El Congreso aprue­ba una mo­ción en la que con­mi­na al Go­bierno a de­ro­gar la «ley mor­da­za»

La Voz de Galicia (Ourense) - - España - M. S. P.

La con­tro­ver­ti­da ley mor­da­za apro­ba­da con los úni­cos vo­tos del PP y que en­tró en vi­gor en ju­lio del 2015 po­dría te­ner sus días con­ta­dos. El pleno del Congreso apro­bó ayer una mo­ción pro­mo­vi­da por el PSOE en la que se ins­ta al Go­bierno a de­ro­gar la Ley de Pro­tec­ción de la Se­gu­ri­dad Ciu­da­da­na, con­ver­ti­da, jun­to a la Lom­ce, en la prin­ci­pal bes­tia ne­gra de la opo­si­ción en es­ta le­gis­la­tu­ra. El acuer­do de ayer en la Cá­ma­ra ba­ja, que con­tó con los vo­tos a fa­vor de to­dos los gru­pos de opo­si­ción, es so­lo un avi­so pa­ra na­ve­gan­tes, ya que no es vin­cu­lan­te pa­ra el Eje­cu­ti­vo de Ma­riano Ra­joy. Pe­ro el Go­bierno ya es cons­cien­te de que se tra­ta so­lo del pri­mer to­que de aten­ción, por­que si se nie­ga a to­car una co­ma del tex­to la opo­si­ción en blo­que po­dría re­for­mar­la de arri­ba aba­jo en cues­tión de me­ses ha­cien­do va­ler su ma­yo­ría en el Congreso.

Los ejes de la re­for­ma

«Voy a dia­lo­gar has­ta la ex­te­nua­ción», pro­me­tió la se­ma­na pa­sa­da el mi­nis­tro del In­te­rior, Juan Ig­na­cio Zoido, quien ase­gu­ró que tie­ne «la mano ten­di­da pa­ra lle­gar a acuer­dos que sean bue­nos pa­ra to­dos» pa­ra, ac­to se­gui­do, sin em­bar­go, ha­cer una ce­rra­da de­fen­sa de la ley mor­da­za in­sis­tien­do en que no re­cor­ta de­re­chos. Pe­ro el nue­vo equi­po del Mi­nis­te­rio del In­te­rior es muy cons­cien­te de que el de­rri­bo de es­ta ley es un «ob­je­ti­vo prio­ri­ta­rio» de to­dos los gru­pos de la Cá­ma­ra, ex­cep­to el PP. Los so­cia­lis­tas, que re­cu­rrie­ron an­te el Cons­ti­tu­cio­nal el tex­to, y Po­de­mos ya de­ja­ron en­tre­ver ayer que so­lo ha­brá un acuer­do con el Go­bierno si es­te des­mon­ta los prin­ci­pa­les ejes de la re­for­ma de Fer­nán­dez, que, se­gún la opo­si­ción, vul­ne­ra has­ta una do­ce­na de pre­cep­tos cons­ti­tu­cio­na­les, entre ellos los de­re­chos a la dig­ni­dad e in­ti­mi­dad de las per­so­nas, a la in­for­ma­ción, a la tu­te­la ju­di­cial efec­ti­va, así co­mo los de reunión y de ma­ni­fes­ta­ción. O sea, si el PP y el Go­bierno no quie­ren que­dar­se so­los de­be­rán ave­nir­se a ha­cer des­apa­re­cer las mul­tas de has­ta 600.000 eu­ros por pro­mo­ver o par­ti­ci­par en pro­tes­tas no au­to­ri­za­das, es­ca­lar edi­fi­cios co­mo for­ma de reivin­di­ca­ción o fo­to­gra­fiar po­li­cías. To­do ello amén de anu­lar el pre­cep­to in­clui­do a úl­ti­ma ho­ra por la an­te­rior ma­yo­ría del PP que le­ga­li­za­ba las ex­pul­sio­nes en ca­lien­te de los in­mi­gran­tes en las va­llas de Ceu­ta y Me­li­lla.

El so­cia­lis­ta Tre­vín ins­tó ayer al Go­bierno a «de­vol­ver las li­ber­ta­des que hur­tó a to­dos los es­pa­ño­les» con la ley.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.