Com­prar al­cohol pa­ra un me­nor se mul­ta en Ga­li­cia con has­ta 3.000 eu­ros

La Po­li­cía Au­to­nó­mi­ca ex­tre­ma­rá el con­trol so­bre la ven­ta en su­per­mer­ca­dos es­tas Na­vi­da­des

La Voz de Galicia (Ourense) - - Portada - M. CEDRÓN

Ga­li­cia no ha lo­gra­do to­da­vía cam­biar el pa­pel que jue­ga el con­su­mo de al­cohol en la co­mu­ni­dad a ni­vel so­cio­ló­gi­co. «¿Qué ma­lo ten que un ra­paz de de­za­se­te anos to­me un­ha cer­ve­xa?». Esa es una pre­gun­ta que se es­cu­cha de for­ma ha­bi­tual en mu­chas zo­nas de te­rri­to­rio en el que no ha­ce tan­tos años mu­chos cum­plea­ños in­fan­ti­les eran re­ga­dos con unas go­tas de vino de mi­sa. Pe­ro se han da­do mu­chos pa­sos. Los con­tro­les rea­li­za­dos por la Po­li­cía Au­to­nó­mi­ca, de­pen­dien­te de la Con­se­lle­ría de Pre­si­den­cia des­de la pues­ta en marcha de la ley del 2010 que prohí­be el su­mi­nis­tro de al­cohol a me­no­res de 18 años, han lo­gra­do con­cien­ciar a ca­da vez más ayun­ta­mien­tos ga­lle­gos so­bre es­te asun­to de sa­lud pú­bli­ca. Pe­ro no to­do es cues­tión del sec­tor hos­te­le­ro y de las Ad­mi­nis­tra­cio­nes. To­do adul­to que com­pre en un su­per­mer­ca­do o en una tien­da al­cohol pa­ra al­gún me­nor se ex­po­ne a la mis­ma mul­ta que un bar: has­ta los 3.000 eu­ros.

La vis­ta gor­da que ha­cían al­gu­nos so­bre ese ti­po de con­duc­tas ha em­pe­za­do a vi­rar ha­cia unos con­tro­les ca­da vez más es­tric­tos con el ob­je­ti­vo de evi­tar las mul­tas. De he­cho, en lo que va de año la Po­li­cía Au­to­nó­mi­ca ha rea­li­za­do en las cua­tro pro­vin­cias 4.958 en la vía pú­bli­ca y en di­fe­ren­tes ti­pos de es­ta­ble­ci­mien­tos, des­de bares a su­per- mer­ca­dos. El re­sul­ta­do fue de 627 mul­tas, 254 a lo­ca­les, pe­ro tam­bién 373 a me­no­res por con­su­mir al­cohol. «Lo­go son os di­fe­ren­tes con­ce­llos os que te­ñen que apli­car a mul­ta e es­ta po­de che­gar aos 3.000 eu­ros no ca­so dun bar ou pub. Por be­ber al­cohol son de ata 600 eu­ros», re­su­me el ins­pec­tor je­fe del gru­po de me­no­res de la Po­li­cía Au­to­nó­mi­ca, Juan Ma­nuel Ba­le­bo­na. En el ca­so de las san­cio­nes eco­nó­mi­cas a me­no­res, son los pa­dres los en­car­ga­dos de pa­gar.

Uno de los pro­ble­mas más gra­ves aho­ra es el bo­te­llón y, so­bre to­do, con­tro­lar có­mo los cha­va­les ac­ce­den al sur­ti­do aba­ni­co

de be­bi­das con las que ela­bo­ran lue­go unos cóc­te­les que aca­ban lle­ván­do­los en al­gún ca­so a un estado de se­mi­in­cons­cien­cia al mez­clar whisky con vod­ka o cual­quier otro ti­po de al­cohol.

To­dos esos ope­ra­ti­vos ha­bi­tua­les que des­plie­ga la po­li­cía en lo­ca­les de ocio o su­per­mer­ca­dos se­rán re­for­za­dos du­ran­te la cam­pa­ña de Na­vi­dad, épo­ca en la que las fies­tas se mul­ti­pli­can en pi­sos y en es­ta­ble­ci­mien­tos pú­bli­cos de to­da la co­mu­ni­dad ga­lle­ga.

Uno de los hán­di­caps pa­ra fre­nar el ac­ce­so de los me­no­res al al­cohol es el há­bi­to de pe­dir a un ma­yor de edad de la pan­di­lla que va­ya a com­prar la be­bi­da: «Des­de lo­go que ne­ses ca­sos re­sul­ta com­pli­ca­do de­tec­tar quen o fai, pe­ro al­gún ca­so de­tec­ta­mos», re­co­no­ce el ins­pec­tor je­fe del gru­po de me­no­res de la Po­li­cía Au­to­nó­mi­ca.

MAR­COS MÍ­GUEZ

Es com­pli­ca­do con­tro­lar quién pro­por­cio­na al­cohol a los me­no­res pa­ra los bo­te­llo­nes.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.