La Re­vo­lu­ción que no pu­do ser

La Voz de Galicia (Ourense) - - Opinión -

Cu­ba, con Ba­tis­ta, era el ca­sino es­ta­dou­ni­den­se y su ri­que­za es­ta­ba so­lo en ma­nos de unos po­cos. Cuan­do Cas­tro en­tró con su ejér­ci­to de bar­bu­dos en La Ha­ba­na de­rro­can­do al dic­ta­dor, el pa­no­ra­ma era el de una re­vo­lu­ción ro­mán­ti­ca ale­ja­da de cual­quier to­ta­li­ta­ris­mo.

En po­cos días, re­ci­bió el re­co­no­ci­mien­to ofi­cial de Ei­sen­ho­wer. Al im­pul­sar la re­for­ma agra­ria y la na­cio­na­li­za­ción de em­pre­sas pa­ra re­co­brar so­be­ra­nía, se ini­cia­ron los des­en­cuen­tros con Es­ta­dos Uni­dos, que desem­bo­ca­ron en ame­na­zas de in­ter­ven­ción y res­tric­cio­nes co­mer­cia­les que de­vas­ta­ron la eco­no­mía de la is­la.

En ple­na Gue­rra Fría, la Unión So­vié­ti­ca ten­dió la mano y así co­men­zó el via­je al so­cia­lis­mo real. Po­co des­pués, la in­va­sión de Bahía Co­chi­nos y la lla­ma­da cri­sis de los mi­si­les su­pu­sie­ron la rup­tu­ra de­fi­ni­ti­va con Es­ta­dos Uni­dos. Si Cu­ba hu­bie­ra re­ci­bi­do ayu­da, en vez de blo­queo du­ran­te dé­ca­das, otro ga­llo hu­bie­ra can­ta­do. Fi­del es res­pon­sa­ble de no res­pe­tar los de­re­chos hu­ma­nos, con to­do el do­lor que con­lle­vó su for­za­da de­ri­va, pe­ro, en aquel con­tex­to, si Es­ta­dos Uni­dos hu­bie­se si­do más sen­sa­to, se­gu­ra­men­te la his­to­ria ha­bría si­do otra. MIGUEL FER­NÁN­DEZ-PA­LA­CIOS GOR­DON.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.