En cre­ci­mien­to, pe­ro sin desa­rro­llo

Al­bino Pra­da

La Voz de Galicia (Ourense) - - Opinión -

Mien­tras el Go­bierno man­tie­ne que su po­lí­ti­ca eco­nó­mi­ca es un éxi­to en cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co y crea­ción de em­pleo y que, por tan­to, se­ría una te­me­ri­dad mo­di­fi­car­la (co­mo se re­cla­ma des­de la opo­si­ción y los sin­di­ca­tos), mu­chos son los sín­to­mas de que de­ma­sia­das otras co­sas no van bien. Por eso ca­be pre­gun­tar­se: ¿es po­si­ble que crez­ca una eco­no­mía mien­tras em­peo­ra su bie­nes­tar so­cial y su ni­vel de desa­rro­llo?

Al me­nos dos pre­mios No­bel de Eco­no­mía (Sen y Sti­glitz) han res­pon­di­do afir­ma­ti­va­men­te a es­ta pre­gun­ta. Con­fir­man que una eco­no­mía pue­de ser glo­bal­men­te más ri­ca (por ejem­plo, en ri­que­za me­dia por ha­bi­tan­te) mien­tras su de­sigual­dad so­cial pue­de es­tar cre­cien­do, o mien­tras sus relaciones la­bo­ra­les y ser­vi­cios pú­bli­cos se de­gra­dan.

Hoy en Es­pa­ña po­de­mos ha­ber vuel­to a ser igual de ri­cos (en PIB glo­bal en tér­mi­nos reales) que en el año 2007, pe­ro po­dría su­ce­der que am­plios sec­to­res so­cia­les acu­sen con­di­cio­nes la­bo­ra­les, de in­gre­sos o de pres­ta­ción de ser­vi­cios pú­bli­cos no­ta­ble­men­te peo­res a los de aquel año.

Es es­te mi diag­nós­ti­co pa­ra la ac­tual re­cu­pe­ra­ción es­pa­ño­la: cre­ci­mien­to sin desa­rro­llo. Lo que otros lla­man cre­ci­mien­to no in­clu­si­vo, cre­ci­mien­to que ge­ne­ra (y se le­van­ta) so­bre una cre­cien­te ex­clu­sión so­cial. Lo ve­ni­mos com­pro­ban­do mes a mes en es­ta columna. ¿Tam­bién en es­te mes de no­viem­bre?

Es­te no­viem­bre su­pi­mos que ca­si tres mi­llo­nes de per­so­nas co­bran en Es­pa­ña un sa­la­rio in­fe­rior a los 800 eu­ros men­sua­les, se­gún la úl­ti­ma En­cues­ta de Po­bla­ción Ac­ti­va. Y que uno de ca­da tres tra­ba­ja­do­res per­ci­be me­nos del sa­la­rio mí­ni­mo in­ter­pro­fe­sio­nal, mien­tras que an­tes de la cri­sis era uno de ca­da cua­tro.

Otro in­for­me —de la OCDE— con­fir­ma­ba que en Es­pa­ña (so­lo en Por­tu­gal la co­sa fue peor) los in­gre­sos de los tra­ba­ja­do­res con suel­dos más ba­jos fue­ron los que más se des­plo­ma­ron en el con­jun­to de los paí­ses desa­rro­lla­dos. Y que mien­tras tan­to, la ces­ta de la com­pra se en­ca­re­cía (por ejem­plo, el IPC has­ta oc­tu­bre ya tri­pli­ca­ba el in­cre­men­to de las pen­sio­nes de es­te año).

La Or­ga­ni­za­ción In­ter­na­cio­nal del Tra­ba­jo ca­li­fi­ca­ba el pa­sa­do mes a Es­pa­ña co­mo el se­gun­do país de la UE con ma­yor pre­ca­rie­dad la­bo­ral tras Po­lo­nia. Por eso en una ins­pec­ción la­bo­ral rea­li­za­da en una de nues­tras prin­ci­pa­les re­gio­nes tu­rís­ti­cas se com­pro­bó que uno de ca­da tres con­tra­tos (tem­po­ra­les) eran frau­du­len­tos (de­bían ser in­de­fi­ni­dos). No ex­tra­ña que el pre­si­den­te de una ca­de­na ho­te­le­ra de­nun­cia­se des­pi­dos ma­si­vos pa­ra sub­con­tra­tar y «ex­plo­tar» (fue­ron sus pa­la­bras) al per­so­nal.

La co­ber­tu­ra a los des­em­plea­dos si­gue ca­yen­do y nos acer­ca­mos a los dos mi­llo­nes de pa­ra­dos que no cuen­tan con nin­gu­na pres­ta­ción. Y, cuan­do aún no he­mos lle­ga­do a la ola in­ver­nal de gri­pe, las es­pe­ras en las ur­gen­cias hos­pi­ta­la­rias en el área sa­ni­ta­ria don­de yo re­si­do su­pe­raron, a fi­na­les de no­viem­bre, las 24 ho­ras. No es ajeno a to­do ello que la Es­pa­ña que más cre­ce (se­gún in­for­ma­ba Eu­ros­tat) re­cau­de sie­te pun­tos me­nos de im­pues­tos so­bre el PIB que la me­dia de los paí­ses de la zo­na eu­ro. Eso: cre­ci­mien­to sin desa­rro­llo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.