Sí, los ga­lle­gos so­mos bue­ni­ños, pe­ro no ton­tos

Ro­ber­to L. Blan­co Val­dés

La Voz de Galicia (Ourense) - - Opinión -

Ha­ce va­rios años, en una ce­na ce­le­bra­da tras un lar­ga jornada de tra­ba­jo en la uni­ver­si­dad ita­lia­na de Mes­si­na, char­lá­ba­mos los pre­sen­tes so­bre la cues­tión te­rri­to­rial en nues­tro país cuan­do un co­le­ga ca­ta­lán, vi­si­ble­men­te al­po­ri­za­do, nos in­ter­pe­ló a los res­tan­tes es­pa­ño­les allí pre­sen­tes con una afir­ma­ción que me de­jó pa­ti­di­fu­so: «Es que vosotros nos de­béis a los ca­ta­la­nes mi­les de mi­llo­nes». Co­mo yo co­no­cía bien la fi­lia­ción na­cio­na­lis­ta de aquel co­bra­dor del frac so­bre­ve­ni­do in­ten­té en­ton­ces to­mar­me sus ma­ja­de­rías con sen­ti­do del hu­mor. Pe­ro he de re­co­no­cer­les que, pa­sa­do el tiem­po, ca­da vez me re­sul­ta más di­fí­cil de aguan­tar el tono fal­tón de quie­nes se em­pe­ñan en es­cu­pir­nos a la ca­ra, a gran par­te de los es­pa­ño­les, que vi­vi­mos a su cos­ta.

Tal des­pro­pó­si­to no so­lo es men­ti­ra, sino que es ade­más una men­ti­ra reac­cio­na­ria, don­de las ha­ya, por más que gran par­te de quie­nes vi­ven de pro­cla­mar­la se con­si­de­ren a sí mis­mos unos iz­quier­dis­tas de sie­te es­ta­llos. De­cir que los an­da­lu­ces, ex­tre­me­ños, cas­te­lla­nos o ga­lle­gos vi­vi­mos a cos­ta de los ca­ta­la­nes o de los ma­dri­le­ños re­sul­ta tan es­tú­pi­do e in­su­fri­ble co­mo lo se­ría que quien pa­ga más im­pues­tos por te­ner más ren­ta acu­sa­se de ser unos chu­po­nes a los que a tra­vés del sis­te­ma edu­ca­ti­vo o sa­ni­ta­rio re­ci­ben la solidaridad fis­cal que ca­rac­te­ri­za a cual­quier so­cie­dad ci­vi­li­za­da.

Ocu­rre, sin em­bar­go, que mien­tras lo se­gun­do le pa­re­ce­ría a to­do el mun­do —y, por su­pues­to a la ex­tre­ma iz­quier­da mi­li­tan­te— un ac­to de egoís­mo im­pre­sen­ta­ble, cuan­do el lla­ma­mien­to a la in­so­li­da­ri­dad se con­vier­te de per­so­nal en te­rri­to­rial tal cau­sa les sue­na a al­gu­nos mo­der­na, pro­gre­sis­ta y guay del Pa­ra­guay. No lo es en ab­so­lu­to, por­que la solidaridad per­so­nal en un país con no­ta­bles des­equi­li­brios de ren­ta y de ri­que­za entre sus co­mu­ni­da­des so­lo es po­si­ble, por ra­zo­nes evi­den­tes, si hay solidaridad te­rri­to­rial.

No de­be­ría, por eso, equi­vo­car­se el Go­bierno de Ra­joy. Si la es­ta­bi­li­dad que Es­pa­ña ne­ce­si­ta va a con­se­guir­se al pre­cio de ge­ne­rar agra­vios entre los te­rri­to­rios que la con­for­man o de agran­dar las de­sigual­da­des entre ellos, no so­lo no ha­brá es­ta­bi­li­dad, sino que ha­bre­mos crea­do un gra­ví­si­mo con­flic­to don­de aho­ra no lo hay. «Los hom­bres, y se­ña­la­da­men­te los es­pa­ño­les —pro­cla­ma­ba el con­de To­reno, des­ta­ca­do li­be­ral, en las Cor­tes de Cá­diz—, no to­le­ran con pa­cien­cia ver dis­fru­tar a otros de pre­rro­ga­ti­vas y pri­vi­le­gios, y por to­dos los me­dios bus­can oca­sión, o de con­se­guir igua­les dis­tin­cio­nes, o de des­truir aque­llas de las que no go­zan». Pues eso.

Los ga­lle­gos, mu­cho más mo­der­nos que otros que pre­su­men de ello, so­mos pa­cí­fi­cos, to­le­ran­tes y so­li­da­rios: lo que aquí re­su­mi­mos con el tér­mino bue­ni­ños. Pe­ro, al igual que otros es­pa­ño­les, no so­mos ton­tos, aun­que se lo pa­rez­ca­mos a los pel­mas pro­fe­sio­na­les por­que no es­ta­mos to­do el día, co­mo ellos, dan­do la ma­tra­ca y po­nien­do el país pa­tas arri­ba. De ton­tos, ni un pe­lo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.