«Ce­rra­mos mu­chas pá­gi­nas web, pe­ro abren otras»

Sub­ra­ya que In­ter­net es una he­rra­mien­ta fun­da­men­tal pa­ra des­ve­lar men­sa­jes ocul­tos de ra­di­ca­les

La Voz de Galicia (Ourense) - - A Fondo - SU­SA­NA LUA­ÑA

Da­niel San­só-Ru­bert Pas­cual es de ori­gen ca­na­rio, pe­ro lle­va vein­te años en San­tia­go, don­de es­tu­dió Cri­mi­no­lo­gía y don­de hoy es pro­fe­sor del Cen­tro de Es­tu­dos de Se­gu­ri­da­de de la USC. Es ex­per­to en sis­te­mas de in­te­li­gen­cia pa­ra la de­tec­ción de re­des cri­mi­na­les, que en Ga­li­cia an­tes se usa­ban más con las ma­fias y hoy lo ha­cen con el te­rro­ris­mo yiha­dis­ta.

—¿Los mé­to­dos de in­te­li­gen­cia que se em­plea­ban pa­ra in­ves­ti­gar el nar­co­trá­fi­co son los mis­mos que hoy en día pa­ra el te­rro­ris­mo in­ter­na­cio­nal?

—En tér­mi­nos ge­ne­ra­les son si­mi­la­res, pe­ro de­pen­de de lo am­plia que sea la co­mu­ni­dad que se in­ves­ti­ga. Las fuer­zas de se­gu­ri­dad del Estado tie­nen un con­trol ge­né­ri­co tan­to de los asen­ta­mien­tos de co­mu­ni­da­des mu­sul­ma­nas o co­lom­bia­nas co­mo de la ma­fia or­ga­ni­za­da. Se in­ves­ti­gan esas co­mu­ni­da­des por­que pue­den ser uti­li­za­das por per­so­nas ra­di­ca­li­za­das pa­ra pa­sar des­aper­ci­bi­das o por si den­tro de esa co­mu­ni­dad se es­tá cap­tan­do a sim­pa­ti­zan­tes que lue­go se con­vier­ten en ac­ti­vis­tas y que pue­den in­clu­so es­tar dis­pues­tos a in­mo­lar­se. El gra­do de im­pli­ca­ción es di­fe­ren­te, al­gu­nos so­lo fi­nan­cian con di­ne­ro y otros se ra­di­ca­li­zan más.

—¿Qué mé­to­dos son más efi­ca­ces con­tra el yiha­dis­mo?

—La po­li­cía rea­li­za un tra­ba­jo de cam­po en las co­mu­ni­da­des iden­ti­fi­can­do com­por­ta­mien­tos que pue­dan lla­mar la aten­ción. Ade­más se ras­trean las re­des so­cia­les, hay ex­per­tos que do­mi­nan los idio­mas que ha­blan allí don­de el fe­nó­meno es­tá la­ten­te e in­ves­ti­gan no so­lo las pá­gi­nas nor­ma­les de In­ter­net, sino tam­bién lo que se lla­ma el In­ter­net pro­fun­do, dis­tin­tos ca­na­les de co­mu­ni­ca­ción con subes­pa­cios en los que pa­ra en­trar ha­ce fal­ta un co­no­ci­mien­to téc­ni­co mí­ni­mo o dis­po­ner de las cla­ves ade­cua­das. Se re­vi­san con es­pe­cial aten­ción aque­llas en las que se ha­ce enal­te­ci­mien­to del te­rro­ris­mo, a ver dón­de es­tán ubi­ca­das, quién es­tá de­trás y es una cues­tión de ha­bi­li­dad ser ca­paz de su­pe­rar sus cor­ta­fue­gos.

—¿Fun­cio­nan en Ga­li­cia?

—Si es­tás en Vi­mian­zo so­lo, se­pa­ra­do de la co­mu­ni­dad y tie­nes ac­ce­so a uno de esos ca­na­les es la ma­ne­ra de in­ter­cam­biar opi­nio­nes, de man­te­ner­se uni­dos y de que ellos te ani­men a se­guir en la lu­cha. A ve­ces es con men­sa­jes en­crip­ta­dos, pe­ro tam­bién hay ex­per­tos que los sa­ben des­ci­frar. Cuan­do al­guien man­da un tex­to y tú lo quie­res abrir pe­ro so­lo te sa­len unos sím­bo­los es por­que es­tá en­crip­ta­do, pa­ra po­der leer­lo tie­nes que te­ner un pro­gra­ma es­pe­cí­fi­co o una cla­ve pa­ra ha­cer­lo. Ellos tie­nen sus pro­pios pro­gra­ma­do­res que ocul­tan men­sa­jes in­clu­so en imá­ge­nes por­no­grá­fi­cas. Uno no pen­sa­ría que un mu­sul­mán re­li­gio­so fue­se a en­trar en una pá­gi­na por­no­grá­fi­ca, así que eso lo ha­cen pa­ra des­pis­tar. Otras ve­ces son imá­ge­nes fa­mi­lia­res o bu­có­li­cas que tie­nen un men­sa­je de­trás que un usua­rio nor­mal no pue­de leer.

—¿Es po­si­ble clau­su­rar esas pá­gi­nas?

—Sí, y de he­cho ya se hi­zo con mu­chas. Las de­tec­ta­mos, ha­ce­mos un se­gui­mien­to y si ve­mos que tie­nen pro­pa­gan­da te­rro­ris­ta se tra­mi­ta an­te la Ad­mi­nis­tra­ción pa­ra que las clau­su­ren por exal­ta­ción del te­rro­ris­mo. Pe­ro es co­mo un jue­go de ac­ción-reac­ción o de hac­ker con­tra hac­ker, por­que hoy cie­rras una pá­gi­na y al día si­guien­te ya abren otra, hay que ser muy ágil.

—¿Su ni­vel de pe­ne­tra­ción en Ga­li­cia es im­por­tan­te?

—Hay que asu­mir que en Es­pa­ña hay un nú­me­ro im­por­tan­te de co­mu­ni­da­des mu­sul­ma­nas, pe­ro no es cues­tión de que cun­da el pá­ni­co. No se de­be in­ter­pre­tar el to­do por la par­te, no quie­re de­cir que to­das las co­mu­ni­da­des que pro­ce­den de esos paí­ses sean un pe­li­gro. Lo que sí es real es que los yiha­dis­tas las uti­li­zan, ya sea pa­ra ocul­tar­se y pa­sar des­aper­ci­bi­dos o pa­ra cap­tar sim­pa­ti­zan­tes entre sus ha­bi­tan­tes. Por eso hay que te­ner­los con­tro­la­dos, pe­ro con­tan­do con la co­la­bo­ra­ción de esas mis­mas co­mu­ni­da­des.

Da­niel San­só-Ru­bert Pas­cual.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.