Los yiha­dis­tas de­te­ni­dos en Ga­li­cia eran vi­gi­la­dos des­de ha­ce un año

La es­po­sa del arres­ta­do en Vi­mian­zo, sor­pren­di­da: «Non lle no­tei nin­gun­ha ra­di­ca­li­za­ción» Da­niel San­só-Ru­bert, ex­per­to en re­des te­rro­ris­tas: «Los mu­sul­ma­nes son los que más de­nun­cian»

La Voz de Galicia (Ourense) - - Portada - PATRICIA BLAN­CO

Di­ce que en ca­sa es­tán preo­cu­pa­dos, con ner­vios «e aín­da co sus­to no cor­po». La de­ten­ción es­te pa­sa­do lu­nes del jo­ven ar­ge­lino de 33 años Ab­del­ka­der Red­ji­mi en Tu­fións (Ce­rei­xo, Vi­mian­zo) ha to­ma­do por sor­pre­sa a los ve­ci­nos y a su pro­pia fa­mi­lia, re­si­den­te en el nú­me­ro 85 de es­ta pe­que­ña lo­ca­li­dad. La mu­jer del aho­ra de­te­ni­do, vi­mian­ce­sa, ex­pli­ca­ba ayer des­de la vi­vien­da, acom­pa­ña­da por su ma­dre y el res­to de los fa­mi­lia­res, que de mo­men­to no han te­ni­do no­ti­fi­ca­ción al­gu­na al res­pec­to de la ope­ra­ción en marcha: «Non sei na­da, aín­da non se co­mu­ni­ca­ron co­mi­go, pe­ro eu só di­go que el, co­mo per­soa, era ex­ce­len­te. Co­mo ma­ri­do, co­mo pai e co­mo xen­ro». De­fi­ne a su pa­re­ja co­mo «un ho­me tra­ba­lla­dor», con el que ha­cía «un­ha vi­da moi nor­mal». «Non lle no­tei nin­gún cam­bio ne­se sen­ti­do, nin­gun­ha ra­di­ca­li­za­ción. Non sei que ti­po de pro­bas po­den ter. Son cou­sas que ha­be­rá que ver lo­go nun xuí­zo», se­ña­la. Es por ello por lo que, mien­tras no ten­ga más da­tos, pre­fie­re ser cau­ta en sus de­cla­ra­cio­nes. So­lo in­sis­te en un men­sa­je: «Que­ro dar as gra­zas. Aos ve­ci­ños, a to­da a xen­te que nos es­tá apoian­do. Ao al­cal­de, ta­mén. Hai que agra­de­cer que con­fíen en ti, que che dean ca­lor nun mo­men­to así». En Tu­fións, los re­si­den­tes con­sul­ta­dos coin­ci­den en el ca­rác­ter hon­ra­do y tra­ba­ja­dor de es­ta fa­mi­lia.

La mu­jer del ar­ge­lino re­cuer­da el sus­to ini­cial que se lle­va­ron cuan­do las fuer­zas de se­gu­ri­dad, los agen­tes de la Guar­dia Ci­vil, en­tra­ron ar­ma­dos en su vi­vien­da: «Pa­re­ceu­me al­go des­me­su­ra­do. A ma­nei­ra na que en­tra­ron non me pa­re­ceu nor­mal. Sa­ben que vi­ven me­no­res, un­ha fa­mi­lia, nin que hou­be­ra aquí un­ha ban­da». Era to­da­vía ma­dru­ga­da cuan­do su­ce­dió. A día de hoy, en es­te mo­men­to, afir­ma: «Pa­ra min é inocen­te. Eu de­fen­do ao meu ma­ri­do, ata que me de­mos­tren o con­tra­rio». En el mis­mo sen­ti­do se pro­nun­ció la ma­dre de la jo­ven, el lu­nes a me­dio­día. Aun sin que­rer en­trar en de­ta­lles, in­ci­día en la mis­ma idea: «Nes­ta ca­sa sem­pre hou­bo res­pec­to de to­dos con to­dos».

Al­gu­nos ve­ci­nos del mu­ni­ci­pio co­men­ta­ron que veían a me­nu­do a Red­ji­mi con otros hom­bres, de su mis­ma o pa­re­ci­da pro­ce­den­cia, ca­si siem­pre per­so­nas dis­tin­tas. Ello, y el he­cho de que ha­ya si­do de­te­ni­do en una oca­sión por el ro­bo de una bi­ci­cle­ta o que las fuer­zas de se­gu­ri­dad sos­pe­cha­sen de par­te de sus ac­ti­vi­da­des, da pie a que al­gu­nos des­con­fíen de su po­si­ble inocen­cia en es­te ca­so de pre­sun­ta re­la­ción con una red de in­mi­gra­ción irre­gu­lar, una red de cap­ta­ción de yiha­dis­tas en la que él se en­car­ga­ría del as­pec­to or­ga­ni­za­ti­vo e in­te­lec­tual. «Cla­ro que ten que ha­ber opi­nións. A xen­te fa­la, é o nor­mal. Ten­de­mos a iso, a po­ñer a to­dos no mes­mo pa­que­te, ata que nos to­ca, pe­ro non sem­pre o que se ve é a reali­da­de», di­ce la pa­re­ja del jo­ven ar­ge­lino, que in­sis­te en esa idea de con­si­de­rar­lo inocen­te has­ta que las prue­bas le di­gan lo con­tra­rio. Red­ji­mi lle­va­ba tres años em­pa­dro­na­do en es­ta lo­ca­li­dad vi­mian­ce­sa de Tu­fións: la pa­re­ja tie­ne en co­mún un ni­ño de tre­ce me­ses. Ella, ade­más, tie­ne dos hi­jas de una an­te­rior re­la­ción.

Red­ji­mi, en una fo­to de Fa­ce­book.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.