El le­ga­do si­nies­tro del dic­ta­dor cu­bano

La re­pre­sión con­tra cual­quier for­ma de di­si­den­cia mar­có la lar­ga era de Fi­del Cas­tro

La Voz de Galicia (Ourense) - - Internacional - EN­RI­QUE CLE­MEN­TE

Es el la­do si­nies­tro del le­ga­do de Fi­del Cas­tro, que echa por tie­rra el mi­to de la re­vo­lu­ción cubana. La re­pre­sión, en al­gu­nos pe­río­dos es­pe­cial­men­te fe­roz pe­ro siem­pre pre­sen­te has­ta nues­tros días, ha mar­ca­do los 58 años del ré­gi­men cas­tris­ta. El pro­pio Cas­tro de­jó cla­ro muy pron­to que no iba a to­le­rar la me­nor crí­ti­ca. En 1961, en el dis­cur­so con el que ce­rró un encuentro con in­te­lec­tua­les, lan­zó una cla­ra ad­ver­ten­cia: «Den­tro de la re­vo­lu­ción, to­do; con­tra la re­vo­lu­ción, na­da». Una má­xi­ma que com­ple­ta­ba otra: «Fren­te a los de­re­chos de to­do un pue­blo, los de­re­chos de los enemi­gos de ese pue­blo no cuen­tan». Esas eran las ba­ses pa­ra per­se­guir y eli­mi­nar cual­quier di­si­den­cia. Cas­tro uti­li­zó la ame­na­za de la in­va­sión es­ta­dou­ni­den­se, que fue muy real en los pri­me­ros tiem­pos y lue­go pu­ra fic­ción, pa­ra jus­ti­fi­car la re­pre­sión en to­das sus for­mas: fu­si­la­mien­tos, lar­gas con­de­nas de cár­cel, aco­so, pa­li­zas, de­ten­cio­nes ar­bi­tra­rias, muer­te ci­vil, ac­tos pú­bli­cos de re­pu­dio, exi­lio e in­clu­so ase­si­na­tos ex­tra­ju­di­cia­les, se­gún al­gu­nas or­ga­ni­za­cio­nes.

Las eje­cu­cio­nes su­ma­rias co­men­za­ron des­de la vic­to­ria de los bar­bu­dos el 1 de enero 1959. El Che Gue­va­ra ejer­cía de fis­cal su­pre­mo en los jui­cios con­tra los «cri­mi­na­les de gue­rra» en La Ca­ba­ña. En 1959 fue­ron eje­cu­ta­das 997 per­so­nas. Pe­ro la re­pre­sión no so­lo al­can­zó a los se­gui­do­res del dic­ta­dor Ba­tis­ta, sino a los pro­pios com­pa­ñe­ros de ar­mas de Cas­tro, co­mo fue el ca­so de Hu­bert Ma­tos, que pa­só 20 años en la cár­cel. An­te las pro­tes­tas in­ter­na­cio­na­les, Cas­tro res­pon­dió: «La jus­ti­cia re­vo­lu­cio­na­ria no se ba­sa en pre­cep­tos le­ga­les, sino en la con­vic­ción mo­ral». Des­pués de la in­va­sión de Bahía Co­chi­nos, de­rro­ta­da en 48 ho­ras en abril de 1961, se in­ten­si­fi­ca­ron los fu­si­la­mien­tos. Entre 1961 y 1964, 1.914 per­so­nas fue­ron pa­sa­das por las ar­mas.

Con­tra los ho­mo­se­xua­les

Se­gún re­la­ta Allen Young en Los gays ba­jo la re­vo­lu­ción cubana, en 1965 se cons­ti­tu­ye­ron las Uni­da­des Mi­li­ta­res de Ayu­da a la Pro­duc­ción, que en reali­dad eran cam­pos de con­cen­tra­ción en los que se re­edu­ca­ba a ho­mo­se­xua­les, jó­ve­nes que se sa­lían de las nor­mas, cu­ras o ve­ci­nos de ma­la repu­tación. Los Co­mi­tés de De­fen­sa de la Re­vo­lu­ción, que con­tro­la­ban —y con­tro­lan— ca­da ca­sa, de­la­ta­ban a quie­nes se «des­via­ban». Por allí pa­sa­ron, an­tes de que se ce­rra­ran en 1967, el fu­tu­ro car­de­nal Jai­me Or­te­ga y el mú­si­co Pa­blo Mi­la­nés. Pa­ra Cas­tro, la ho­mo­se­xua­li­dad era una «des­via­ción».

La re­pre­sión con­ti­nuó en los se­ten­ta y los ochen­ta, con me­nos eje­cu­cio­nes. En 1989 Cu­ba vi­vió el que se ha lla­ma­do úl­ti­mo pro­ce­so es­ta­li­nis­ta, que aca­bó con las con­de­nas a muer­te del ge­ne­ral Ar­nal­do Ochoa, con­si­de­ra­do un hé­roe de la re­vo­lu­ción, y otros mi­li­ta­res de al­ta gra­dua­ción. En el 2003, 75 opo­si­to­res fue­ron con­de­na­dos en jui­cios sin ga­ran­tías a pe­nas de entre 6 y 28 años de cár­cel. Al mis­mo tiem­po, eran fu­si­la­dos tres jó­ve­nes que se­cues­tra­ron una em­bar­ca­ción pa­ra huir a EE.UU. In­te­lec­tua­les de iz­quier­da co­mo Jo­sé Sa­ra­ma­go, Gün­ter Grass, Su­san Son­tag o Car­los Fuen­tes con­de­na­ron el ca­rác­ter re­pre­si­vo del ré­gi­men.

Ma­ri­fe­li Pé­rez-Sta­ble, pro­fe­so­ra de la Uni­ver­si­dad In­ter­na­cio­nal de

ER­NES­TO MASTRASCUSA EFE

Una in­te­gran­te de las Da­mas de Blan­co, arres­ta­da por la po­li­cía en mar­zo pa­sa­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.