De pe­re­gri­na a Cam­ba­dos

La úni­ca viei­ra ga­lle­ga en el mer­ca­do sa­le evis­ce­ra­da de la vi­lla arou­sa­na

La Voz de Galicia (Ourense) - - Terra - A. BUÍNCAS

La viei­ra es to­do un sím­bo­lo. Del pe­re­grino. Del Ca­mino de San­tia­go. De San­tia­go. De Ga­li­cia. De la Na­vi­dad. Úl­ti­ma­men­te, has­ta ame­na­za con des­pla­zar co­mo icono al al­ba­ri­ño en Cam­ba­dos. Es qui­zá una exa­ge­ra­ción, pe­ro lo cier­to es que, hoy por hoy, esa lo­ca­li­dad arou­sa­na es el úni­co pun­to de Ga­li­cia que po­ne a dis­po­si­ción de los mer­ca­dos viei­ra ga­lle­ga. En fres­co y ul­tra­con­ge­la­da. Siem­pre evis­ce­ra­da, eso sí. Es lo que tie­ne ser víc­ti­ma del pro­pio me­ta­bo­lis­mo, len­to, muy len­to, que a la vez que le da ese cuer­po de viei­ra, le ha­ce re­te­ner la to­xi­na ASP (pa­ra­li­zan­te) más tiem­po del que qui­sie­ra en sus par­tes más ape­te­ci­bles. Eso fue pre­ci­sa­men­te lo que du­ran­te años la tu­vo ve­da­da —por los cau­ces le­ga­les— a los pa­la­da­res ga­lle­gos. Ya le gus­ta­ría ser tan fil­tra­dor co­mo aquel pri­mo le­jano por la fa­mi­lia de los bi­val­vos, el me­ji­llón, que se li­be­ra de la to­xi­na a igual ve­lo­ci­dad que la co­ge.

Afor­tu­na­da­men­te, una mo­di­fi­ca­ción nor­ma­ti­va vino en el 2002 a res­ca­tar­la de la con­de­na de la to­xi­ci­dad. No tan­to co­mo pa­ra de­jar­la ex­hi­bir­se en el mer­ca­do en­te­ra, pe­ro sí lim­pia, com­ple­ta­men­te lis­ta pa­ra pre­pa­rar y, so­bre to­do, ino­cua pa­ra el con­su­mi­dor, con to­das las ga­ran­tías sa­ni­ta­rias. Así fue que de aque­llos es­ca­sos 3.400 ki­los que se co­mer­cia­li­za­ron por los cau­ces le­ga­les en el 2002, se pa­só a los 124.000 del ejer­ci­cio pa­sa­do, que re­por­ta­ron in­gre­sos por más de me­dio mi­llón de eu­ros a las co­fra­días.

Aun­que pue­de ex­traer­se de las rías de Mu­ros, Arousa, Pon­te­ve­dra y Ferrol —cuan­do los ni­ve­les de to­xi­na lo per­mi­ten—, en torno al 85 % que lle­ga al mer­ca­do sa­le de la ría de Arousa. Es­te año, ese por­cen­ta­je ha subido al 100 %, pues los al­tos ni­ve­les de to­xi­na han im­pe­di­do abrir la cam­pa­ña en Ferrol y tam­po­co ha sa­li­do de las rías de Pon­te­ve­dra y Vi­go, co­mo sí ocu­rrió en otras oca­sio­nes. El año pa­sa­do, sin ir más le­jos.

Pre­cio fi­jo

Pe­ro ven­gan de don­de ven­gan, to­das las pie­zas se evis­ce­ran en Cam­ba­dos, en las ins­ta­la­cio­nes de una em­pre­sa con­ser­ve­ra que la co­fra­día ha al­qui­la­do pa­ra evis­ce­rar y en­va­sar el pro­duc­to que cap­tu­ran sus afi­lia­dos. Tie­nen ca­pa­ci­dad pa­ra pro­ce­sar 2.500 ki­lo­gra­mos al día. Y ese to­pe es el que re­par­ten en­tre los bar­cos que des­pa­chan con ras­tro de viei­ra. El pre­cio es fi­jo: 4,75 eu­ros por ki­lo. A di­fe­ren­cia de cam­pa­ñas an­te­rio­res, se­rá igual du­ran­te to­da la tem­po­ra­da. «An­tes po­ñia­mos un pre­zo de 4,75 eu­ros ata o Na­dal e, a par­tir de esa da­ta, se pa­ga­ba a 4,25 eu­ros, por­que é a que vai pa­ra al­ma­ce­nar», ex­pli­ca Ru­per­to Cos­ta, pa­trón ma­yor de Cam­ba­dos.

Los viei­rei­ros tra­ba­jan de 8 a dos, si es que no al­can­zan an­tes el cu­po es­ta­ble­ci­do. Pue­den lle­var un má­xi­mo de dos ras­tros por em­bar­ca­ción y nun­ca pue­den tra­ba­jar en fondos de me­nos de cin­co me­tros.

Aun­que no hay ve­da pa­ra la es­pe­cie, la cam­pa­ña sue­le desa­rro­llar­se de di­ciem­bre a mar­zo. Es­te año, la abun­dan­cia per­mi­tió abrir la tem­po­ra­da en no­viem­bre.

921,7 844,7 474,3 514,9

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.