Un análisis de san­gre sus­ti­tui­rá a la biop­sia pa­ra diag­nos­ti­car tu­mo­res

Una in­ves­ti­ga­ción lle­va­da a ca­bo por el ga­lle­go Luis Blan­co desa­rro­lló la prue­ba

La Voz de Galicia (Ourense) - - Portada - R. ROMAR

Ca­da vez que una cé­lu­la mue­re de­ja su hue­lla en el or­ga­nis­mo. Y da lo mis­mo que sean sa­nas o tu­mo­ra­les, to­das de­jan su ras­tro en los flui­dos cor­po­ra­les en for­ma de mi­núscu­los frag­men­tos de ADN. Con­se­guir am­pli­fi­car es­te in­sig­ni­fi­can­te ge­no­ma pa­ra po­der ana­li­zar­lo es uno de los gran­des re­tos de la me­di­ci­na, ya que po­dría ser uti­li­za­do co­mo un mar­ca­dor de diag­nós­ti­co pre­coz pa­ra dis­tin­tas en­fer­me­da­des o pa­ra iden­ti­fi­car un tu­mor en sus es­ta­dios ini­cia­les, la au­tén­ti­ca cla­ve pa­ra po­der tra­tar­lo con éxi­to. Y, lo que es me­jor aún, sin ne­ce­si­dad de prac­ti­car al pa­cien­te las agre­si­vas biop­sias, en las que se le ex­trae te­ji­do pa­ra po­der se­cuen­ciar­lo. Bas­ta­ría con un sim­ple análisis de san­gre.

A día, de hoy, sin em­bar­go, aún no exis­te una tec­no­lo­gía que se pue­da apli­car de for­ma ru­ti­na­ria pa­ra po­der ha­cer­lo, aun­que es­te sue­ño de la me­di­ci­na es­tá ca­da vez más pró­xi­mo, in­clu­so muy cer­ca, gra­cias a un nue­vo mé­to­do desa­rro­lla­do por in­ves­ti­ga­do­res del CSIC y de la em­pre­sa Sy­gnis ca­paz de am­pli­fi­car ADN a par­tir del ge­no­ma de una so­la cé­lu­la, por lo que po­dría fo­to­co­piar las mi­nús­cu­las can­ti­da­des de ma­te­rial ge­né­ti­co que cir­cu­lan por el to­rren­te san­guí­neo pa­ra lue­go ana­li­zar­lo e iden­ti­fi­car po­si­bles mu­ta­cio­nes re­le­van­tes pa­ra el diag­nós­ti­co. El ha­llaz­go se ha pu­bli­ca­do aho­ra en la re­vis­ta cien­tí­fi­ca Na­tu­re Com­mu­ni­ca­tions, pe­ro el sis­te­ma ya ha­bía si­do pre­via­men­te pa­ten­ta­do. Y no so­lo eso, sino que ya exis­te un kit co­mer­cial, el TrueP­ri­me, que se es­tá pro­ban­do con éxi­to pa­ra su va­li­da­ción en hos­pi­ta­les y cen­tros de in­ves­ti­ga­ción eu­ro­peos y nor­te­ame­ri­ca­nos. Es lo que per­mi­ti­rá dar el pa­so a la an­sia­da biop­sia lí­qui­da, el análisis de los flu­jos del or­ga­nis­mo pa­ra el diag­nós­ti­co pre­coz de dis­tin­tos ti­pos de cán­cer.

«Al igual que en su mo­men­to la re­so­nan­cia mag­né­ti­ca nu­clear su­pu­so una re­vo­lu­ción pa­ra el diag­nós­ti­co del cán­cer, la nue­va re­vo­lu­ción lle­ga­rá con la biop­sia lí­qui­da», ex­pli­ca el in­ves­ti­ga­dor ga­lle­go Luis Blan­co Dá­vi­la (A Co­ru­ña, 1958), cien­tí­fi­co del Cen­tro de Bio­lo­gía Mo­le­cu­lar Se­ve­ro Ochoa y des­cu­bri­dor de la en­zi­ma Pri­mPol, la en­car­ga­da de sin­te­ti­zar y po­ner en marcha el pro­ce­so de am­pli­fi­ca­ción ma­si­vo de ADN rea­li­za­do por otra vie­ja co­no­ci­da, la po­li­me­ra­sa Phi29, des­cu­bier­ta entre otros por el pro­pio Blan­co y la bio­quí­mi­ca Mar­ga­ri­ta Sa­las, cu­ya pa­ten­te, re­gis­tra­da en 1989, fue la más ren­ta­ble de la cien­cia es­pa­ño­la.

La nue­va tec­no­lo­gía com­bi­na la ac­ción de es­tas dos pro­teí­nas, que co­la­bo­ran entre sí pa­ra rea­li­zar una am­pli­fi­ca­ción muy efi­cien­te de cual­quier can­ti­dad de ADN a par­tir del frag­men­to ini­cial, por mi­núscu­lo que sea. En la ac­tua­li­dad se uti­li­zan mo­lé­cu­las sin­té­ti­cas pa­ra ini­ciar el pro­ce­so, pe­ro en es­te ca­so la am­pli­fi­ca­ción del ge­no­ma pue­de dar lu­gar a re­sul­ta­dos erró­neos o a la con­ta­mi­na­ción de la mues­tra ori­gi­nal.

«Va a su­po­ner un gran avan­ce»

«Cree­mos que, si no to­dos, la ma­yo­ría de los tu­mo­res se van a po­der diag­nos­ti­car en un es­ta­dio muy ini­cial me­dian­te análisis de san­gre o de otro ti­po de flui­dos cor­po­ra­les, en los cua­les se van a po­der de­tec­tar es­tos pe­que­ños frag­men­tos de ADN que, tras su análisis, van a de­cir si un in­di­vi­duo es­tá desa­rro­llan­do o no un ti­po con­cre­to de tu­mor. Es­to va a su­po­ner un gran avan­ce pa­ra el diag­nós­ti­co y el tra­ta­mien­to del cán­cer», des­ta­ca Pi­lar de la Huer­ta, con­se­je­ra de­le­ga­da de Sy­gnis, una em­pre­sa bio­tec­no­ló­gi­ca his­pano-ale­ma­na que sur­gió en sus ini­cios a par­tir de las in­ves­ti­ga­cio­nes de Blan­co y Sa­las, aún hoy ase­so­res cien­tí­fi­cos de la fir­ma. En el ha­llaz­go tam­bién par­ti­ci­pó otro in­ves­ti­ga­dor de ori­gen ga­lle­go, Ángel Pi­cher, ac­tual­men­te di­rec­tor cien­tí­fi­co de Sy­gnis. «La can­ti­dad de ADN li­bre de cé­lu­las siem­pre es es­ca­sa —ex­pli­ca—, por lo que ne­ce­si­ta­mos una he­rra­mien­ta muy sen­si­ble pa­ra po­der am­pli­fi­car­la. Esa sen­si­bi­li­dad es una de las ven­ta­jas de TrueP­ri­me, ya que es­ta tec­no­lo­gía per­mi­te mul­ti­pli­car can­ti­da­des ín­fi­mas del ge­no­ma, de in­clu­so fem­to­gra­mos».

CSIC

Los des­cu­bri­mien­tos del in­ves­ti­ga­dor ga­lle­go Luis Blan­co, del CSIC, per­mi­tie­ron el nue­vo avan­ce.

Ángel Pi­cher, tam­bién de ori­gen ga­lle­go, es el pri­mer au­tor de la in­ves­ti­ga­ción en «Na­tu­re».

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.