Un bau­ti­zo ac­ci­den­ta­do, pe­ro con fi­nal fe­liz

La Voz de Galicia (Ourense) - - Opinión -

Des­de Ba­da­joz es­cri­ben que ha­ce po­cos días no pu­do ve­ri­fi­car­se en la igle­sia de San Agus­tín un bau­ti­zo por no te­ner pa­dri­nos pa­ra el ac­to ni di­ne­ro pa­ra sa­tis­fa­cer los de­re­chos pa­rro­quia­les la fa­mi­lia del re­cién na­ci­do. La mu­jer que lle­va­ba a la cria­tu­ra sa­lió del tem­plo llo­ran­do y en­con­tró a un sol­da­do del ba­ta­llón de ca­za­do­res de Ta­ri­fa que, sin co­no­cer­la, le pre­gun­tó la cau­sa de su aflic­ción. La bue­na mu­jer re­fi­rió el mo­ti­vo de su llan­to, y aña­dió que el pa­dre de la cria­tu­ra aca­ba­ba de re­ci­bir los úl­ti­mos Sa­cra­men­tos. Al oír es­to, el ge­ne­ro­so sol­da­do to­mó en bra­zos al ni­ño, lo con­du­jo a la igle­sia, fue su pa­drino y sa­tis­fi­zo los de­re­chos co­rres­pon­dien­tes.

On­ce muer­tos en un ti­ro­teo pro­vo­ca­do por po­li­cías bo­rra­chos en Mé­xi­co

On­ce muer­tos y 32 he­ri­dos pro­du­jo el za­fa­rran­cho ocu­rri­do ayer en el po­bla­do El Gua­chu­mil, del mu­ni­ci­pio de Co­yu­ca de Be­ní­tez, del estado de Gue­rre­ro, en Mé­xi­co. La re­yer­ta, pro­vo­ca­da por po­li­cías ebrios, em­pe­zó cuan­do el co­man­dan­te de la po­li­cía abo­fe­teó a una de las mu­je­res asis­ten­tes a un baile. Al re­cla­mar, por esa ac­ti­tud, los asis­ten­tes, em­pe­zó el ti­ro­teo y en la pe­lea par­ti­ci­pa­ron vein­te uni­for­ma­dos y cer­ca de un cen­te­nar de ha­bi­tan­tes del po­bla­do. Pa­ra cal­mar los áni­mos, tu­vo que in­ter­ve­nir el Ejér­ci­to, lo que evi­tó que se de­rra­ma­ra más san­gre.

Los ve­ci­nos de Cur­tis cons­ti­tu­yen una co­mi­sión e ini­cian los trá­mi­tes pa­ra se­gre­gar­se de Tei­xei­ro

Una co­mi­sión ve­ci­nal de Cur­tis, en­ca­be­za­da por con­ce­ja­les in­de­pen­dien­tes re­si­den­tes en el pue­blo, ha ini­cia­do los trá­mi­tes le­ga­les pa­ra se­gre­gar­se de Tei­xei­ro. Am­bas lo­ca­li­da­des son las ma­yo­res del mu­ni­ci­pio cur­tien­se y entre ellas siem­pre exis­tió gran ri­va­li­dad, que aho­ra se po­dría tra­du­cir en su se­pa­ra­ción. La po­si­bi­li­dad de la se­gre­ga­ción se de­jó en­tre­ver por pri­me­ra vez en 1983, du­ran­te un pleno en el Ayun­ta­mien­to, que tie­ne se­de en Tei­xei­ro, al que acu­die­ron nu­me­ro­sos ve­ci­nos de Cur­tis pa­ra plan­tear los di­ver­sos pro­ble­mas que en­ton­ces afec­ta­ban a la vi­lla.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.