.

El mon­te ga­lle­go ne­ce­si­ta una ma­yor pla­ni­fi­ca­ción que per­mi­ta ana­li­zar las ca­rac­te­rís­ti­cas de los dis­tin­tos ti­pos de usos del sue­lo y su com­pa­ti­bi­li­dad con de­ter­mi­na­das es­pe­cies te­nien­do en cuen­ta fac­to­res eco­ló­gi­cos, so­cia­les o eco­nó­mi­cos.

4 CER­TI­FI­CA­CIÓN

La apues­ta por la ges­tión fo­res­tal sos­te­ni­ble. El fu­tu­ro de la pro­duc­ción de ma­de­ra en Ga­li­cia pa­sa inex­cu­sa­ble­men­te por la cer­ti­fi­ca­ción de la ges­tión del mon­te ga­lle­go. Es­te es el úni­co pro­ce­di­mien­to que per­mi­te de­mos­trar a los con­su­mi­do­res que la pro­duc­ción ma­de­re­ra pro­ce­de de mon­tes ges­tio­na­dos de una for­ma sus­ten­ta­ble. To­do apun­ta a que es­ta cer­ti­fi­ca­ción se­rá obli­ga­to­ria a cor­to pla­zo pa­ra po­der ac­ce­der a los prin­ci­pa­les mer­ca­dos, por lo que se re­quie­re un es­fuer­zo aña­di­do en es­te cam­po. De la ad­mi­nis­tra­ción de­pen­de rea­li­zar una la­bor ejem­pla­ri­zan­te im­plan­tan­do la cer­ti­fi­ca­ción de to­da la su­per­fi­cie que ac­tual­men­te es­tá en ma­nos pú­bli­cas.

5 CO­MU­NI­DA­DES DE MON­TES

Me­jor con­trol de su ac­ti­vi­dad. Re­sul­ta im­pres­cin­di­ble un ma­yor con­trol so­bre la ac­ti­vi­dad que lle­van a ca­bo las co­mu­ni­da­des de mon­tes ve­ci­na­les en mano co­mún (CMVMC). Es­tas en­ti­da­des que aglu­ti­nan en­torno a un ter­cio de la su­per­fi­cie fo­res­tal ga­lle­ga ca­re­cen en mu­chos ca­sos de la for­ma­ción es­pe­cí­fi­ca ne­ce­sa­ria pa­ra lle­var a ca­bo el me­jor apro­ve­cha­mien­to de sus fin­cas. Es ne­ce­sa­rio pues una ma­yor im­pli­ca­ción de la Ad­mi­nis­tra­ción en es­te ám­bi­to do­tán­do­las de es­tos re­cur­sos o bien, en el ca­so de que es­to no sea po­si­ble, op­tar di­rec­ta­men­te por echar mano de su

ges­tión.

6 PRO­MO­CIÓN

Ma­yor pro­ta­go­nis­mo pa­ra la ma­de­ra. En un re­cien­te en­cuen­tro en­tre to­dos los agen­tes que par­ti­ci­pan en el sec­tor fo­res­tal se lle­gó a la con­clu­sión de que en Ga­li­cia re­sul­ta ne­ce­sa­rio po­ten­ciar y dar a co­no­cer las enor­mes po­ten­cia­li­da­des de la ma­de­ra. En­tre sus vir­tu­des des­ta­ca su ba­ja hue­lla de car­bono y su al­ta efi­cien­cia ener­gé­ti­ca. Una de las pro­pues­tas con­cre­tas que se pu­sie­ron en­ci­ma de la me­sa apun­ta­ba a la pues­ta en mar­cha de un plan de reha­bi­li­ta­ción y re­for­ma de vi­vien­das en las que el uso de la ma­de­ra se­ría pre­do­mi­nan­te. Tal y co­mo apun­tan des­de Con­fe­ma­de­ra, tan so­lo con que se aco­gie­ran a es­te plan el 10 % de las 170.000 vi­vien­das ga­lle­gas que tie­nen más de una dé­ca­da de an­ti­güe­dad, se mo­vi­li­za­rían más de 257 mi­llo­nes de eu­ros. Es­to no su­pon­dría cos­te al­guno pa­ra la Ad­mi­nis­tra­ción, que ade­más in­gre­sa­ría más di­ne­ro en con­cep­to de IVA y co­ti­za­cio­nes so­cia­les.

7 NUE­VOS USOS

Po­ten­cia­ción de la bio­ma­sa co­mo ener­gía al­ter­na­ti­va. Ade­más del ma­de­re­ro, el mon­te ga­lle­go per­mi­te otros mu­chos apro­ve­cha­mien­tos. Es ne­ce­sa­rio pa­ra ello do­tar a los pro­pie­ta­rios de la for­ma­ción es­pe­cí­fi­ca y del ac­ce­so a la fi­nan­cia­ción ne­ce­sa­ria pa­ra que es­tos usos al­ter­na­ti­vos se con­vier­tan en una opor­tu­ni­dad de ne­go­cio, tal y co­mo su­ce­de en otros paí­ses con cla­ra vo­ca­ción fo­res­tal co­mo Ca­na­dá, Sue­cia, Aus­tria o Fran­cia.

En es­te sen­ti­do, la pro­duc­ción de bio­ma­sa se ha con­ver­ti­do ya en la prin­ci­pal industria pa­ra­le­la ge­ne­ra­do­ra de ri­que­za, has­ta el pun­to de que se cal­cu­la que su uti­li­za­ción per­mi­te un aho­rro eco­nó­mi­co de 70 mi­llo­nes al año, ade­más de otros be­ne­fi­cios co­mo la me­jo­ra en la ges­tión y ren­di­mien­to de los mon­tes o la re­duc­ción de los in­cen­dios.

8 I+D+i.

Po­ten­ciar la in­ves­ti­ga­ción.

Tal y co­mo su­ce­de en la prác­ti­ca to­ta­li­dad de las ac­ti­vi­da­des pro­duc­ti­vas vin­cu­la­das al sec­tor pri­ma­rio, el fo­res­tal tam­bién de­be apos­tar por la in­ves­ti­ga­ción, el de­sa­rro­llo y la in­no­va­ción co­mo ma­ne­ra de adap­tar­se a las cam­bian­tes ne­ce­si­da­des de unos mer­ca­dos ca­da vez más glo­ba­li­za­dos y, por tan­to, más com­pe­ti­ti­vos. La I+D+i de­be ser una he­rra­mien­ta pa­ra las em­pre­sas fo­res­ta­les ga­lle­gas de ca­ra a in­cre­men­tar su com­pe­ti­ti­vi­dad, su ca­pa­ci­dad de in­ter­na­cio­na­li­za­ción y su di­fe­ren­cia­ción de la com­pe­ten­cia, ofre­cien­do pro­duc­tos o ser­vi­cios in­no­va­do­res.

Las lí­neas de ac­tua­ción en es­te cam­po son di­ver­sas, y van des­de la re­la­cio­na­da con la me­ca­ni­za­ción de tra­ba­jos, el tra­ta­mien­to de la bio­ma­sa fo­res­tal o la me­jo­ra ge­né­ti­ca, has­ta la pues­ta en mar­cha de nue­vos mo­de­los sil­ví­co­las en fun­ción de los pro­duc­tos a ob­te­ner. De la in­ves­ti­ga­ción y el de­sa­rro­llo de­pen­de­rá tam­bién, en gran ma­ne­ra, que se con­si­ga el cie­rre de los ci­clos pro­duc­ti­vo, in­dus­trial y de co­mer­cia­li­za­ción den­tro de Ga­li­cia. Trans­mi­sión del co­no­ci­mien­to. Es una de las ca­ren­cias his­tó­ri­cas del sec­tor pro­duc­tor ga­lle­go y el ori­gen de mu­chos de sus ma­les en­dé­mi­cos. Des­de el sec­tor se apun­ta la ne­ce­si­dad de crear un Ser­vi­cio de Ex­ten­sión Fo­res­tal, apo­ya­do en los ac­tua­les dis­tri­tos fo­res­ta­les y si­mi­lar al exis­ten­te en el ám­bi­to agrí­co­la y ga­na­de­ro. Es­te ser­vi­cio, en­tre otros co­me­ti­dos, se­ría el en­car­ga­do de ase­so­rar a los pro­duc­to­res fo­res­ta­les so­bre la me­jor for­ma de sa­car el ma­yor apro­ve­cha­mien­to po­si­ble al mon­te. Tam­bién se in­ci­de en la ne­ce­si­dad de que los avan­ces cien­tí­fi­cos en ma­te­rias co­mo la se­lec­ción ge­né­ti­ca de la plan­ta, la lu­cha con­tra las pla­gas o la me­jo­ra de la pro­duc­ti­vi­dad lle­guen más fá­cil­men­te al pro­duc­tor.

10 SIM­PLI­FI­CAR

Dis­mi­nuir los trá­mi­tes ad­mi­nis­tra­ti­vos. Des­de la industria de la ma­de­ra se de­man­da una ma­yor sim­pli­fi­ca­ción en to­do lo re­la­ti­vo a los pro­ce­sos de in­ter­ac­ción con la Ad­mi­nis­tra­ción. En el in­for­me ela­bo­ra­do por la Aso­cia­ción de Be­ca­rios de la Fundación Ba­rrié y el Bos­ton Con­sul­ting Group, con pro­pues­tas del pro­pio sec­tor, se re­co­gen de­man­das en es­te sen­ti­do ta­les co­mo la crea­ción de un mo­de­lo de ven­ta­ni­lla úni­ca pa­ra ges­tio­nar las au­to­ri­za­cio­nes de cor­ta o el in­cre­men­to del to­ne­la­je per­mi­ti­do de trans­por­te por ca­rre­te­ra —has­ta el mo­men­to 40 to­ne­la­das—, equi­pa­rán­do­lo con el de los prin­ci­pa­les paí­ses fo­res­ta­les eu­ro­peos.

Pa­ra­le­la­men­te, se so­li­ci­ta tam­bién la pues­ta en mar­cha de una pla­ta­for­ma di­gi­tal de ven­ta pri­va­da de ma­de­ra y un re­gis­tro de cu­bi­ca­do­res y ta­sa­do­res que per­mi­ta do­tar de ma­yor trans­pa­ren­cia a to­do el pro­ce­so de co­mer­cia­li­za­ción. 9 FOR­MA­CIÓN

Fuen­te: IV In­ven­ta­rio Fo­res­tal Na­cio­nal - Con­fe­ma­de­ra) y ela­bo­ra­ción pro­pia

A. LÓPEZ

El con­trol de las ex­plo­ta­cio­nes fo­res­ta­les es in­dis­pen­sa­ble.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.