Un sue­ño dio­ce­sano

Jo­sé Ra­món Amor Pan

La Voz de Galicia (Ourense) - - Opinión -

Pa­ra­fra­sean­do a Mar­tin Lut­her King, po­de­mos de­cir que el ar­zo­bis­po com­pos­te­lano tu­vo un sue­ño el 12 de oc­tu­bre del 2012, cuan­do con­vo­có un sí­no­do dio­ce­sano, un acon­te­ci­mien­to que no se ce­le­bra­ba en es­ta ar­chi­dió­ce­sis des­de 1909. Se abría en­ton­ces un tiem­po pro­pi­cio pa­ra re­no­var ilu­sio­nes, es­pe­ran­zas y com­pro­mi­sos, pa­ra mi­rar con va­len­tía ha­cia el fu­tu­ro, pa­ra la au­to­crí­ti­ca. «Es­pe­ro que es­te sí­no­do sea un asun­to tan­to de raíz co­mo de ho­jas y fru­tos […] Nues­tro amor por la Igle­sia no pue­de ser el pre­tex­to pa­ra ca­no­ni­zar nues­tros pre­jui­cios», de­cía mon­se­ñor Ba­rrio.

Tras una lar­ga pre­pa­ra­ción, du­ran­te la cual 150 gru­pos a lo lar­go y an­cho de la dió­ce­sis han estado re­fle­xio­nan­do so­bre el estado ac­tual de la mis­ma, el sí­no­do ha ce­le­bra­do ya tres de las sie­te se­sio­nes pro­gra­ma­das. Los de­ba­tes gi­ran en torno a las con­clu­sio­nes y su­ge­ren­cias for­mu­la­das des­de esas ba­ses, y se es­tán pro­du­cien­do con una gran ri­que­za de apor­ta­cio­nes, a ve­ces muy crí­ti­cas. Pa­ra quie­nes pen­sa­ban que el sí­no­do iba a ser un pu­ro trá­mi­te, po­de­mos de­cir con go­zo que no, que nues­tra Igle­sia dio­ce­sa­na es­tá vi­va y que no po­de­mos per­ma­ne­cer in­di­fe­ren­tes al ca­mino em­pren­di­do por la ar­chi­dió­ce­sis de San­tia­go.

Y es que, an­te to­do y so­bre to­do, un sí­no­do es ha­cer jun­tos una ex­pe­rien­cia de co­rres­pon­sa­bi­li­dad, un pro­ce­so y no un pun­to de lle­ga­da, una ac­ti­tud. Si im­por­tan­te es el pa­pel del Es­pí­ri­tu San­to y de la gra­cia en su desa­rro­llo, el nues­tro no lo es me­nos. Es­te ca­mino in­vi­ta a la hu­mil­dad, a ven­cer iner­cias y des­con­fian­zas, a la trans­pa­ren­cia y al co­ra­je. So­lo así sal­dre­mos del me­ro cum­plir y del atri­buir a una res­pon­sa­bi­li­dad di­fu­sa lo que en ver­dad es con­se­cuen­cia del cú­mu­lo de op­cio­nes dia­rias co­lec­ti­vas e in­di­vi­dua­les.

El sí­no­do de­be res­pon­der de ma­ne­ra con­cre­ta, crea­ti­va y au­daz a los an­he­los de re­no­va­ción que la­ten en el in­te­rior de tan­tas per­so­nas. De­be ser una ven­ta­na abier­ta por don­de entre el ai­re fres­co que tan­to ne­ce­si­tan nues­tras es­truc­tu­ras dio­ce­sa­nas. Y to­do, pa­ra glo­ria de Dios y bien de los hom­bres.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.