Mah­mud Abás se re­fuer­za pa­ra fre­nar la di­si­den­cia

La Voz de Galicia (Ourense) - - Internacional -

Al Fa­tah ce­le­bro ayer su pri­mer congreso en sie­te años pa­ra ce­rrar fi­las en torno a Mah­mud Abas, que fue re­ele­gi­do en una vo­ta­ción no anun­cia­da co­mo pre­si­den­te. Abás afron­ta di­vi­sio­nes in­ter­nas que le acu­san de au­to­ri­ta­ris­mo y de ha­ber ex­pul­sa­do a cien­tos de miem­bros del par­ti­do, en es­pe­cial a los par­ti­da­rios de Mohamed Dah­lan, su má­xi­mo opo­nen­te. Ha­ce un año y pi­co, An­ge­la Mer­kel se ga­nó más que nun­ca el so­bre­nom­bre de da­ma de hie­rro, cuan­do en un ac­to te­le­vi­si­vo pro­vo­có el llan­to des­con­so­la­do de la ado­les­cen­te pa­les­ti­na Reem, cuan­do le ex­pli­ca­ba en per­fec­to ale­mán que so­bre su fa­mi­lia pen­día la ame­na­za de ser de­por­ta­da. La can­ci­ller res­pon­dió en­ton­ces que la lo­co­mo­to­ra eu­ro­pea no po­día aco­ger a to­dos los in­mi­gran­tes, y que aque­llos sin pers­pec­ti­vas de que­dar­se, de­be­rán re­gre­sar a sus paí­ses de ori­gen. De po­co sir­vie­ron las pos­te­rio­res ca­ri­cias de con­sue­lo de Mer­kel, que du­ran­te me­ses fue ta­cha­da de fría y cal­cu­la­do­ra.

Sin du­da, la je­fa del Go­bierno ale­mán ha apren­di­do la lec­ción. En ve­rano in­vi­tó a Reem a la can­ci­lle­ría y su fa­mi­lia re­ci­bió el per­mi­so de re­si­den­cia has­ta oc­tu­bre del 2017. La no­che del lu­nes se emo­cio­nó con el apo­yo in­con­di­cio­nal que le ex­pre­só un ni­ño af­gano du­ran­te un congreso re­gio­nal de su par­ti­do ce­le­bra­do en Hei­del­berg. «Le doy las gra­cias, se­ño­ra Mer­kel. Me ale­gro mu­cho, mu­cho», con­fe­só Edris, que iba acom­pa­ña­do por un vo­lun­ta­rio que tra­ba­ja con re­fu­gia­dos. Mer­kel le res­pon­dió elo­gian­do su buen ale­mán. No con­ten­to con ello Edris, pi­dió sa­lu­dar­la en per­so­na, tras lo cual la can­ci­ller des­cen­dió las es­ca­le­ras del po­dio pa­ra es­tre­char la mano al pe­que­ño

ROTHE AFP PHI­LIPP

La can­ci­ller re­ci­bió un apo­yo muy es­pe­cial a su po­lí­ti­ca de re­fu­gia­dos del ni­ño af­gano Edris. «Le doy las gra­cias, se­ño­ra Mer­kel», le di­jo an­tes de pe­dir­le si po­dría abra­zar­la.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.