Ana­li­zan la abun­dan­te do­cu­men­ta­ción en ára­be in­ter­ve­ni­da a los de­te­ni­dos en Ga­li­cia

Los dos ar­ge­li­nos es­ta­ban sien­do vi­gi­la­dos por la Guar­dia Ci­vil des­de ha­cía un año

La Voz de Galicia (Ourense) - - A Fondo - J. M. PAN, E. MOUZO

Ha­ce apro­xi­ma­da­men­te un año los ser­vi­cios de In­for­ma­ción de la Guar­dia Ci­vil em­pe­za­ron a sos­pe­char de los dos ar­ge­li­nos que fue­ron de­te­ni­dos el lu­nes en sus do­mi­ci­lios de Ar­tei­xo y Vi­mian­zo. Sus co­mu­ni­ca­cio­nes y con­tac­tos pu­sie­ron en aler­ta a los in­ves­ti­ga­do­res, que vin­cu­la­ban a los dos hom­bres con una red de in­mi­gra­ción irre­gu­lar que po­dría te­ner co­ne­xión con ac­ti­vis­tas del Estado Is­lá­mi­co, se­gún fuen­tes de la in­ves­ti­ga­ción. En con­cre­to, los agen­tes de la Je­fa­tu­ra Cen­tral de In­for­ma­ción em­pe­za­ron a tra­ba­jar con la hi­pó­te­sis de que la red con la que su­pues­ta­men­te ope­ra­ban los dos ar­ge­li­nos ha­bría fa­ci­li­ta­do la en­tra­da en Eu­ro­pa de te­rro­ris­tas que par­ti­ci­pa­ron en los aten­ta­dos co­me­ti­dos en no­viem­bre del 2015 en París, en los que mu­rie­ron 130 per­so­nas en los ata­ques a la sa­la Ba­ta­clán, al es­ta­dio de fút­bol y a bares y res­tau­ran­tes de la ciudad.

Aho­ra, los in­ves­ti­ga­do­res es­tán ana­li­zan­do to­da la do­cu­men­ta­ción que fue in­ter­ve­ni­da en los re­gis­tros efec­tua­dos en los do­mi­ci­lios de los de­te­ni­dos en Ga­li­cia y de los dos ma­rro­quíes que fue­ron apre­sa­dos en Al­me­ría. Se­gún la Guar­dia Ci­vil, los cua­tro te­nían con­tac­to fre­cuen­te entre ellos y tam­bién con al me­nos uno de los te­rro­ris­tas de la ma­sa­cre de París, con el que se ha­bían co­mu­ni­ca­do an­tes o des­pués de los aten­ta­dos de no­viem­bre. La ma­yo­ría de los do­cu­men­tos in­ter­ve­ni­dos, tan­to en pa­pel co­mo en so­por­te in­for­má­ti­co, es­tán es­cri­tos en len­gua ára­be, lo que ha­ce ne­ce­sa­ria la in­ter­ven­ción de un equi­po de tra­duc­to­res pa­ra per­mi­tir su exa­men de­ta­lla­do por par­te de los in­ves­ti­ga­do­res del ser­vi­cio de In­for­ma­ción.

Los de­te­ni­dos fue­ron tras­la­da­dos a Madrid el mis­mo lu­nes fuer­te­men­te cus­to­dia­dos por agen­tes es­pe­cia­les del ins­ti­tu­to ar­ma­do. Ayer aún per­ma­ne­cían en de­pen­den­cias po­li­cia­les y se es­pe­ra que en las pró­xi­mas ho­ras, pro­ba­ble­men­te a lo lar­go del día de hoy, pa­sen ya a dis­po­si­ción de Is­mael Moreno, ma­gis­tra­do del Juz­ga­do de Ins­truc­ción nú­me­ro 2 de la Au­dien­cia Na­cio­nal, que di­ri­ge las in­ves­ti­ga­cio­nes y que to­ma­rá una de­ci­sión so­bre el fu­tu­ro in­me­dia­to de los de­te­ni­dos tras es­cu­char sus de­cla­ra­cio­nes.

Las in­ves­ti­ga­cio­nes de la Guar­dia Ci­vil tra­tan de com­pro­bar cuál era el pa­pel de los cua­tro

de­te­ni­dos y si es­ta­ban rea­li­zan­do la­bo­res de cap­ta­ción y adoc­tri­na­mien­to en­fo­ca­dos al te­rro­ris­mo yiha­dis­ta. El de­le­ga­do del Go­bierno en Ga­li­cia, San­tia­go Vi­lla­nue­va, con­fir­mó ayer ese ex­tre­mo. Ex­pli­có que los arres­ta­dos son «per­soas vin­cu­la­das a te­mas de te­rro­ris­mo yiha­dis­ta, en con­cre­to a ac­ti­vi­da­des ini­cial­men­te di­ri­xi­das a te­mas de cap­ta­ción e adou­tri­na­men­to». Vi­lla­nue­va qui­so lan­zar un men­sa­je de tran­qui­li­dad y re­cor­dó las de­ten­cio­nes prac­ti­ca­das en los úl­ti­mos años por los cuer­pos de se­gu­ri­dad del Estado, a los que fe­li­ci­tó. El ni­vel de aler­ta 4 obli­ga a man­te­ner una vi­gi­lan­cia po­li­cial ex­tre­ma, en es­pe­cial en zo­nas de aglo­me­ra­cio­nes y en pun­tos sen­si­bles co­mo ae­ro­puer­tos, es­ta­cio­nes de tren y trans­por­tes pú­bli­cos. El si­guien­te ni­vel de aler­ta, el 5, es el más al­to e im­pli­ca­ría la par­ti­ci­pa­ción del Ejér­ci­to en la vi­gi­lan­cia.

Al cen­tro de sa­lud de Ar­tei­xo

Ab­del­ka­rim Ter­gou, el ar­ge­lino de­te­ni­do el lu­nes en Ar­tei­xo, fue lle­va­do po­co des­pués de su arres­to al cen­tro de sa­lud de la lo­ca­li­dad. Lle­gó fuer­te­men­te cus­to­dia­do por me­dia do­ce­na de agen­tes es­pe­cia­les de la Guar­dia Ci­vil. Eran las diez de la ma­ña­na y el ope­ra­ti­vo sor­pren­dió al per­so­nal y a los usua­rios del cen­tro sa­ni­ta­rio. «Los guar­dias ci­vi­les ve­nían con pa­sa­mon­ta­ñas y con cha­le­cos an­ti­ba­las. Creí­mos que pa­sa­ba al­go en el cen­tro de sa­lud», ex­pli­có ayer una mu­jer. Los agen­tes acom­pa­ña­ron al de­te­ni­do a una con­sul­ta y a los quin­ce mi­nu­tos sa­lie­ron con el de­te­ni­do, «lo me­tie­ron en un co­che ca­mu­fla­do y se lo lle­va­ron».

Ayer se su­po que el com­pa­ñe­ro de pi­so de Ter­gou tam­bién fue es­po­sa­do cuan­do los agen­tes en­tra­ron en la vi­vien­da. Fue pa­ra tras­la­dar­lo al tras­te­ro y al ga­ra­je. Tras la ins­pec­ción lo lle­va­ron al pi­so, le per­mi­tie­ron ves­tir­se y le or­de­na­ron que ba­ja­se a la ca­lle.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.