Me­li­de pu­bli­ci­ta su fes­ti­val de ma­gia con un nú­me­ro de con­te­ni­do eró­ti­co

«Yo pon­go la va­ri­ta y tú el co­ne­jo», anun­cia el es­pec­tácu­lo que res­pal­da el Con­ce­llo

La Voz de Galicia (Ourense) - - Galicia - N. NOGUEROL

Des­de lue­go, si lo que pre­ten­dían era lla­mar la aten­ción, lo lo­gra­ron y con no­ta, al me­nos por la re­per­cu­sión que es­tá te­nien­do entre el pú­bli­co. El fes­ti­val de ma­gia que el pró­xi­mo fin de se­ma­na se ce­le­bra­rá en Me­li­de lle­ga en­vuel­to en la po­lé­mi­ca que sus­ci­ta su es­pec­tácu­lo es­tre­lla: un show de ma­gia eró­ti­ca que, entre las di­fe­ren­tes pro­pues­tas que anun­cia el pro­gra­ma, se di­vul­ga con car­te­le­ría pro­pia, ba­jo el re­cla­mo de un es­lo­gan pu­bli­ci­ta­rio que ya es­tá dan­do que ha­blar. «Yo pon­go la va­ri­ta y tú po­nes el co­ne­jo», di­ce la em­pre­sa con­tra­ta­da por el Con­ce­llo de Me­li­de pa­ra pre­sen­tar un es­pec­tácu­lo de Da­vid el Ma­go, un ilu­sio­nis­ta con web pro­pia, en la que re­sal­ta, entre sus espectáculos, los eró­ti­cos, di­ri­gi­dos a des­pe­di­das de sol­te­ra —na­da de sol­te­ros— y pen­sa­dos tam­bién pa­ra gru­pos de am­bos se­xos «con bue­na pre­dis­po­si­ción a pa­sar­lo te­ta».

Con tan­ta car­ga co­mo la se­mán­ti­ca del men­sa­je que pu­bli­ci­ta el es­pec­tácu­lo eró­ti­co —cal­ca­do de la pá­gi­na en In­ter­net del ma­go pro­ta­go­nis­ta— lle­gan las crí­ti­cas, co­mo en­ti­dad pro­mo­to­ra que es, al Con­ce­llo me­li­den­se, des­de el que la al­cal­de­sa del Par­ti­do Po­pu­lar, Da­lia Gar­cía Cou­so, res­ta im­por­tan­cia a una po­lé­mi­ca que di­ce ex­tra­ñar­le. La re­gi­do­ra avan­za que el es­pec­tácu­lo es en esen­cia «de ma­xia có­mi­ca», con con­te­ni­do eró­ti­co, tal y co­mo ad­mi­te, pe­ro «nun­ca por­no­grá­fi­co» y «moi­to me­nos ofen­si­vo», pun­tua­li­za. Pa­ra di­si­par cual­quier ti­po de du­da, Da­lia Gar­cía sub­ra­ya que el nú­me­ro, pro­gra­ma­do en ho­ra­rio noc­turno, es ap­to pa­ra me­no­res de edad, aun­que, eso sí, hay que te­ner cum­pli­dos los 16.

So­bre la car­te­le­ría, la al­cal­de­sa de Me­li­de man­tie­ne que «po­de gus­tar máis ou me­nos o xo­go de pa­la­bras, pe­ro non in­ten­te­mos po­le­mi­zar con al­go que non vai máis aló di­so, dun­ha es­tra­te­xia de mar­ke­ting». «So­mos un con­ce­llo moi ac­ti­vo na loi­ta con­tra to­do ti­po de es­te­reo­ti­pos», de­fien­de la re­gi­do­ra del PP, pa­ra in­sis­tir en que ni el es­pec­tácu­lo eró­ti­co ni su es­lo­gan pu­bli­ci­ta­rio son ofen­si­vos o se­xis­tas.

No com­par­te esa opi­nión la vi­ce­pre­si­den­ta de la Dipu­tación de A Co­ru­ña, res­pon­sa­ble del pro­gra­ma cul­tu­ral del que el Con­ce­llo de Me­li­de ob­tu­vo fon­dos pa­ra el fes­ti­val de ma­gia, fi­nan­cia­do a par­tes igua­les por la Ad­mi­nis­tra­ción pro­vin­cial y la lo­cal. Goretti San­mar­tín (BNG) exi­me de to­da res­pon­sa­bi­li­dad al go­bierno de la Dipu­tación, que co­mo ins­ti­tu­ción fi­gu­ra en los car­te­les, ya que, se­gún ex­pli­can, lo que so­li­ci­tó el Con­ce­llo me­li­den­se fue una ga­la de ma­gia, sin alu­sión al­gu­na a un es­pec­tácu­lo —el eró­ti­co— que el eje­cu­ti­vo pro­vin­cial con­si­de­ra inade­cua­do pa­ra su red cul­tu­ral. De he­cho, San­mar­tín pi­dió te­le­fó­ni­ca­men­te a la al­cal­de­sa que los fon­dos que la Dipu­tación apor­ta al fes­ti­val los destine a fi­nan­ciar otro ti­po de espectáculos. Una jo­ven de 20 años, na­tu­ral de Ni­grán, acu­sa­da de en­sal­zar a ETA en Twit­ter y afir­mar en una de las pu­bli­ca­cio­nes que «Al­bert Ri­ve­ra quie­re un buen ti­ro na tes­ta» se con­for­mó ayer en el jui­cio con una pe­na de un año de cár­cel tras al­can­zar un pac­to con la Fis­ca­lía, in­for­ma Efe.

La Au­dien­cia Na­cio­nal aco­gió ayer el jui­cio con­tra Lu­cía R.R., pa­ra quien la Fis­ca­lía pe­día en su es­cri­to ori­gi­nal una pe­na de un año y me­dio de cár­cel por un de­li­to de enal­te­ci­mien­to del te­rro­ris­mo. El jui­cio se re­sol­vió en po­cos mi­nu­tos, ya que la de­fen­sa y el re­pre­sen­tan­te del mi­nis­te­rio pú­bli­co lle­ga­ron a un acuer­do pa­ra re­du­cir la pe­ti­ción de con­de­na, a cam­bio del cual la acu­sa­da re­co­no­ció los he­chos. Se­gún de­ta­lla el in­for­me de acu­sa­ción, Lu­cía R. R. pu­bli­có en su per­fil de Twit­ter va­rios co­men­ta­rios pre­sun­ta­men­te de­lic­ti­vos.

La Dipu­tación de A Co­ru­ña, que co­fi­nan­cia el es­pec­tácu­lo, lo con­si­de­ra inade­cua­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.